Honduras | 2021 «será peor»: prevén masiva ola de basura traída por el río Motagua

261
basura río Motagua

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Las lluvias que azotan Centroamérica provocan el arrastre masivo de desechos sólidos, principalmente plásticos, por las aguas del río Motagua, Guatemala, para que luego las playas de Omoa y Puerto Cortés queden atestadas de basura, una situación que ocurre todos los años y cada vez es peor.

El año pasado, aun durante la pandemia del COVID-19, a las costas hondureñas llegaron millones de botellas, envases y bolsas plásticas con la leyenda «Hecho en Guatemala«. Y este 2021, Honduras ya tuvo un «adelanto» de lo que el país vecino hará llegar durante la próxima temporada de invierno.

Basurero zona 3, el cual contamina las aguas del río Las Vacas, que posteriormente se conecta con el Motagua.

Lluvias peor

Y es que, sí, las precipitaciones sólo agravarán el problema, en primer lugar, porque las bardas de retención de basura están en mal estado, y segundo, porque, aunque estuviesen en perfectas condiciones, no son capaces de contener la enorme cantidad de plásticos que los guatemaltecos generan, así lo dijo Sergio Izquierdo, ambientalista y fotógrafo de NatGeo que conoce de cerca la problemática.

«Las bardas funcionan poco, o nada, en condiciones ideales de clima, pues incluso así dejan pasar mucha basura plástica. Y en invierno, con el volumen de agua y plástico, son totalmente inservibles«, dijo Izquierdo a TIEMPO Digital.

Cuando lluvias, «los cerros se lavan», los desechos que están en los basureros, como el de la zona tres, caen con mayor facilidad a los caudales, y por tanto, la cantidad que llega al mar aumenta considerablemente.

«Tenemos que dejar de buscar soluciones de maquillaje (las bardas) al final del tubo y buscar soluciones en el origen, como rechazar el plástico de un solo uso. La mejor basura es la que no se crea. Además de eso, la limpieza de playas no sirve de nada, ya que semanas después vuelve a estar igual, y el plástico que se recolecta ya no se puede reciclar», agregó.

Según Sergio Izquierdo, el 90 % de los ríos de Guatemala está contaminados, arrastrando basura y aguas servidas.

«Cada año será peor»

Por otro lado, Izquierdo reveló que la industria del plástico en Guatemala es excesivamente grande, de modo que todos los días se produce miles y miles de basura de un solo uso que, al final, termina en los arrecifes de coral o playas.

Por tanto, el fotógrafo de NatGeo, quien recientemente estuvo de visita en Islas de la Bahía comprobando que hasta allá también llega la basura de Guatemala, dijo que «cada año será peor«.

«(…) cada año será más y más, porque cada vez se crea más plástico y hay más gente, más población. Cada año solo se quiere buscar soluciones de maquillaje, como las bardas y la limpieza de playas, pero las soluciones están en el origen, si no, siempre vamos a estar igual», manifestó.

«Una cascada de basura en Guatemala», según Sergio Izquierdo | Foto río Las Vacas, que luego se conecta con el Motagua.

La había advertido

El año pasado, siempre en comunicación con TIEMPO, Izquierdo advirtió que durante este 2021, la problemática de la basura se repetiría. «¿Ustedes (Honduras) creen que el siguiente año no van a tener problema? Pues, claro que sí va a llegar basura, como todos los años«, dijo en aquella ocasión.

Y es que, Izquierdo da seguimiento a la situación de la basura en el río Motagua desde hace ya varios años y asegura que ha constatado, por su propia cuenta, que las medidas adoptadas por Guatemala, como reciclaje, biobardas y limpieza de playas no funcionan, pero aun así, el Gobierno las sigue aplicando.

«Son más de 90 municipalidades las que botan basura siempre, en basureros clandestinos y oficiales» que posteriormente va a dar a ríos y vertientes que se unen al Motagua, y si sigue así, «de aquí a cincuenta años, no va a pasar nada (solucionar)», enfatizó.

Basura de Guatemala inunda las playas de Omoa.

Apenas fue la primera oleada

TIEMPO también se comunicó con Gustavo Cabrera, miembro del Cuerpo de Conservación de Omoa (CCO), manifestó que Honduras apenas ha recibido la primera oleada de basura del 2021, porque, con toda seguridad, habrá más.