29 C
San Pedro Sula
martes, diciembre 6, 2022

CATRACHO EJEMPLAR| Javier Castro, el hondureño nominado a cuatro premios Emmy

Debes leer

Estudió una carrera que no se asemeja mucho al periodismo, pero un día descubrió que tenía amor por las cámaras y lo que se hace día a día en los medios de comunicación.

Además, tuvo que salir de su país para que muchas puertas se abrieran y con ello experimentando muchas situaciones. Fue así como una hermosa carrera profesional se ha ido construyendo a lo largo de 10 años.

Sus inicios fueron en la radio, pero una espinita tocaba su corazón diciéndole que tenía que ir a la televisión y así fue como llegó a la cadena Telemundo. No todo se quedó allí, había más retos por cumplir y una nueva meta a la que llegar y era ser reportero de Univisión.

Javier Castro.

Cada una de esas propuestas del corazón se han ido logrando con la ayuda de Dios y el trabajo arduo, esta es la historia de Javier Castro, un Catracho Ejemplar que está nominado a cuatro premios Emmy por su cobertura durante la pandemia.

El hondureño viene de una familia muy humilde de Tegucigalpa, de la que se siente orgulloso. Hoy en día, a pesar de que Javier vive en Estados Unidos no duda en regresar a su amada Honduras y poder cambiar el rumbo del país.

A pesar de estar a miles de kilómetros de distancia y con una agenda sumamente apretada, Javier tomó con mucha alegría conversar con TIEMPO Digital y así contar su proceso profesional.

Además, señaló que su historia debe inspirar a muchos hondureños de que cuando se quiere y se trabaja, se puede y se logra.

Lea además: Nominan a periodista hondureño, Javier Castro, a cuatro premios Emmy 

Sus inicios profesionales

No inició en el periodismo, sino que frente a las cámaras, cuando participó de un programa de televisión y se enamoró de ese sentimiento de comunicar. Esto sucedió hace muchos años en Honduras cuando lo invitaron a un canal a hablar sobre la jardinería.

“La entrevista era de cinco minutos y yo hablé por una hora, en llamadas en vivo, al aire. Allí me di cuenta que lo mío era comunicar y ese fue mi inicio, mi primera vez frente a una pantalla de televisión”, comentó Javier.

Sin embargo, formalmente inició en el mundo de las comunicaciones en Estados Unidos en el 2010. El catracho llegó a ese país del norte y como ya había probado estar frente a la cámara, tenía ese deseo de salir en televisión.

Brilla frente las cámaras 

Javier no es periodista, él estudio la carrera de derecho pero el rumbo profesional cambió al comenzar a amar las comunicaciones.

Sus inicios en Estados Unidos fueron en la radio, específicamente en una hispana ubicada en Denver, Colorado. En ese entonces su sueldo solo era para gasolina de su vehículo, es decir que no tenía un salario estable.

“Solamente eran 25 dólares a la semana, nada prácticamente, yo solo lo hacía para demostrar de que tenía la facilidad en los medios de comunicación, así fue como yo empecé”, detalló el catracho.

Escalones en su vida profesional 

Después, con el paso de los meses Javier fue escalando peldaños y en la radio le comenzaron a pagar un salario. Pero, cerca de donde estaba la radio, en un edificio cercano había un nuevo propósito, la televisión.

“En frente de la radio había un canal de televisión que era Telemundo, entonces estaba con la duda de que si algún día voy y pido trabajo o una oportunidad para demostrar lo que yo puedo hacer”, aseveró.

Y fue así, Javier no se quedó con las ganas y un día se cansó de la radio, renunció sin haber llegado a Telemundo y se fue al edificio del canal y tocó una puerta, con las ganas de seguir escalando.

“Me atendió la recepcionista y por esas cosas de la vida allí no más estaba el gerente saliendo y anotó mi nombre, le dije que yo andaba buscando una oportunidad de trabajo y me pidió el número de teléfono”, agregó.

Tocó puertas sin pena alguna 

De aquel momento sin penas y con las ganas de escalar en lo profesional, Javier recibió una llamada que al siguiente día tenía que presentarse a un casting. Y ese se convirtió en su primera audición en los Estados Unidos para participar en la televisión.

“Hice el casting, lo pasé y de allí comenzaron más comerciales para comercios, bancos, me comencé a convertir en una imagen muy popular para comerciales”, comentó entre risas.

Luego de llegar formalmente a la televisión en EE.UU., Javier tuvo la oportunidad de conocer a la reconocida doctora Ana María Polo. La abogada le ofreció que se fuese a trabajar con ella a Miami y se fue con ella y allí estuvo unos meses.

Luego, Telemundo lo llamó para preguntarle si quería ser presentador del tiempo, entonces tuvo que regresarse a Denver y allí inició como presentador del clima. Ese fue el momento perfecto para que Javier entrara al mundo de las noticias.

“Así inicié, hacía el clima para San Francisco, San José, para Phoenix, para Las Vegas, para Denver, para muchas ciudades”, arguyó.

Luego de eso, pasaron varios años para Javier y seguía en Telemundo presentando el estado del tiempo. No obstante, no era su única función, él editaba, traducía noticias, preparaba muchas cosas en en el canal.

