CATRACHOS EJEMPLARES | Mascotas en Adopción Honduras, corazones que salvan animales de la calle

469
Mascotas en Adopción Honduras
Nació en San Pedro Sula, el 15 de noviembre de 2015.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. La bondad no distingue especies, ni se limita solo para los humanos, pues muchas personas encuentran en un animal, un compañero de vida, un amigo, y un aliado en los dilemas, y es por eso, que este grupo de voluntarios que conforman Mascotas en Adopción Honduras, no se detiene en su búsqueda de rescatar seres indefensos, que se encuentran sin hogar en las calles hondureñas.

Mascotas en Adopción Honduras es una organización sin fines de lucro, dedicada al rescate de la fauna urbana en estado de abandono y maltrato. Nació en San Pedro Sula, el 15 de noviembre de 2015, con la intención de luchar por el bienestar de los animales, y fomentar una cultura de tolerancia y respeto hacia ellos.

El objetivo principal de Mascotas en Adopción Honduras es rescatar, rehabilitar y dar en adopción a los animales que se encuentran en estado de abandono y maltrato en las calles. También, «tenemos como prioridad y meta esterilizar/castrar para evitar la sobrepoblación de animales en la calle». Además, buscan concientizar a la población hondureña de hacer lo mismo, así «se reducen los índices de maltrato animal».

Historias de animales rescatados

Fredy Rodríguez, miembro de la junta directiva, compartió dos historias que aún resuenan y conmueven sus pensamientos, como dos flechas que atraviesan un corazón.

Estos dos relatos tratan acerca de Tránsito y Tron. Rodríguez recordó que Tránsito «no tenía nada de carne, solo era hueso, poseía 3 hoyos y la mirada siempre estaba triste. Nunca logró subir de peso, por más que se hicieron exámenes. Pero, «en los últimos días, logré que por lo menos se dejara abrazar de mí, hasta que un día él amaneció muerto».

Tránsito.

 

Además, rememoró que Tron andaba afuera de donde él trabajaba. No obstante, «el día que ya pude tener para rescatarlo, no lo encontré, y a los días, lo vi por el Catarino, estaba atropellado».

Tron.

La visión de esta fundación, según Celea Rodríguez, es ser un activista en movimiento permanente y en constante lucha por los derechos animales, comprometidos con lograr un cambio cultural en la sociedad.

Para Rodríguez, es trabajo de todos hacer algo, porque «son creación de Dios y merecen un trato justo». Ella recuerda que si alguien no ama los animales, eso no da justificación para maltratarlos.

Estructura

Actualmente, esta organización está formada por 60 voluntarios, y 15 son activos. Ellos trabajan en San Pedro Sula y ciudades aledañas como Villanueva y Choloma. Sin embargo, también dan servicio social con adopciones independientes y mascotas perdidas o encontradas a nivel nacional, a través de redes sociales.

Esta organización surgió como un «grupo de personas amantes de los animales». Decidieron unirse y no ser indiferentes hacia el sufrimiento de mascotas abandonadas o maltratadas, y así, hacer algo por ellas, expresó una colaboradora. «Sabemos que no podemos con todos los casos que reportan, pero con algunos hacemos la diferencia», añadió.

En entrevistas realizadas por Diario Tiempo Digital, se informó que han rescatado aproximadamente 250 perros y 120 gatos, desde que empezaron con el proyecto.

Sus miembros sostienen que son voluntarios por amor a los animales, y porque no pueden ser indiferentes ante su dolor. Además, recalcan que tratan de concientizar a las personas acerca de que un animal es parte de la familia, no un guardián, ni un caza ratones.

Esta fundación compartió que, desde el 2019 están buscando la personería jurídica, pero todavía no lo han logrado, sin embargo, dieron a conocer que seguirán intentándolo.

Celea Rodríguez, presidenta y fundadora de la fundación.

Además, aclararon que no solo ofrecen su ayuda para rescatar perros y gatos, pues también consideran ayudar conejos, búhos, pájaros, tortugas, y todo animal que reporten como necesitado.

A pesar de la satisfacción obtenida en esta obra, manifestaron que han enfrentado varios problemas. «Hemos estado a punto de cerrar por falta de fondos, pero lo resolvimos», sostuvo una persona de su junta directiva. También, quisieron poner un refugio y los vecinos se quejaron, y tuvieron que devolver el terreno que ya estaba acondicionado, «y correr a buscar casas cunas con los voluntarios».

Actividades

Una de sus principales labores radica en brindar casas cunas. Eso consiste en que los miembros de la fundación ofrecen su hogar, con las condiciones requeridas, para proteger al animal mientras una persona decide adoptarlo. Sus plataformas digitales son su principal canal para llegar a los adoptantes y así ubicar a las mascotas. Actualmente, en su cuenta de Facebook tienen más de 99 mil seguidores.