26.7 C
San Pedro Sula
sábado, marzo 2, 2024

Los errores que Honduras cometió previo a Eta

Debes leer

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Año 2020, uno que definitivamente nadie va a olvidar, especialmente los hondureños, quienes sufrían los efectos de una pandemia que los tuvo encerrados por meses, y sin que esto bastara, dos huracanes golpearon al país catracho en menos de dos semanas.

Ante la latente amenaza de la llegada de una posible tormenta, las autoridades hondureñas pusieron su mirada en el feriado morazánico. Aunque en ese momento los catrachos deseaban salir, ya que llevaban meses confinados en sus hogares, los meteorólogos preveían condiciones instables.

Si bien es cierto, no se puede evitar un fenómeno natural, pues la naturaleza es imparable, lo que sí se puede hacer prevenir los desastres que estos pueden causar.

Aunque el gobierno de Honduras no lo quiera admitir, especialistas del clima consideran que las autoridades se equivocaron y la manera en la que manejaron la llegada de Eta y después de Iota no fue la más adecuada.

Desde entonces, el gobierno hondureño ha sido acusado de no hacer lo suficiente para proteger la salud y dignidad de las personas afectadas y garantizar su acceso a asistencia humanitaria. 

No prestó atención y planeaba feriado

El principal error, según expertos, que cometieron las autoridades hondureñas fue ignorar las advertencias de los especialistas.

El 31 de octubre, la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) emitió un boletín advirtiendo la formación de una onda tropical sobre el Caribe Central. Ante la insistencia del Centro Nacional de Huracanes (CNH), por la tarde del 1 de noviembre, COPECO decidió emitir las primeras alertas: verde y amarilla para departamentos donde se registraron lluvias, pero a pesar de eso el feriado seguía vigente.

El 2 de noviembre en horas de la mañana, COPECO y el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER) sostuvieron una reunión para tomar decisiones con respecto al feriado de la Semana Morazánica y se concluyó no suspenderlo. Al contrario, procedieron a llamar a la ciudadanía a salir con responsabilidad, tomando las medidas de bioseguridad y de precaución ante las lluvias.

Lea además: Cambio climático dañará a Honduras 10 veces más que la pandemia

Perder el seguimiento y no tomar acciones

Con una tormenta tropical encima y varias advertencias, las autoridades hondureñas continuaban ignorando y «confiando en Dios» que no iba a pasar nada.

En el comunicado emitido por COPECO el 31 de octubre del 2020 se hizo un llamado a vigilar la trayectoria del fenómeno, lo cual no se realizó por estar pendientes de la reactivación.

Mientras tanto, el país vecino, Nicaragua, sí prestó atención a las advertencias hechas por el CNH de Miami, Florida, y comenzó a alertar y a evacuar a sus ciudadanos.

Estando en la facultad de suspender un feriado, o posponerlo, el gobierno no lo hizo.

Fue hasta que Eta causó estragos que las autoridades ordenaron evacuar de emergencia.

No evacuar

El 2 de noviembre, que se produjeron los primeros daños en la zona atlántica de Honduras, COPECO y SINAGER determinaron suspender el feriado.

Pero fue hasta dos días después que la comisión de contingencias formalizó la alerta roja para todo el país. Mientras que el 5 de noviembre, llamó de urgencia a la población del Valle de Sula a evacuar en el término de dos horas.

La acción fue retardada, dijeron los meteorólogos, y se pudo haber evitado que varias personas quedaran atrapadas en sus hogares. Incluso, los hondureños pudieron haber tenido la oportunidad de sacar sus cosas y ponerlas a salvo.

Además: Las imágenes más impactantes tras el paso de Eta e Iota

No hubo plan de contingencia

Honduras es un país vulnerable a distintas amenazas naturales, de las cuales destacan los desastres generados por los huracanes Fifí, en 1974, y Mitch, en 1998, que causaron 8 mil y 14 mil muertes respectivamente.

Con un historial de tragedias y localizados los lugares que son más propensos a destrucción, el gobierno estaba obligado a crear un plan de contingencias para este tipo de tragedias. Justamente es ese uno de los errores que la ciudadanía hondureña más reprocha.

Lo que sí se puede afirmar es que amenazas como estos huracanes seguirán ocurriendo. Además, es muy posible que se intensifiquen en un contexto de cambio climático; y en tanto, no se apliquen correctivos a la vulnerabilidad de Honduras, se seguirán transformando en desastres.


Nota para nuestros lectores:

? Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

[wp-rss-aggregator feeds="cronometro"]
error: Contenido Protegido