LA ENTREVISTA | Roxana Araujo: «No puedo bailar, pero me gusta la música de los 80’s»

0
1021
La entrevista Roxana Araujo
Roxana Araujo llegó a la Secretaría de Salud en el 2002. Hoy es una reconocida epidemióloga en el país.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. De carácter fuerte, mente abierta y con convicciones muy arraigadas, así se define la extitular de la Secretaría de Salud (Sesal) de Honduras, doctora Roxana Patricia Araujo Valladares.

Araujo nació en Tegucigalpa el 21 de marzo de 1974 y su niñez fue una de las etapas más bonitas de su vida, según dijo durante una entrevista en exclusiva a TIEMPO DIGITAL.

La epidemióloga cuenta con una amplia carrera en la medicina y dentro del ámbito público del país. Ha desempeñado importantes cargos, desde la jefatura de la Sesal hasta la dirección del Programa Nacional del Dengue. Sin duda, es una prominente profesional que se destaca en las diferentes áreas en las que ha incursionado.

Según contó, está convencida que los cambios deben darse y algunas veces, tiene que ceder en sus posiciones. Por lo cual, en ciertos momentos, acepta sugerencias para mejorar algunos aspectos de su vida.

Aunque no le gusta bailar, Araujo disfruta de la música clásica de los años 80, la cual definió, como una de las épocas inolvidables en su memoria. A continuación, las preguntas y respuestas de la entrevista realizada a la doctora Roxana Araujo:

Lea también: LA ENTREVISTA| Guillermo Pharis, el diseñador hondureño que embellece a muchas novias en el mundo

¿Cómo define su carácter, doctora?

Tengo un carácter fuerte, porque podría decir que tengo convicciones muy arraigadas que difícilmente alguien me puede cambiar de una idea, pero también soy de mente abierta, es decir, que no soy arcaica y estoy convencida que los cambios se deben de dar y muchas veces debemos ceder nuestras posiciones, porque no todo lo que creemos puede ser cierto. Entonces, aunque mi carácter sea fuerte, también sé en qué momento puedo aceptar sugerencias para hacer cambios.

¿Qué la motivó a estudiar Medicina?

Cuando ingresé a la universidad me matriculé para la carrera de Ingeniería Industrial esperando cambiarme a Arquitectura, porque aún no funcionaba como carrera, sin embargo, dos años después me di cuenta que realmente eso no era lo mío y fue cuando me decidí por el área de la salud, específicamente a medicina. Todavía pensando que no tenía vocación, finalicé, pero el hecho de estar en el área hospitalaria durante la realización de mis estudios, me di cuenta realmente que si es una profesión en la cual las personas si deben tener la vocación por todo lo que realiza, todo lo que pasa y los sentimientos encontrados que se viven en los hospitales cuando se trata de salvar la vida de una persona, pero esta fallece.

Lo mío no fue buscado, pero si fue viendo hacia dónde yo me podía encarrilar a una profesión universitaria.

Si no fuera doctora ¿a qué profesión se hubiese dedicado?

Sin duda me hubiese inclinado a la arquitectura

¿Cuál es la situación más difícil que ha afrontado en su carrera profesional?

Una de la situación que aun en este momento me llena de mucho dolor y sentimientos, es cuando se me levantó una campaña de desprestigio, cuando comenzaron hacer las denuncias de lo que ocurría dentro de la Secretaría de Salud y que yo sabía perfectamente que al estar como jefe del programa contra el Dengue, nosotros no comprábamos absolutamente nada, porque quienes hacen las compras son los gerentes administrativos. Pero, se le dio otra connotación y esa es una cosa que hasta hoy, a pesar de saber que en mi caso no incurrí en ninguna ilegalidad, esa campaña fue realmente dura.

Durante el ejercicio de su carrera ¿ha sufrido amenazas por parte de familiares de pacientes?

No, gracias a Dios. Es más, en el ejercicio privado de mi profesión, cuando egresé tenía muchos paciente en la clínica privada y nunca sentí una amenaza por parte de ellos. Como repito, esta es una carrera donde se tiene que tener vocación, es decir, que una persona deja de ser su paciente cuando ya le ha resuelto su problema de salud.

¿Cómo es en su vida familiar, está casada, tiene hijos?

Soy divorciada, tengo 4 hijos, ya mayores todos. El mayor de todos tiene 38 años y la menor 27. Tengo 10 nietos, la mayoría adolescentes y ha sido una vida familiar bastante unida, prácticamente como de un matriarcado, somos muy unidos y en eso, trato de conservar el ejemplo que me dieron mis padres, sobre todo mi mamá que es la que aún vive.

También ha sido una vida sacrificada, en el sentido que mucho tiempo como las navidades o los años nuevos no los pasaba con mi familia, por el hecho de mi profesión. Con el pasar del tiempo, uno trata de recuperar ese tiempo perdido, sobre todo cuando los hijos están pequeños, una etapa difícil o en la adolescencia que los deja durante mucho tiempo.

Si pudiera definirse con una palabra ¿cuál sería?

Fortaleza

¿Cuál es su pasatiempo favorito?

Leer

¿Qué tipo de música le gusta?

Soy chapada a la antigua y los años 80 son inolvidables. Ese es el tipo de música que me gusta.

¿Qué tipo de comida prefiere?

Me gustan varias, pero generalmente las pastas son algunas de mis comidas favoritas y la comida hondureña. Yo digo que como país tenemos una comida que vale la pena experimentar, porque el hecho de sentarnos a degustar un pescado frito con tajadas de plátano y ensalada, eso es irresistible.

¿Le gusta bailar?

No, no puedo bailar

¿Cómo es un día fuera de sus labores?

Es difícil poderlo decir, porque mi día lejos de mi ámbito laboral es de 5 a 7 de la noche. Me gusta estar en mi casa después que salgo de trabajar, solo que tengo muchos compromisos lo que hace que mi tiempo se limite.

¿Cómo llegó a ser funcionaria?

Son cosas que no sé explicar, porque desconozco si existe el destino o la casualidad, pero son cosas en la vida de cada uno de nosotros. Inicié como funcionaria en el centro de salud de Santa Lucía. Sin embargo, dos años después se presentó una situación, donde esa plaza de ese municipio se tenía que dejar para una persona que reubicarían.

Entonces, a mí se me presentó la oportunidad que me trasladarán para la unidad de Sinopsis de la Secretaría de Salud. A pesar de que yo no estaba de acuerdo con esa reubicación, me tocó comenzar de nuevo en funciones administrativas y es así como llego en septiembre de 2002 a la Sesal. Luego, me involucré de manera activa en todos los quehaceres de la institución y uno de los técnicos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), me preparó para la jefatura del programa de Dengue en 2003.

¿Qué religión profesa?

Católica

¿Qué mensaje les da aquellos jóvenes que quieren estudiar medicina?

Es una carrera noble que vale la pena y es un sacrificio desde el punto de vista familiar y personal, pero se debe evitar pensar que el médico por ser médico se va hacer millonario. El mandato de los médicos es ayudar a las personas y salvar vidas.

¿Qué especialidades de la medicina admira?

A mí siempre me gustó la ginecología y esa fue una de las cosas que no pude realizar, porque cuando entré a la parte administrativa, me fui envolviendo en el día a día y tuve que sacar epidemiología, pero no puedo decir que epidemiología no es una especialidad interesante, porque si se puede orientar, ayudar y dirigir o coordinar las actividades durante una epidemia o pandemia.

¿Con la llegada de la vacuna y la aparición de esta nueva cepa de la COVID-19, qué le espera a Honduras?

La nueva cepa de la COVID-19 ya se visualizaba, no es la primera vez que un virus va a mutar, el virus de la gripe lo ha hecho. Por eso, las especificaciones de la vacunas para este virus se formulan todos los años porque se deben analizar las cepas.

Los estudios de los genomas de esa nueva mutación no se han podido realizar para comprobarlo, como en el caso de nosotros en específico, que a pesar que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) cuenta con el personal capacitado y el equipo para hacer una secuencia del genoma, no se ha realizado. Entonces, lo que nos espera es seguir con las medidas de bioseguridad.

En este momento de navidad donde la tradición es juntarse con la familia y los amigos, estamos en pandemia y es una normalidad diferente a la que podemos esperar de ahora en adelante. Si bien es cierto que tenemos una esperanza con la vacuna, y que posiblemente nosotros la tengamos a finales del primer trimestre del próximo año o a inicios del segundo trimestre, todavía nos faltan meses para seguir combatiendo el virus a través de las medidas de bioseguridad.

¿Cómo pasará las fiestas navideñas y que espera para el 2021?

Mi familia es pequeña pero con estas disposiciones, no debemos arriesgarnos, es decir, que el hecho que podamos celebrar esta cena de navidad en el seno familiar, no podemos recibir amigos, vecinos. Se debe salvaguardar la salud y la integridad de las personas que conviven con nosotros.


? Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn