CATRACHO EJEMPLAR | El “profe” Saúl, un matemático que ayuda a través de YouTube

2109
profe saúl youtube
El docente se coloca en su pizarra, toma su marcador y comienza las grabaciones.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. El profesor Saúl Ordóñez brinda clases de matemáticas a través de la popular plataforma de contenidos audiovisuales. Su paga es la satisfacción de contribuir a la educación de la juventud hondureña.

Tiene una pasión por enseñar, un amor por su carrera y una visión colocada más allá de un aula de clases.

Lea también – CATRACHO EJEMPLAR | Carlos, «conectó» la solidaridad de sus amigos para regalar internet a escuelas

Se trata del licenciado Saúl Ordóñez, un ejemplar catracho que para superar los problemas que impuso la pandemia, tomó la decisión de abrir un canal en una de las plataformas más importantes de contenido audiovisual para facilitar a sus estudiantes.

Acostumbrado al aula física, el profesor Ordóñez derribó las barreras generacionales y se ancló a la plataforma popular de distribución de videos, YouTube, ayudando así a que muchos muchachos contaran con una herramienta de fácil acceso a los contenidos.

Con la ayuda de su familia, graba y sube los vídeos a la plataforma.

Así, YouTube se convirtió en el nuevo amigo del profesor Ordóñez, pero sobre todo en el fiel compañero y acompañante de un docente que no recibe pago de nadie para hacer lo que hace por la juventud hondureña.

Fue también su perseverancia y su visión más allá de las adversidades que conlleva en este tiempo impartir clases, factores que hicieron que este docente sobresaliera.

Un camino hacia la ayuda

No es un secreto que con la pandemia del COVID-19 las clases presenciales quedaron suspendidas, hasta ahora, no se da luz verde al retorno. Pero, eso no fue impedimento para que el catedrático emprendiera en un nuevo rumbo.

Ha llegado lejos, pero él reconoce que lo ha logrado con mucha ayuda, desde su familia que le apoya desde el primer momento que decidió enseñar, sumándose las grabaciones y ediciones, hasta la forma en la cual sube sus vídeos y llega a cientos de suscriptores.

Para sus alumnos es considerado uno de los mejores matemáticos.

Lo que sí hay que destacar, sin lugar a dudas, es su desempeño. El licenciado Saúl quiso tomar este nuevo camino por muchas razones que resaltan su lado humano. YouTube es una plataforma en la cual muchos han llegado a ser reconocidos, pero más que nada, lo que este docente quiere es llevar la educación lejos.

A lo largo de su historia, sus palabras reflejan a un hombre visionario, capaz, decidido por las ganas de ayudar, un catracho ejemplar, que caracteriza el sentimiento de los hondureños.

Mejorar sus habilidades

El hecho de llevar una enseñanza a través de este medio le ha generado al licenciado Saúl una satisfacción difícil de explicar. Sueña con seguir mejorando sus habilidades, pues en cierto punto pierde la noción de que está grabando, sin embargo, todas sus ideas recaen en una sola finalidad, llevar la educación gratuita lo más lejos posible.

Al mencionar el nombre del licenciado Saúl Ordóñez para muchos hondureños ya es reconocido. No solo por su peculiar bigote, sino por ese carisma que lo envuelve, por ser un gran ser humano, y además por ser considerado “uno de los mejores mentores de matemáticas”.

Las matemáticas son una de las materias de guerra para algunos, amada y odiada, pero para el docente es un sinónimo de amor, pues lo comparte con sus alumnos con todas sus ganas. Es por ello que, sumarse a este nuevo reto de un canal en YouTube fue tan nuevo, pero satisfactorio para él.

Aunque no tenía mucho conocimiento, se las ingenió con apoyo de sus parientes. Ahora, suma vistas y personas alcanzadas a quienes enseña sin esperar nada a cambio.

¿Cómo inició su carrera de docente?

El profesor Ordóñez cuenta que comenzó ese camino desde inicios de la pandemia, para poder darles clases a sus alumnos.

Labora desde el año de 1986 en dos institutos privados de San Pedro Sula. Luego en 1987, se trasladó a impartir clases en un colegio oficial en Santa Cruz de Yojoa.

No obstante, sus raíces retornaron a la capital industrial donde siguió laborando en diferentes escuelas y colegios, sobre todo para estar aún más cerca de su familia, uno de sus más grandes motores.

Tuvo una trayectoria por diferentes instituciones, donde destacaba por sus clases de matemáticas. Sin embargo, para el 2018 se retiró de los colegios, pero eso no quiere decir que dejó de enseñar, pues comenzó a trabajar en la Universidad Pedagógica Nacional ubicada en Puerto Cortés.