Había que volar a Univisión 

Pero, Javier tuvo un momento donde su consciente le decía que quería crecer y ya quería ser un reportero de la calle. Entre risas, mencionó que en ese entonces ya tenía el deseo de estar en Univisión.

“Estando en lo mejor de mi carrera, renuncio a Telemundo y empiezo a aplicar a Univisión, aún sin tener el trabajo. Yo soy un hombre de mucha fe, yo le pido a Dios y él me lo concede, claro que también trabajando”, señaló el catracho.

Llegar a Univisión no fue nada fácil, le costó llegar hasta allí porque aplicó 100 veces a un empleo. Llegó un momento que un reclutador le consultó que por qué aplicaba tanto, si no se cansaba.

“Yo ya tenía la convicción que iba a entrar a Univisión, mi meta era estar en las mejores cadenas de Estados Unidos. Al final, luego de mucho tiempo aplicando un día me llamaron para ser reportero en la ciudad de Filadelfia, me dieron la posición y empecé a ser reportero de calle”, contó.

En ese momento se comenzaba a cumplir su anhelo de ser reportero de calle y en Univisión, tras varios tropiezos lo logró y empezó a destacar. El catracho tiene muchas destrezas, porque graba, presenta, edita, redacta y no tienen problema alguno.

Cuando él laboraba en Filadelfia también presentaba el noticiero de la noche, reportaba para el noticiero de la tarde y los clips para el día siguiente. Es decir, que el catracho hacía todas las posiciones en el canal.

Una nueva oportunidad profesional 

Javier comentó que tuvo una nueva oportunidad profesional, pero no se trataba de una oportunidad cualquiera sino de transmitir en un campo de riesgo. Y fue cubrir un tiroteo que se presentó en Filadelfia y tuvo que presentar el hecho completamente en vivo.

“Me dijeron tenes que transmitir en vivo en cadena nacional y ese es el reto más grande de un periodista, porque un tiro a nivel nacional en Estados Unidos es para morirse del miedo”, comentó.

El catracho ese día estaba muy cerca del lugar del tiroteo y se conectó de manera profesional con su transmisor Live U para poder salir en vivo y salió el tiro de 3 minutos 30, tiempo récord en televisión y les gustó mucho en el canal.

“Me sentí realmente feliz porque era la primera vez que yo estaba a nivel nacional a través de Univisión. Justo días después de eso me ofrecen un mejor puesto en Nueva York y ya dejé Filadelfia y llego a Nueva York a trabajar con Univisión 41”, dijo el catracho.

Javier ya lleva tres años laborando, aprendiendo y sabiendo manejar Univisión y señaló que son tres años bien vividos “estos tres años equivalen a diez”.

Llega a Nueva York e inicia la pandemia 

El hondureño tenía nada más meses de haber llegado a Nueva York cuando inició la pandemia del COVID-19. Con ello se sumaban nuevos retos en su vida profesional como en su carrera informativa.

“Fue una situación super difícil y compleja, me tocaba andar en la calle y ver la gente doblada casi muriendo por el Coronavirus, el hospital de mi vecindario de 15 a 20 muertes en una noche, 3 mil 500 muertos donde yo vivo, entonces era una cosa fuera de control”, detalló el catracho.

Javier tuvo que ver con sus propios ojos la difícil situación por la pandemia, ver cómo en contenedores trasladaban personas muertas desde los hospitales, él lo define como “algo terrible”.

Y fue viviendo todo eso como se lo ha pasado todo este último año, reportando desde la calle la verdadera cara del COVID-19. Y es con esas acciones fue como consiguió las cuatro nominaciones a los premios Emmy.

El catracho se siente agradecido con Dios por haber laborado en compañías como Telemundo y Univisión que exigen estándares estrictos de la manera en que se transmite la información.

El sentimiento de estar nominado a los Emmy 

Javier no estaba ni enterado de sus nominaciones, porque cuando se hizo la ceremonia él andaba trabajando. En ese sentido, no tuvo tiempo de ponerse a verla, pero alguien le dijo por WhatsApp que tenía el mayor número de nominaciones en el canal.

“Yo me sentí como de que wow, era increíble, me puse muy contento, muy feliz, agradecido con Dios y yo siempre he dicho que si Dios me permite que me los gane, esos Emmy yo me los llevo para mi país “, detalló Javier.

El catracho destacó que él tiene la costumbre de que los premios que se gana, los trae a Honduras donde su familia en Tegucigalpa. “Todo lo que yo hago es para honrar a mis padres, entonces esos Emmy si me los ganó van para Honduras“, añadió.

Sus nominaciones son exactamente por el trabajo periodístico y gráfico que realizó durante lo más duro de la pandemia y también unas imágenes de la toma de posesión del presidente Joe Biden.

El hondureño se encuentra a la expectativa y espera de la ceremonia de entrega de los premios Emmy y tal como lo dijo, de ganárselos todos o más de alguno, lo trae para Honduras.

Javier con su trabajo además de mostrar que es un Catracho Ejemplar, confirma la influencia que tiene el periodismo en la sociedad. La información no se ha detenido en ningún momento y fluye cada hora.

El catracho también destacó en su entrevista que Honduras necesita un cambio urgente, para sacar a la clase que tiene hundido el país y que para eso hay gente capaz. Castro no descarta regresar a su país y hasta optar por la presidencia.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido