LA ENTREVISTA | Patricia Arias: Periodista empoderada, empresaria y sobreviviente del cáncer

806
Patricia Arias
Patricia Arias es una mujer perseverante, que día a día lucha por su familia y ama ayudar a los demás.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Su pasión es ayudar a los demás, el Periodismo su vida y su familia el mejor equipo de trabajo. Patricia Arias se define como una mujer positiva y guerrera a lo largo de su vida.

Tuvo la idea de estudiar Periodismo desde muy joven. Su padre fue su modelo a seguir. Llegó a Tegucigalpa para emprender nuevos caminos. Tras finalizar sus estudios, incursionó en un mundo de las relaciones públicas.

Fue forjando su vida profesional paso a paso, pero tenía la chispa en mente de fundar su  propio negocio. El sueño se volvió una realidad y hoy es la gerente de una prestigiosa empresa de relaciones públicas.

Patricia Arias es madre de tres hijos, Marisa, Camila y Miguel, a quienes ha sacado adelante con esfuerzo y dedicación. Hoy, sus tres «cachorros», como les dice, son el mejor equipo de trabajo en su empresa.

Además de ser madre, empresaria y amiga, es toda una impulsadora. Con sus capacidades y amor a los demás ha ayudado a personas a salir adelante. La vida también la marcó cuando le detectaron cáncer de mama, pero por su fe en Dios nunca se doblegó, de hecho, se volvió más fuerte.

En esta ocasión, Patricia Arias abrió su corazón a TIEMPO Digital y contó interioridades de su vida.

Lea además: LA ENTREVISTA| Francy Orellana: En HCH «nunca he permitido que hablen mal de nadie»

¿Cómo entró Patricia Arias al Periodismo?

La decisión de estudiar Periodismo fue cuando vi un perrito donde esperaba el autobús del colegio. Yo estaba en último año de bachillerato en Choluteca, en el instituto Santa María Gorretti.

Miré el perrito y lo atropelló un carro. Yo había decidido estudiar Veterinaria, y resulta que allí no podía hacer nada. Miré el animalito tirado, se murió casi en frente mío, y yo empecé a llorar.

Cuando regresé en la tarde a mi casa, mi papá ya estaba en ahí. Le conté la experiencia y le dije «no me veo, yo soy para cuidar animalitos, no soy para operarlos, no quiero verlos morir».

Mi papá me quedó viendo muy fijamente y me dijo «¿Qué es lo que más te gusta hacer?» – Ayudar a las personas – «¿No crees que a través de los medios de comunicación vas a poder».

Él era uno de los tres únicos periodistas allá en Choluteca. Me llevaba desde pequeña a los distintos municipios donde iba a reportear. Entonces allí le dije que quería estudiar Periodismo. Empecé a ir a la radio con mi papá, a darle más fuerte a las historias, a cubrir con él y me metí más para ver si me gustaba.

¿Cómo recuerda su primera experiencia laboral en el periodismo?

Entrar al mundo periodístico, en mi caso, fue con las Relaciones Públicas. Me tocó hacer programas de radio en el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), me tocó hacer la revista mensual de la institución. Yo era la responsable de los comunicados de prensa y la comunicación organizacional.

Tenía más miedo a la exposición pública que a equivocarme en las situaciones que estaba trabajando. Recuerdo que fueron 12 meses de entrenamiento bien fuerte, después, comencé a adquirir la experiencia.

Tenía muy buenas ideas y todos mis jefes me lo decían. Creo que el COHEP fue para mí una escuela interesante, porque pude, a través de las Relaciones Públicas, hacer uso de los medios tradicionales de divulgación.

Tras la experiencia, ¿Cómo surge la idea de crear su propia empresa, ComunicArte?

Lo cierto es que en el 2004 yo hice la escritura de ComunicArte a raíz de un sueño, en el cual vi ese nombre y le dije a mi mamá «Me gustaría crear una empresa». Ella me contestó «¿Para qué quieres una empresa si estás trabajando muy bien en el COHEP?».

Le respondía que a mí me gustaría comenzar a hacer capacitaciones para niños, jóvenes y adultos en el arte de la oratoria. Mi mamá me dijo «hacélo, anúnciate en la empresa y preguntá si te permiten hacer ese trabajo».

No hubo necesidad de anunciarlo en la empresa, porque como a los dos meses, yo estaba siendo despedida del COHEP. Me comunicaron que habían presidido de mis servicios. Solo estuve un mes vacante, porque luego me contrataron en la fundación Ronald McDonald.