CATRACHA EJEMPLAR| Jennifer Aplícano, desde su experiencia educa sobre qué es vivir con epilepsia

533
Jennifer Aplícano educa epilepsia
Con sus dotes de actriz y como paciente, Jennifer alienta a todas personas que padecen de epilepsia y educa para que la sociedad no estigmatice.

La epilepsia es un trastorno en el que se interrumpe la actividad de las células nerviosas en el cerebro, lo que provoca convulsiones, es padecimiento que los sufren miles de personas a nivel mundial y Honduras no es la excepción.

La epilepsia puede ocurrir como resultado de un trastorno genético o una lesión cerebral adquirida, como un traumatismo o un derrame cerebral. El 10 de febrero se conmemora a el día mundial de la enfermedad.

El padecimiento no es un tema de discusión en la palestra pública, como pasa con otras como el cáncer, la diabetes y el VIH-SIDA. Sin embargo es sumamente necesario educar a la población de modo que conozcan qué es la enfermedad y qué hacer en caso de que se presente un paciente en cualquier círculo familiar o amistoso.

Esto es lo que quiere resaltar la catracha Jennifer Aplícano Flores, una estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) que padece de epilepsia. Desde su talento como actriz y su destreza en las comunicaciones quiere llevar ese mensaje a la sociedad de no estigmatizar a una persona que lo sufre.

Supo que tenía la enfermedad por una crisis

Jennifer se dio cuenta que tenía epilepsia hasta que su organismo presentó una segunda crisis, porque en la primera reaccionó con un desmayo. El día que supo que lo sufría, le explicaron que ya había presentado contracciones y expulsado espuma por su boca.

Estos síntomas ya no son de un simple desmayo, sino que es una persona que tiene epilepsia y los estudios lo comprobaron. Como cualquier persona se asustó al principio, porque negó que el diagnóstico fuese verídico.

Ella pensaba que algo que comió le había caído mal o que no se tomó una pastilla para el dolor de cabeza y eso le produjo el desmayo. En ese instante, buscó cualquier excusa para atribuirle otra responsabilidad a los desmayos, no podía creer que padecía epilepsia.

Lea también: HISTORIA HUMANA| Joven hondureño alimenta perritos de la calle con negocio de «delivery»

Tanto era el miedo, que lloraba y no se tomaba su medicamento; no se cuidaba y al contrario, lo que se hizo a sí misma fue daño. Por esa razón entró en depresión y con ello llegaron los pensamientos suicidas.

«Intenté quitarme la vida porque no podía cargar con ese miedo y esa vocecita que cuando salía a la calle me decía ‘vas a convulsionar’, ‘te van a tocar o a violar cuando estés inconsciente’, ‘te van a robar tus cosas’, ‘vas a golpearte la cabeza y no volverás a despertar’, ‘no es epilepsia, son demonios’, ‘fue un proceso horroroso'», comentó Jennifer a Diario TIEMPO Digital.

Jennifer comenzó con una lucha contra sus miedos y orgullo, porque ante su familia no quería verse derrotada, peor ante la sociedad. A la vez quería contradecirlos y decirles que no lo padecía pero luego se despertaba en el suelo, porque una crisis la había derrotado.

Jennifer usa su talento de actriz

Jennifer utiliza sus redes sociales para concientizar a las personas sobre lo que significa tener epilepsia, además hace uso de sus dotes de actriz, pues es parte del grupo teatral Bambú de Tegucigalpa.

Desde su propia experiencia quiere llevar ese mensaje a la sociedad que la epilepsia no es una enfermedad que se debe estigmatizar. De igual manera, trata de educar a las personas para que, en caso de ver a alguien en una crisis, en vez de asustarse, le ayuden.

Sin embargo, Jennifer le ha tenido cierto miedo a la popularidad en las redes sociales, puesto que piensa que es una gran responsabilidad. Son miles de personas desconocidas la que la observan, pero en cierto momento se vuelven un total apoyo.

La catracha comenzó haciendo videos que no contaran nada sobre su vida y que la divirtieran un poco, pero fue en febrero de 2020 que lo decidió. Se acercaba el Día Internacional de la Lucha Contra La Epilepsia y quería ir a unas actividades de la Asociación para La Lucha Contra La Epilepsia en Honduras (ALEH) y no pudo porque sufrió un cuadro y convulsionó.

En ese momento se dijo a sí misma: «Mamita: convulsionada no derrotada«. Se maquilló y se vistió de valentía y allí hizo su primer video contando sobre cómo es llevar la vida padeciendo de epilepsia.