Servicio «de pesadilla» y cobros a toda hora, denuncian clientes de Banco Promérica

946
Banco Promérica
Banco Promérica S.A. tiene la oportunidad de ser un agente de bien ante las problemáticas que aquejan a los hondureños; sin embargo, la clientela saca a la luz que se están comportado como un villano más.

HONDURAS. Clientes de Banco Promérica S.A. en Honduras han expuesto denuncias en las redes sociales relativas al servicio que les ha brindado esa institución durante el tiempo de calamidad e incertidumbre por la crisis de COVID-19.

Cabe recordar que, con anterioridad, autoridades gubernamentales y la empresa privada anunciaron que se brindarían alivios ante la atípica situación imperante.

El 21 de marzo, 10 días después de la detección de los primeros casos de coronavirus en el país, el mandatario Juan Orlando Hernández habló sobre los desahogos financieros en una cadena nacional de radio y televisión.

Ese mismo día, la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) a través de la circular 006-2020, ratificó el primer paquete de medidas e instrucciones con las que apoyarían. Otros boletines con la misma esencia prosiguieron.

Entre otras cosas, se informó que se accedió a una tregua que permitiría que los intereses (algunos), cuotas y demás cobros no removerían centavos adicionales de quienes sostienen servicios con la banca privada por algunos meses.

Los anuncios, mismos que se tornaron virales, quedaron como prueba del compromiso que se adquirió con la clientela de la banca. ¿Se cumplió?

Redes sociales

Las condiciones exógenas provocaron un confinamiento que, a su vez, dejó un incremento en el uso de las redes sociales. Según el sitio HootSuite, el flujo en esas plataformas ascendió en un 33 % por la pandemia.

Es así que, durante la crisis, una inspección en las páginas de redes sociales permite conocer un poco más sobre las opiniones de los usuarios sobre temas determinados.

Mediante esa modalidad, Diario TIEMPO conoció denuncias vertidas sobre entidades bancarias. Entre ellas, se identificaron señalamientos contra el Banco Promérica S.A.; las mismas varían en su intensidad.

Una recopilación de información evidenció comentarios acerca de supuestas transgresiones a los alivios dictados para el tiempo de pandemia y presuntas deficiencias en diversas áreas del servicio al cliente. Otros cibernautas pedían más apoyo.

Los primeros días

El 18 de marzo, Promérica sacó un comunicado en sus canales de comunicación oficiales donde aseguraba que están «conscientes» del impacto del toque de queda absoluto.

Además dejó entrever que no desconocían la dificultad de los clientes para honrar sus compromisos financieros ante la rotura de las garantías constitucionales y la ordenanza de confinamiento domiciliario para toda la nación.

La primera promesa fue que los pagos tardíos de préstamos o tarjetas de crédito no conllevarían cargos adicionales. Esa publicación se dividió entre usuarios que decían estar agradecidos y otros que advertían era que eran algo insuficiente.

Promérica contestaba a los comentarios afirmando que pronto compartirían más medidas, exhortándoles a permanecer sintonizados con sus redes y quedarse en casa para superar el coronavirus.

Solo horas después, la página de Facebook del banco comenzó a recibir más mensajes. Algunos ya subían de tono.

Inicio de los reclamos

Recurrir a adjetivos superlativos, adornos o añadidos no es necesario para relatar las vivencias de quienes expresaron su molestia. Cuando está envuelto dinero, la gente no tiene una medición determinada para expresar disgustos.

El primer comentario de queja lo plasmó una mujer que tiene ocho años de tener una tarjeta de crédito con esa institución. Mas, aseguró estar «decepcionada» al ver que no le presentaban facilidad alguna ante la situación.

El avance de los días y deslizar hacia arriba dejó en evidencia que las denuncias prosiguieron, aún con el contar de las semanas.

Entre tanto, la problemática por COVID-19 persiste y la economía aún no recobra fuerza; por lo que, la agonía económica que prevén los expertos no tendría un giro favorable pronto.

Los pecados de Promérica

Pero, de manera específica, ¿qué alegan, hasta la fecha, los denunciantes sobre Banco Promérica? Todo está grabado en tintas digitales que no permiten mentir o tergiversar el panorama que visibilizan, por experiencia propia o familiar, los usuarios.

En el perfil, son perceptibles decenas de comentarios donde expresan sus protestas. El banco saca imágenes publicitarias donde dice que están «ayudando en los momentos difíciles». ¿Qué dice la gente al respecto?

«Inoperantes» canales de comunicación

En plena emergencia sanitaria, donde la incesante detección de casos continúa, muchos hondureños permanecen atrincherados en sus casas. Para todo tipo de trámite, buscan alternativas, como las llamadas telefónicas u otras opciones digitales.

Un call center disfuncional es de las molestias más populares dadas a conocer por ahora. Varios usuarios señalan que no fue posible contactarse con Promérica.