DE MUJERES| Siete señales que te involucran en una relación tóxica

316
Señales relación tóxica
La mejor manera de evitar una relación tóxica es identificarla desde un principio.

DE MUJERES. La mayoría de las veces se nos prepara para las relaciones, se nos dice cómo es y qué significan. También, hay abundante información sobre el matrimonio. Pero, pocas veces conocemos lo que es una relación tóxica y, por ende, desconocemos si estamos involucradas en una de ellas.

Lamentablemente, en pleno siglo XXI seguimos padeciendo de violencia de género. Una vez que nos encontramos con una pareja, nos cuesta identificar si nuestro vínculo es sano o no. Debemos saber si es nuestra culpa que algo no esté funcionando, o sencillamente si en el vínculo amoroso, sea más lo que nos resta, que lo sumado.

Lea además: DE MUJERES| Hombres con «mamitis»: ¿cómo identificarlos y que hacer?

Siete señales de una relación tóxica

1. Una relación tóxica no te hace feliz

En una relación tóxica son más las veces que lloramos que las que reímos. Sabemos que la felicidad depende de nosotras mismas, pero en un vínculo de pareja lo ideal es que haya alegría. Si lejos de eso, te causa angustia y sientes que no te permite crecer, no estamos hablando de una relación sana.

2. Relaciones que se rigen en la manipulación emocional

El chantaje emocional por parte de uno de los miembros de la pareja es otro signo de que estamos frente a una relación tóxica. La persona manipuladora busca conseguir que la otra haga exactamente lo que él o ella desea.

Un vínculo sano se basa en la liberta individual, no en el egoísmo de uno solo. Es una situación que nos frustra, nos limita, y hace que el amor termine acabándose, incluso sin saber cómo salir de ella.

3. Exigencias de exclusividad

Bajo ninguna circunstancia, tu pareja debe decidir sobre quiénes deben ser tus amistades o con quién puedes salir a tomarte algo o relacionar.

La exigencia de exclusividad es otra característica de una relación tóxica. Nos limita la libertad, nos absorbe y la pareja cree que solo debemos girar a su alrededor. Un vínculo de amor sano respeta a tus amistades, a tu familia y a las relaciones que tengas con seres queridos en general. Debe apoyarte en saber que eso te hace feliz y por nada debe coaccionarte en ningún aspecto.

Las parejas tóxicas generalmente son personas que critican con frecuencia a tus amigos y familia, que se molesta si te quedas con ello, más que una relación amorosa, se trata de un deseo de posesión sobre ti.

4. Una relación tóxica te hace sentir culpable

En una relación tóxica son constante los reclamos, incluso sobre hechos del pasado que deberían considerarse sanados. Hagas lo que hagas, la pareja siempre buscará la forma de hacerte sentir culpable y nunca habrá manera de que “enmiendes” un error.

Además, siempre te culpa de las discusiones y de su malestar. Son relaciones que te hacen sentir mal y no parece haber nada que puede hacer que los reproches desaparezcan.

5. Su comportamiento siempre tiene una base justificada

La pareja tóxica te hace sentir mal, pero siempre busca la manera de justificarse de su actitud. La relación se basa en humillaciones, grito, críticas o insultos.

Todo lo anterior es sencillamente maltrato psicológico y nadie debe permitir que se le trate así de ninguna manera. El respeto mutuo es la base de una relación sana, de lo contrario, se presenta la insolencia y, con él la infelicidad como pareja.

6. Los celos no son amor

Nunca creas que una pareja celosa lo es porque te quiere demasiado. Ese quererte solo para ella es totalmente insano. Las relaciones sanas se basan en la confianza. Si una de los miembros de la pareja desconfía constantemente de ti, lo único que refleja es inseguridad, y es algo que no te mereces.

7. Estás siempre en un segundo plano

Si constantemente tu pareja pone por encima de ti sus deseos y compromisos, permítenos decirte que te encuentras en una relación tóxica. El amor se muere cuando no se cultiva y alguien que te quiere siempre debe buscar un momento para dedicarte tiempo de calidad.

Si estás en un segundo plano siempre para él o ella, acabará mermando el romanticismo o perdiendo la importancia que realmente debería tener.

Es preciso que sepas que no tienes que padecer de todas estas características para identificar que estás en una relación tóxica. Algunos de los signos se presentan más que otros. Cambia lo que veas que no funciona, conversa con tu pareja y, si es posible, busca con ella terapia profesional.