HOMILÍA | “Vivimos en una sociedad enferma, empobrecida y hambrienta”

0
519
Homilía domingo sociedad enferma
El rector de la Basílica Menor de Suyapa, padre Carlo Magno Núñez.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Este día se desarrolló la homilía correspondiente al quinto domingo del tiempo ordinario, oficiada por el rector de la Basílica Menor de Suyapa, padre Carlo Magno Núñez. El tema toral en la eucaristía fue sobre la enfermedad y la pobreza ideológica que está viviendo la sociedad hondureña.

La misa de este domingo la celebró el sacerdote Carlo Magno Núñez, en ausencia del  cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez. Él se encuentra hospitalizado recuperándose luego de dar positivo al COVID-19, según ha estado informando mediante comunicados la Conferencia Episcopal.

En la homilía centrada en el evangelio, según San Marcos, Núñez, se refirió a la resurrección. Es decir, pasar de la muerte a la vida, “es que Jesús es don de vida y restaura lo que está enfermo en nosotros, por eso dice que se le pasó la fiebre y comenzó a servirles”.

“Ciertamente sólo podemos ser curados de nuestra fiebre, cuando una mano amiga se posa sobre nosotros, nos toca y nuestra fiebre se calma”, apuntó. Al mismo tiempo preguntó: “¿No es la presencia del Señor en nuestras vidas?”.

“También podríamos preguntarnos: ¿cuál es mi fiebre?, nuestra fiebre es todo aquello que nos impide vivir hoy. Puede desaparecer en el contacto profundo con Jesús que es esa mano tendida que nos agarra para sacarnos de la postración, para calmar la fiebre, para conducirnos hacia el servicio de los otros”, acotó.

“Nuestra humanidad padece actualmente la fiebre de ideologías, de violencia y del sin sentido. Cuánta fiebre padece nuestra sociedad, que nos hace observar con indiferencia los millones de hambrientos en el mundo, la violencia de las guerras y esas estructuras injustas que hunden a tantos pobres en la marginación”, recriminó el sacerdote.

Le puede interesar también: Papa Francisco preocupado por salud de cardenal Rodríguez; está estable

Confianza en Jesús

Añadió que, el evangelista anota que cuando se puso el sol, le llevaron a Jesús a todos los enfermos y endemoniados, la gente de Capernaúm pone su confianza en Cristo, por eso le llevan dos clases de gente, enfermos y endemoniados.

Además, subrayó que la ciudad entera se agolpaba a la puerta y, “¿qué significa la ciudad entera?, significa la masa del pueblo, su interés por Jesús es extraordinario, no sólo acude, sino que se mantiene agolpada en la puerta lo más cerca posible a Jesús, mostrando con ello, su adhesión, su confianza en Él”.

Jesús ha despertado en ellos gran esperanza y su popularidad ha llegado a todos, entonces Jesucristo curó a muchos enfermos de diversos males, expulsó a muchos demonios, explicó el prelado.

“Él viene a curar todas nuestras dolencias y a liberarnos de nuestras tiranías, somos llamados a escuchar esta historia que ilumina las oscuridades y las postraciones de los hombres y mujeres de nuestro tiempo, también ilumina nuestras propias oscuridades”, señaló el clérigo.

Una sociedad enferma

Núñez lamentó que “vivimos en una sociedad que como la suegra de Simón, está postrada, una humanidad que se siente también enferma, empobrecida y hambrienta”.

No obstante, dijo que el contacto con Jesús despierta vida e interés por los que sufren y pasión por la liberación de todo mal, porque Jesús es el hombre que infunde vida y restaura todo lo que está enfermo.

Refirió que la jornada de Jesús al curar los enfermos y endemoniados, fue dura, intensa, y sin embargo, Jesús no se estresa, no sufre una crisis de ansiedad ni se agobia.

“¿Cuál es su secreto?, su relación profunda con el Padre, por eso al final de la jornada, después de estar con aquella multitud de gente, Jesús envía la necesidad de estar solo ante el misterio de su relación con el Padre”, apuntó.

Jesús necesita ir a la fuente del amor para entrar a la relación con aquél al que el invoca como su Aba. Jesús busca su experiencia profunda de encuentro con Dios para amar de verdad, “necesitamos encontrarnos con Dios y entrar en una relación de amor y de comunión con Él”, concluyó el presbítero.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0