25.6 C
San Pedro Sula
viernes, agosto 19, 2022

HISTORIA HUMANA| “El Mamey”, un locutor con talento para la peluquería canina

Debes leer

HONDURAS. Así, de pronto, una radio local interrumpió su música movida (merengues) y los comentarios alusivos a la llegada de 2021. Quien dirigía el programa tenía en su guion una mención especial e hizo el respectivo anuncio.

De un instante a otro, la plática en cabina involucró a un hondureño que, en plena crisis por la pandemia de COVID-19, decidió que quería poner en práctica un pequeño proyecto afín a su amor por los animales.

La mesa de redacción de Diario TIEMPO Digital acogió el breve relato y agendó una conversación con el hombre que rompió los esquemas -y la mismísima tendencia de su hoja de vida- para convertirse en un emprendedor en tiempos de adversidad.

El diálogo nos sorprendió, pues, rápidamente nos dimos cuenta que nuestro entrevistado no era “alguien más” entre la ciudadanía. Aunque, perfectamente podía haberse camuflado como tal.

La humildad con la que se expresó no permitiría descifrar, por sí misma, que Ángel Amador, un joven de 32 años, ha sostenido un vínculo más allá con el pueblo hondureño.

De igual interés: HISTORIA HUMANA | Lázaro Matamoros, de privado de libertad a líder evangelista

Unos pantalones, origen de su apodo

“Para muestra, un botón”, dice el refrán popular. Y es que, en su momento, se le vinculó amorosamente a la periodista Saraí Espinal. Si bien él desmintió esa situación, es una realidad que el rumor circuló.

Ahora bien, usted se preguntará en qué clase de trabajo es que a uno lo relacionan con una guapísima periodista o le regalan un felino cuando prescinden de sus servicios.

Resulta que Amador trabajó durante varios años como locutor en la radio W107 y también la popular “XY”. Allí, divirtió a su público con sus singulares ocurrencias y todos lo conocían como “El Mamey“.

Con anterioridad, Amador contó que le dicen “El Mamey” porque se viste con ese estilo. Antes él mismo criticaba a los “mameys”, pero, en un ocasión, visitó una tienda donde los pantalones con esa moda eran los más baratos. Le quedaron bien, los compró y se quedó con la tendencia.

Negocio y amor, a la vez

Actualmente, “El Mamey” se mudó a la radio Ultra FM del grupo América Multimedios; y, pues, ya no desarrolla el mismo tipo de trabajo que antes. Ahora se encarga de la programación de la emisora.

No obstante la necesidad económica realmente agobia. Por lo que, buscó una manera de trabajar para sí mismo y agenciarse un dinero extra. Es así que nace “Mayadoghn“, un emprendimiento que lleva una peluquería canina directo a la casa de sus clientes.

Desde siempre, Amador ha tenido cercanía con las mascotas. Contó a TIEMPO que su mamá es originaria de un pueblo y le encantan los animales; él solía bañarle sus perritos y fue allí donde identificó que podía ser la oportunidad para crear un negocio.

La pandemia: El “empujoncito” que ocupaba

Podría parecer extraño pero, de algún modo, él agradece a la COVID-19. La emergencia sanitaria llevó a que lo que venía preparando en su mente hace mucho se convirtiera en una realidad.

¿En qué influyó la pandemia? El confinamiento derivó en que él solo tenga que trabajar de manera presencial tres días a la semana: lunes, miércoles y viernes.

Los martes y jueves, que trabaja desde casa, tiene la oportunidad de despojarse gradualmente de la operación radial y alista sus materiales para dar baños y cortes de pelo a los caninos. El fin de semana no descansa.

“Los sábados y domingos los dedico a los clientes que normalmente visito semana a semana porque, de acuerdo a la raza, el perrito necesita baños constantes”, explicó Amador.

En tal sentido, aunque pasa repleto de actividad, aseguró que se siente bendecido por la oportunidad de generar ingresos adicionales. Se mostró agradecido que, pese a que recién arranca con su proyecto, las cosas van por buen camino.

“El Mamey” se prepara antes de cada cita para saber cuál es el cuidado adecuado para cada perrito.

Nadie nace un experto

Por supuesto, él no iba a desaprovechar la oportunidad que tenía frente a sus ojos. “Me puse a pensar en quién me iba a ayudar a cumplir mis proyectos de no ser yo mismo y tomé la decisión de hacerlo”, manifestó.

