30.1 C
San Pedro Sula
lunes, agosto 15, 2022

Día 15 | Iota alcanza categoría 3 y Honduras seguía llena de lodo

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El 15 de noviembre de 2020 es un día que no podrán olvidar los hondureños afectados por la tormenta tropical Eta. En esa fecha, el huracán Iota se acercaba y sus efectos se preveían catastróficos para la ya devastada región del Valle de Sula y sus alrededores.

La ciudad capital, que la forman en conjunto Tegucigalpa y Comayagüela, y los otros departamentos del país no estaban exentos del peligro.

No había pasado ni una semana de las severas inundaciones que generó Eta en el Valle de Sula cuando las autoridades del Centro Nacional de Huracanes (NHC por su siglas en ingles) emitieron alerta para Honduras y Nicaragua. Esta vez era Iota, un poderoso huracán que había alcanzado su categoría 3 y se acercaba a las costas nacionales con vientos sostenidos de más de 170 kilómetros por hora.

Honduras, a duras penas, se preparaba para el azote de ese fenómeno natural que nuevamente dejaría luto y devastación entre la población.

Iota efectos catastróficos Honduras
Trayecto de Iota por Honduras.

Nota relacionada: Día 14: Iota se acercaba y se preveía escenario apocalíptico

Efectos catastróficos

El peligro era inminente, Iota traía consigo fuertes lluvias, vientos catastróficos y una marejada ciclónica que provocarían más inundaciones en los lugares ya afectados por Eta.

También se pronosticaba el desborde de ríos y derrumbes. Hasta el paso de Eta, las autoridades contabilizaban más de dos millones de personas afectadas, sin embargo, no contaban con que Iota empeoraría la situación.

Iota era el huracán número 13 de la temporada ciclónica de 2020 y sus efectos resultaron verdaderamente terribles para la nación centroamericana.

Iota efectos catastróficos Honduras
Efectos catastróficos que provocó Iota en Honduras.

Alerta verde en Distrito Central

La llegada de Iota encendió las alarmas en los 18 departamentos del país. Su trayecto estaba ya marcado y la situación era sumamente crítica. En la ciudad capital, las autoridades reportaban ríos desbordados, personas afectadas y derrumbes de tierras producto de la saturación del suelo.

Sin embargo, en el Valle de Sula, la situación continuaba siendo caótica. La alerta roja se mantenía y para evitar la pérdida de más vidas humanas las autoridades comenzaron las evacuaciones.

Un helicóptero de la Fuerzas Armadas sobrevoló las áreas inundadas por Eta para avisar a la población que ahí se encontraba sobre el peligro que representaba quedarse. Ante esa alerta, los ciudadanos de La Lima y de los bajos de Choloma, por mencionar algunos de los sectores más afectados, se trasladaron a lugares seguros para proteger su vida. Si decidían quedarse, Iota no les daría una nueva oportunidad para sobrevivir.

Iota efectos catastróficos Honduras
El Valle de Sula nuevamente quedó inundado con el paso de Iota.

Honduras atravesó su peor crisis

En ese momento, el país atravesaba la peor crisis social y económica jamás vivida en la historia. La pandemia del coronavirus estaba en auge, lo cual generó el cierre de cientos de pequeñas empresas y la pérdida de miles de empleos, sin mencionar los problemas de violencia que se vivía en aquel momento.

Para hacerle frente a la emergencia nacional, el Gobierno pidió ayuda a Israel con el objetivo de iniciar la reconstrucción nacional, un proceso que hasta el momento no registra avances concretos.

En Tegucigalpa, para hacerle frente al exceso de agua que reportaban las represas Los Laureles y Concepción, las autoridades decidieron realizar descargas controladas.

Debido a las constantes lluvias que provocó Eta, los embalse estaban a su máxima capacidad y si no se procedía hacer las descargas con la llegada de Iota se corría el riesgo de una posible inundación en la capital.

Distrito Central en alerta roja
Alerta roja en el Distrito Central por inundaciones y deslaves.

Evacuaciones obligatorias

Ante la pronta llegada de Iota, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (SINAGER) decretó evacuación obligatoria en 10 departamentos del país por ser zonas del alto riesgo.

La medida se estableció para Gracias a Dios, Atlántida, Cortés, Colón, Yoro, Francisco Morazán, Olancho, El Paraíso, Valle y Choluteca.

Iota tocó tierra y se ubicó a unos 615 kilómetros al sureste del cabo de Gracias a Dios y la cabecera de ese departamento, Puerto Lempira, fue la primera zona en sentir los efectos.

Los videos que se difundieron de ese momento mostraban gran cantidad de nubes sobre las montañas del municipio y un tono gris en el cielo.

En el sector de La Mosquitia, las autoridades ordenaron evacuaciones obligatorias porque era una de las zonas de alto riesgo por el impacto de Iota.

Simultáneamente, en el Valle de Sula se realizaba el traslado de personas de los sectores de La Lima, Choloma, Villanueva, Chamelecón, Pimienta y Potrerillos.

Valle de Sula
Evacuaciones obligatorias que ordenaron las autoridades.

Iota agravó necesidades humanitarias

Las lluvias de Iota ya azotaban el país y las autoridades decretaron alerta roja por 72 horas en todo el Distrito Central. El movimiento de laderas e inundaciones que generaría el poderoso huracán ponían en peligro a la ciudadanía.

Iota ocasionó aún más inundaciones y daños por vientos, afectando a comunidades ya vulnerables tras el paso de Eta. Esa situación agravó aún más las necesidades humanitarias y la inseguridad alimentaria en el país.

A la fecha se calcula que el paso de Iota por el país dejó más de 80 muertos y un estimado de 1.4 mil millones de dólares en daños. 

Iota agravó crisis en Honduras
Iota agravó la situación humanitaria de miles de hondureños.

Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido