CATRACHO EJEMPLAR| Roberto Umaña, su música suena en más de 120 países

901
Catracho Ejemplar| Roberto Umaña
Su álbum Dream Garden ha sonado en más de 120 países y ha compartido el amor por la música con artistas de la talla de Marcos Witt.

Desciende de una familia de músicos, su madre y su padre le heredaron los conocimientos musicales que lo llevaron a tocar junto a Marcos Witt, un reconocido musico cristiano. Además, su música, no solo ha sonado en Honduras, sino que ha llegado a sonar en la radio más escuchada a nivel mundial y se encuentra en el viejo continente

Se trata de Carlos Roberto Umaña San Martín, un capitalino que se destaca en la música Jazz. El compatriota, también ha sido conferencista en una universidad de Estados Unidos. Él se define como una persona amante de la música, proactiva, cumplidor de metas, alto sentido de trabajo en equipo, analista y proyecta sus objetivos mucho alcance en el menor tiempo posible, empeñado y positivo, entusiasta.

El connacional ha enfocado experiencia en la música en muchos países del mundo (16) de América, Europa y Asia y durante todo lapso de tiempo, ha participado con varios artistas internacionales. Su primer disco grabado ha sido llevado hasta El Vaticano.

Lea también: CATRACHO EJEMPLAR | Nelson Banegas, el chef hondureño que conquista paladares en EEUU

«Nací musico»

Umaña desde que nació ya era músico, su padre heredó los conocimientos de la música garífuna. Por parte de su madre, tiene tíos graduados del Conservatorio de Música de Guatemala.

«En mi casa siempre había buena música, crecí bajo una tutela y ambiente de buena música», confesó.

Pero, fue hasta los nueve años que Umaña decidió incursionar de lleno en la música. A esa edad, él ingresó al coro Hossana de la Iglesia Reformada. Fue allí, donde él comenzó sus pininos con la guitarra y el bajo eléctrico.

Pasaron los años y siguió desarrollándose en lo que le apasiona, la música. Recibió una beca para estudiar en el Centro de Capacitación y Dinámicas Musicales A.C. (CCDMAC), que actualmente se llama Instituto Canzión, que se ubica en Durango, México.

En ese centro fue donde él conoció a Marcos Witt, pues Witt era el dueño y fundador. Tras formarse en la música, Umaña regresó a Honduras en 1999 donde comenzaría su travesía profesional.

Sus inicios como profesional fue en grupos locales de jazz, durante ese tiempo conocería a grandes del jazz, como el maestro Camilo Corea y Julio Zelaya quienes estaban desarrollando el jazz.

Umaña formó parte de esos grupos como bajista. Pero, su paso no se quedaría allí, él también trabajó por más de 12 años con uno de los músicos más reconocidos de Honduras, sí, con Guillermo Anderson en sus giras.

Su paso por la música lo ha llevado a trabajar incluso con la también músico Karla Lara.

De igual interés: CATRACHO EJEMPLAR | El “profe” Saúl, un matemático que ayuda a través de YouTube

Música para alejar a los menores de la violencia

Pero, Umaña también creó sus proyectos personales que lo han llevado a brindar conferencias en universidades de Estados Unidos; una de esas ha sido en la Universidad de Augsbur en Minnesota, donde hizo referencia al arte y la cultura como solución a la violencia que impera en América Latina.

También, ha dado conferencias sobre la música de Honduras. Sumado a ello, él ha grabado en diferentes proyectos discográficos de la música en Honduras desde la música de corte Religioso, World Music, Fusión, Afrolatino, Música Latinoamericana, orquesta y Jazz.

El musico hondureño junto a su grupo Jazz Trio Hn y la Banda Cien Años, fueron parte del Foro Mundial Premio Nobel de la Paz en 2017. Esa era la primera vez que había un representante de Honduras y Centroamérica con música original hondureña.

Su trayectoria musical también ha servido para llevar música a niños y niñas de zonal rurales para alejarlos de la violencia a través del programa de Visión Mundial, Vision Art en 2018.

Asimismo es creador del programa Centro de Estudios Artísticos y Musicales del Instituto Nacional Penitenciario (INP). Umaña dijo a TIEMPO Digital que este programa pretende desarrollar orquestas profesionales con personas que están privadas de libertad.

«Con la presentación en Vaticano News, y la celebración del bicentenario de la cancillería de la República de Honduras, ya perdí la cuenta de en cuántos países ya suena mi música. Solo sé que es en muchos y me siento bendecido de que mis notas lleguen a los confines de la tierra para traer luz y esperanza en estos tiempos difíciles de pandemia”, afirma el músico hondureño.