Relató que su preparación estuvo de acuerdo a lo que tenía a su alcance. Leyó artículos en internet y también se costeó cursos con docentes de otros países. Incluso, tomó clases sobre cómo manejar apropiadamente las redes sociales.

Las redes le permiten llegar a más personas; sin embargo, reconoció que empezó a “pura voz”, metodología que denominó como la “más efectiva”. Luego, sus clientes, satisfechos con la labor, le recomiendan con otros más y así ha ido creciendo, afirma.

“Ya hoy en día tenemos una gran cartelera de clientes y ahí vamos, creciendo poco a poco”, acotó el locutor reconvertido en emprendedor.

Cuidados especiales

Pese a su cariño por los animales, no se le hizo fácil ganar pericia en el área. Comentó que desde que agarró la tijera por primera vez se le hizo complicado, pues el movimiento es distinto al de una que solo corta papel y necesita práctica para adaptarse.

A veces se encuentra con la dificultad de que hay perritos que se mueven mucho y también están inquietos porque están cerca sus dueños y quieren estar con ellos. Amador describe que debe “enamorar” a cada mascota para hacerle el grooming.

Grooming es un término en inglés que, en estos casos, se refiere a la limpieza, cepillado y acicalado del animal.

Cada vez, su trabajo es más satisfactorio para sí mismo y cada quien que confía su mascota en sus manos. Cada martes o jueves, Amador estima que visita, cuando menos, unos ocho clientes. Su agenda pasa “llena”.

La fórmula “mágica”

Él no está solo en su labor. Su media naranja, aunque tiene su propio empleo, dedica tiempo por las noches para preparar los cuatro champús que aplica a cada can. Ella le arma los “paquetitos” de materiales que va a llevar y también le limpia las gabachas que viste.

“Nosotros damos baños medicamos que ayudan a cuidar todo el pelaje del canino. Primero ponemos un champú de limpieza profunda que ayuda a quitarles el polvo a los perros y abrir los poros para aplicar otros productos”, comenzó describiendo.

Y prosiguió: “Luego ponemos un champú antibacterial, después uno según su color de pelaje; el siguiente paso es ponerles una crema que le ayuda a la protección del sol o cualquier alergia“.

Además de la aplicación de esas soluciones, Amador dijo que los perritos pasan por un proceso de secado, corte de uñas, limpieza de oídos y también la aplicación de una loción.

“El Mamey” pone esmero y dedicación en cada uno de los perritos que visita. Claro que no olvida su mascarilla y demás implementos de bioseguridad.

Piensa en grande

Amador avizora que, en su tiempo, expandirá su negocio. Tiene la intención de convertirse en un empleador una vez que Mayadoghn crezca e incluso tenga sus instalaciones físicas. Empero, no cualquier persona podrá formar parte de su equipo.

“La idea es ayudar a otras personas cercanas (con un trabajo). Esto es algo pequeño por ahora, pero siempre es bueno tener a alguien de confianza”, expresó.

Seguido, externó a TIEMPO que, a finales del año recién iniciado, piensa tener ya su propio local. Allí venderá ropa y demás accesorios para los caninos; también habrá artículos para que la gente haga una limpieza recurrente a sus compañeros fieles.

Adaptación a las oportunidades

Una de las fortalezas de “El Mamey” en esta nueva etapa es que se acopló a las nuevas tendencias. Apuntó que optó por un servicio a domicilio porque lo que las personas quieren es ahorrar tiempo.

Asimismo hizo hincapié en que obtiene un doble “plus” de confianza llegando a las casas; por un lado, el canino se siente feliz sin tener que ir a lugares extraños y, por otro, el amo puede ver en todo momento qué le están haciendo a su perrito.

Además, cuando visita los hogares cuenta con cada una de las medidas de bioseguridad. Contó que suele comentarles a sus clientes que en la radio donde trabaja le hacen pruebas para COVID-19 casi todas las semanas y eso les causa tranquilidad.

Si usted quiere concertar una cita para que Amador cuide de su fiel amigo, puede hacerlo dejando un mensaje en el Facebook de Mayadog dándole clic aquí. También puede enviar un mensaje de Whatsapp al 9656-9420.

Ángel Amador, “El Mamey”, tomó lo mejor de la pandemia y logró que su amor por los animales también le genere ganancias. Cuidará de su bolsillo, pero de los perritos también. Enhorabuena.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido