TGU: revelan cómo torturaron y mataron a tres vendedores de bananos

0
2162
matan vendedores mínimos Tegucigalpa
La investigación policial ya arrojó los primeros datos sobre cómo acabaron con la vida de tres jóvenes en la capital.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El descubrimiento de una dantesca escena, constituyente de una nueva masacre, conmocionó a los habitantes de Tegucigalpa, ciudad capital de Honduras, durante la noche del lunes.

En las inmediaciones del bulevar Kuwait, precisamente sobre la paila de un vehículo color rojo, se registró el hallazgo de tres cuerpos. Se trataba de tres jóvenes que habían salido a vender bananos.

Eber Josué Figueroa Guifarro, originario de Catacamas, Olancho es una de las víctimas. Él tenía 20 años y residía en la colonia “La Guasalona” de Comayagüela.

Igualmente, localizaron el cadáver de Stiver Said Velásquez Paz, de 19 años. Él se crió en la aldea “La Chacara” en el municipio de Pespire, Choluteca. También perdió la vida Miguel Antonio Carías, de 19 años, y originario de la Villa de San Francisco.

Según la versión policial, este último par de individuos recién había llegado a la capital.

Lea también: Fátima tenía 10 años: su único delito fue tratar de refugiarse durante un tiroteo

Relato de un viaje sin retorno

Stiver Said dejó, el cinco de octubre, su aldea natal en Pespire; lo motivó un amigo que vive en la capital, ofreciéndole una buena oportunidad laboral. Le llevó hacia el sector de “La Montañita”, salida a oriente del país.

Lea: Viceministro de Trabajo: De 130 mil suspendidos, la mayoría ya regresó a labores

Allí, llegaron a la bodega de Miguel, un muchacho dedicado al comercio de bananos, que repartía su producto en numerosas zonas del país en un carro pick-up, cuyo dueño proveía para facilitar la venta.

El lunes, Miguel y Stiver tomaron su ruta habitual, con un gran cargamento de mínimos. El reporte indica que, en una de las visitas a los puestos de frutas, encontraron a Eber Figueroa.

Eber le dijo a Miguel que le ayudaría con la venta; el encargado del negocio no quería, por lo que se negó. Sin embargo, a pesar de ello, Eber hizo caso omiso y se subió igualmente al automóvil para formar parte del recorrido restante.

La mañana se tornó sombría cuando el trío de laboriosos jóvenes transitaban por un barrio del sur de Comayagüela. Un grupo de hombres, fuertemente armados, les interceptó.

Saña

Bajo amenaza de halar el gatillo, llevaron a sus víctimas hasta una guarida de pandilleros. Allí, de acuerdo al reporte policial, les hicieron un sinnúmero de torturas, hasta que procedieron a su asesinato a través del ahorcamiento.

La autopsia reveló que, para ese atroz crimen, los malhechores utilizaron torniquete en los cuellos de los occisos. Bajo ese proceso, incluso cortaron el cuello de uno de los infortunados, dejándolo prácticamente degollado, según el informe forense.

Luego, tras cumplir con el cometido, los criminales enrollaron los restos mortales en sábanas blancas. Seguido, los subieron nuevamente a la “pailita” roja, cuya placa es PBL-2950.

Después, condujeron ese vehículo hasta la orilla del río Choluteca, a inmediaciones del bulevar Kuwait. Allí, lo abandonaron y huyeron velozmente.

Sorpresa desconcertante

Tiempo más tarde, cerca de las seis de la tarde, los vecinos tenían curiosidad acerca de ese vehículo que permanecía estacionado sin motivo aparente. Jamás habían visto un automotor con esas características en el lugar.

Por lo que, fueron, con cautela, a ver qué había a lo interno del mismo. Cuando levantaron las frasadas, no podían creerlo; llamaron a la Policía Nacional para decirles que debían llegar.

Luego, Medicina Forense efectuó los levantamientos cadavéricos correspondientes y llevaron los restos mortales a la morgue; allí, familiares y amigos se personaron este martes para hacer la reclamación pertinente.

Los dolientes afirman que los tres comerciantes eran personas trabajadoras y que no tenían enemistad alguna. Por tanto, aseguran que les entristece y les parece extraño el suceso y la saña con la que se perpetró.

Jaír Meza, portavoz de la Policía Nacional, reveló que están siguiendo la línea de averiguación pertinente para encontrar a los autores del homicidio múltiple. La hipótesis, según dijo, es que los difuntos “andaban en un lugar equivocado y por ahí les vino la muerte”.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn