LA ENTREVISTA| Pamy Sandoval, sobreviviente de COVID: “Tenía miedo de morir mientras dormía”

1137
La entrevista Pamy
Pamy Sandoval, asegura que la COVID-19 dejó secuelas en su estado de salud.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Más de 59 mil casos recuperados de COVID-19 se registran en el país, según el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), y uno de esos es Pamy Stefany Ponce Sandoval, quien afortunadamente sobrevivió a la enfermedad y hoy se dedica a crear conciencia entre sus familiares y amigos, sobre la seriedad con que se debe tomar el virus.

Familiares de Pamy, la describen como una joven alegre, extrovertida, dinámica y muy divertida, sin embargo, en julio de 2020, su personalidad cambió por completo. La tristeza, el desánimo, y la agonía se apoderaron de ella, sin imaginar que estaba  a las puertas de un crítico diagnóstico de salud.

La hermosa joven, es periodista de profesión, no obstante, las escasas oportunidades la llevaron a incursionar en otro rubro y hoy labora para una empresa privada local. La pandemia también contribuyó a que Pamy, cesara su incesante búsqueda por un nuevo empleo en el que se desempeñara como una profesional de las comunicaciones, según relató a TIEMPO DIGITAL.

Prueba positiva de COVID-19 de Pamy:

Pamy reside en una popular colonia de Comayaguela, junto a su madre y sus inseparables mascotas. Ella se declara apasionada de los caninos y los cuida como si fueran parte de su familia.

Para la bella joven, padecer COVID-19 fue un duro reto, porque además de la sintomatología, estuvo casi treinta días en aislamiento absoluto, sin poder tener mínimo contacto con su madre, con quien reside desde niña.

La aguerrida jovencita asegura que hoy valora su vida más que nunca, y aunque siempre cuidó apegarse a las medidas de bioseguridad, sostuvo que ahora maximiza los cuidados, especialmente con su madre. A continuación, lea los detalles desde su diagnóstico, recuperación, hasta las secuelas que Pamy sufre desde que se contagió del virus.

Lea también: LA ENTREVISTA| Daniel Vega, el ilusionista hondureño que se “escapó” de la pandemia

¿Cómo se enteró que tenía Covid-19?

Me enteré que tenía el virus porque acudí hacerme una prueba, ya que previamente presenté diferentes molestias en mi cuerpo.

¿Sospechaba que tenía la enfermedad?

Al principio no, porque comencé con un dolor de cabeza que para la mayoría, es algo muy normal, pero después de tener más de 3 síntomas, presentía que era COVID.

¿Qué sintomatología presentó? 

Tuve casi todos los síntomas, comencé con dolor de cabeza, seguido de temperatura por una noche. Luego estuve con tos, dolor en el pecho, dificultad para respirar, vómitos, y la pérdida del olfato y gusto.

¿Tuvo miedo de perder la batalla contra la mortal enfermedad?

Sí, porque tenía mucha dificultad para respirar, tenía miedo hasta de dormir, porque en varias ocasiones me desperté asustada, porque sentí que dormida dejaba de respirar, por eso sentía mucho miedo de morir.

¿Cómo tomó su familia el diagnóstico?

Al principio fue una noticia que cae como un balde de agua fría, por el miedo a morir y pensaba en mi mamá porque vivimos juntas, pero me apoyaron en todo.

¿Cuánto tiempo estuvo en aislamiento?

Estuve 27 días en mi cuarto, ya los últimos días, estaba cansada de estar encerrada, porque ya me sentía bien y no tenía síntomas, pero aún estaba positiva del virus.

¿Qué fue lo más difícil de ese aislamiento?

Estar sola y pensando si me iba morir o si había contagiado a mi mamá.

¿A dónde cree que se contagió?

Con este virus no se sabe realmente. Por mucho que se cuide una persona, en cualquier momento se comete un error que te hace contagiarte, pero probablemente en mi trabajo, que es donde paso la mayor parte del día.

¿Alguien más de su familia se contagió?

Gracias a Dios, no. Mi mamá sigue sana y al parecer tomamos precaución a tiempo y Dios escuchó mis oraciones.

¿Quedó con secuelas luego de la enfermedad?

Si, ya tengo aproximadamente siete meses que pasé por esa situación y aún me canso con facilidad cuando hago alguna actividad física y si estoy en lugares encerrados, también siento que me falta el aire.

¿Cree que luego del diagnóstico usted maximizó las medidas de bioseguridad?

Sí, trato de cuidarme lo más que puedo porque no quiero volver a vivir esa experiencia.

¿Qué mensaje le envía a las personas que no creen en la COVID-19?

Que es algo real, no es un invento, que se cuiden y tomen las medidas, porque la ignorancia se termina cuando el afectado es usted o alguien de su familia.