LA ENTREVISTA | Dr Rony Portillo, hace 20 años da consultas gratis por TV

352
Doctor Rony Portillo
El doctor Rony Portillo ha brindado sus servicios de manera gratuita para los hondureños durante 20 años.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Rony Efraín Portillo Banegas, mejor conocido como «Doctor TV«, ha invertido más de 20 años de su vida en ayudar a las personas de forma gratuita, llevando su labor más allá del deber de un médico, hasta las pantallas de televisión.

El Dr. Portillo da consultas medicas por televisión de lunes a viernes desde hace más de dos décadas a la 1:00 P.M. a través de Canal51, ayudando así a miles de hondureños.

El distinguido galeno es, además de conductor de televisión, docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ostentando una maestría en Salud Pública y un Doctorado en Ciencias Socio-Médicas.

Fue en el año 1996 cuando obtuvo su título de Medicina y Cirugía a coste de muchas noches de hambre, sacrificio y desvelo en el Hospital Escuela, apenas un mes antes de cumplir su otro sueño, casarse con el amor de su vida.

El tiempo de la pandemia ha sido especialmente difícil para el «Doctor TV», quien durante estos meses ha visto partir a médicos amigos y compañeros de clase. Este y más datos relevantes sobre su vida personal contó Rony Portillo en una charla exclusiva para TIEMPO Digital.

La entrevista: Rony Portillo, el doctor de la televisión

Con la gabacha desde el kínder

Portillo cuenta que creció jugando “potras” como cualquier otro niño del barrio Rodríguez, en el seno de una familia humilde. Aunque en casa a veces faltaron las tortillas, alimentaba sus sueños con ganas de salir adelante.

“Siempre fue mi sueño, yo usaba gabacha desde el kínder”, cuenta el doctor entre risas. De igual manera, relata que considera el hecho como su primer acercamiento con la Medicina y la razón de querer ser un médico profesional.

Además, recuerda que su época de estudiante fue bastante dura y llena de sacrificio, acudiendo a clases muchas veces a pie y sin nada para comer. En su mochila, si había suerte, solamente una burrita preparada con el amor de mamá.

“Muchas veces tocó dormir doblado en una silla”, dice entre risas al recordar su época como estudiante de la Facultad de Ciencias Médicas. No obstante, relata que fue durante esta época de estudiante que conoció al amor de su vida, con quien luego de un tiempo de noviazgo decidió casarse.

“Siempre soñé con una boda que tuviera todos los “miquis”, pero yo era un estudiante y no tenía muchos ahorros” cuenta. La boda fue muy especial y pudo hacer muy feliz a su pareja durante la ceremonia, siendo asistido por sus hermanas y familiares para tener la mejor celebración posible.

Inicio de una profesión y del pasatiempo que se convirtió en otra

Ya casado, y al poco tiempo de obtener su título, Portillo comenzó desde muy joven a emprender por su cuenta con pequeñas clínicas. Fue durante estos primeros años como médico que consiguió incursionar en los medios de comunicación, a través de un espacio en Radio Reloj a finales de los 90.

“El espacio era para brindar consulta médica a las personas y recibíamos una gran cantidad de llamadas. Había nerviosismo al inicio, pero el agradecimiento luego de cada consulta hacía que valiera la pena”, explica.

Ese fue el comienzo de su trayectoria en los medios de comunicación, misma que ya lleva más de 20 años de recorrido. “Estuve primero en Canal 33, luego en Telenita, luego 14 años en Maya TV y ahora en Canal51 donde trabajo hace 6 años” detalla.

El Doctor TV

Portillo cuenta que su incursión en medios de comunicación ha sido muy gratificante, inclusive se ha convertido en un pasatiempo. Considera el agradecimiento de las personas como lo más valioso del trabajo.

Pero además, muchas personas utilizan su medio para denunciar la mala atención por parte de otros médicos, algo con lo que él dice estar de acuerdo ya que “algunos colegas abusan de la inocencia y paciencia de las personas”.

Asimismo, el profesional de la Salud revela que no todas las llamadas que ha recibido a lo largo de los años han sido solamente para consultas. “Una vez llamó una joven que había sido secuestrada en la Costa Norte, ella fingió hacer una consulta para poder comunicarse”, relata.

Aunque no se sabe qué sucedió con la joven que lo llamó, cuenta que el hecho es algo que no ha conseguido olvidar.

Pandemia y pesadilla; 28 compañeros de aula fallecidos

“Desde que veíamos lo que pasaba a finales del 2019 en China, sabíamos que iba a llegar aquí”, recuerda el doctor mientras su tono de voz se vuelve serio.