«Me ha costado lágrimas»: Carlos, joven periodista que ve más allá de lo que sus ojos le permiten

892
Carlos Méndez
Las oportunidades en radio y televisión se le han negado, y por lo tanto, comenzó su propio proyecto comunicacional.

CORTÉS, HONDURAS. «Una persona luchadora, soñador, alguien que nunca se rinde y a pesar de que puede llegar a caer y a sentirse derrotado tiene la suficiente fuerza para salir adelante», así es como se describe Carlos Méndez, un joven de 25 años, que tiene una condición que ha provocado que, cada vez más, su vista vaya disminuyendo.

Pero Carlos no tiene límites y tampoco obstáculos, de hecho, es un estudiante universitario que está a punto de culminar su carrera de Periodismo y contó a TIEMPO Digital su experiencia de vida.

«Mi vida ha sido una constante montaña rusa, porque desde pequeño me sentí diferente a los demás niños», expresó.

‘Carlitos’, como le dicen sus amigos, vivió una niñez aparentemente normal, ya que cuando tenía sus primeros años de vida contaba con el 30% de visión. No obstante, a medida que pasaron los años, la luz de sus ojos se iba apagando y comenzó un proceso de adaptación diferente.

«Cuando terminé mi secundaria, tuve un ataque de pánico, porque no sabía lo que iba a ser de mi vida. Usualmente, cuando un joven se gradúa del colegio, el objetivo es conseguir trabajo, ¿y yo cómo iba a buscar trabajo?, ¿cómo alguien me iba a tomar en cuenta en una maquila para trabajar?», explicó.

Le puede interesar: Isaac Martínez, el hondureño que sobrevivió a una descarga eléctrica, 4 amputaciones y el COVID

Discriminación

Méndez relató que durante su infancia recibió algunos comentarios discriminativos que llegaron a afectarle su moral, e incluso, hubo en episodio con una maestra que le marcó.

Según Méndez, durante todo su proceso académico, los exámenes se le aplican de manera oral por su condición. «Me acuerdo que me faltaba un examen y estaba en un descanso del colegio y vi a la maestra que me aplicaría el examen. Me acerqué y le pregunté cuándo me haría el examen, y nunca se me va a olvidar lo que me respondió: ‘¿Y usted para qué quiere que le haga el examen, si total, siempre pasa?'», rememoró.

Esta respuesta, por muy insignificante que parezca, le marcó en gran manera, ya que según él, ella estaba aduciendo que sus clases las pasaba por condescendencia y no porque tuviera capacidad.

Sin embargo, no fue la primera vez que pásó algo así, pues Méndez comentó que hasta en agencias bancarias han infravalorado su capacidad de valerse por si mismo. «Yo quise abrir una cuenta de ahorro, y cuando fui, en dos bancos me dijeron que yo no podía, que necesitaba un tutor para poder hacerlo, como si yo no pudiera llevar mis finanzas», contó.

Su vida universitaria

Pese a las dificultades que Carlos Méndez se ha enfrentado en la vida, nunca se ha rendido y tuvo la oportunidad de entrar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula y está a punto de graduarse.

«A veces me siento bastante incrédulo en ese aspecto. Le platicaba a mi mamá que es increíble que aquél niño ciego, tímido y retraído ya esté a punto de culminar su carrera universitaria. Me ha costado sudor, lágrimas, bastante esfuerzo, pero estoy bastante feliz».

Falta de oportunidades

Pese a que esta a punto de terminar la universidad, para ‘Carlitos’ ha sido difícil enfrentarse a un mundo donde las oportunidades en el Periodismo son pocas o nulas para una persona que tiene una discapacidad visual. «Estoy cansado de hacer castings en televisión y radio, obviamente no me he quedado. Estoy cansado de que se me nieguen las oportunidades», indicó.

Aunque muchas puertas se le han cerrado, Méndez ha visto más allá de lo que el mundo laboral le ha ofrecido. Por lo cual, ha decidido emprender su propio negoció y crear una marca con su nombre.

Fénix Music HN es un proyecto musical a través de las redes sociales, donde este hondureño presenta un programa de entretenimiento.

«Yo solo me estoy dando la oportunidad y mi espacio. Estamos tan acostumbrados a ver a las personas en los medios estéticamente perfectos, pero no somos perfectos, somos personas con errores y defectos», externó.

«Tengo muchas más metas a largo plazo, quiero seguir estudiando y prepararme. El camino va estar bastante difícil, pero no imposible», finalizó.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.