Basura en Omoa: Guatemala construyó biobardas con materiales inadecuados, revela informe

292
Biobardas Guatemala
En septiembre, las biobardas colapsaron, lo que provocó que toneladas de basura llegaran a Omoa.

HONDURAS. Las biobardas instaladas en las aguas del rio Motagua no fueron construidas con materiales de calidad, según dieron a conocer Auditores de la Contraloría General de Cuentas (CGC) de Guatemala, y podría ser uno de los factores por los que recientemente se reventaron y toneladas de basura llegaron a las costas de Omoa y Puerto Cortés.

Le podría interesarFotógrafo confirma contaminación del río Motagua y daño casi total de biobardas

Y es que, según la Contraloría, luego de analizar el Contrato No. 054-2019 de fecha 31 de mayo de 2019 para la adquisición del sistema de retención de desechos sólidos por un monto de Q. 18.9 millones, se constató que dicho documento no tenía certificado de calidad de los materiales.

Con base a lo anterior, los auditores determinaron que el sistema no fue construido con materiales adecuados para que fueran resistentes a diversas condiciones climáticas.

Asimismo, señalaron que la adquisición de las biobardas se hizo bajo la modalidad de proveedor único, con el argumento de que era un proyecto innovador para Guatemala y Centroamérica.

También se observaron deficiencias en las bases del concurso. Por ejemplo, dejar a discreción del proveedor el diseño y construcción del sistema y la oferta técnica no contó con un análisis de costos y precios unitarios.

Nota relacionada: Tela: Semillero para el inigualable arrecife «Cuerno de Alce», en riesgo de extinción

La denuncia

Alfonso Alonzo Vargas, exministro de Ambiente.

Entonces, la responsabilidad del caso recae sobre Alfonso Alonzo Vargas, exministro de Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Fungió durante la administración presidencial de Jimmy Morales, según dio a conocer El Periódico.

Fue así como auditores de la CGC presentaron un proyecto de denuncia en contra del exfuncionario por incumplimiento a normativa legal en la adquisición de sistema de retención de desechos sólidos flotantes para la cuenca del Río Motagua, Puerto Barrios, Izabal.

La denuncia también alcanzaba a Carla Vanessa Franco Hurtarte, exdirectora de Cuencas y Programas Estratégicos; Julio Recinos Castañeda, exviceministro Administrativo Financiero; Otoniel Barrios Toledo, exviceministro de Ambiente; y Pablo Oseida Cruz, exdirector de Coordinación Nacional.

Sin embargo, el Departamento de Juicios Penales opinó que el proyecto de denuncia no describe hechos susceptibles de investigación penal en contra de Alfonso Alonzo Vargas y otros exfuncionarios del MARN.

Se recomendó que los auditores analizaran la viabilidad de la imposición de una sanción económica en contra de las personas vinculadas a la denuncia por la infracción administrativa por dejar a discreción del proveedor el diseño y construcción del sistema.

Le podría interesar: Omoa: buzos y pescadores hallan plástico «hecho en Guatemala» en arrecifes

Nunca fueron solución

En 2016 Jimmy Morales dijo que las biobardas, elaboradas con lazo, malla y botellas de plástico que crean una barrera para los desechos sólidos que arrastra el río Motagua, mitigarían la problemática.

La implementación de las biobardas fue algo que Jimmy Morales destacó en su tercer informe de gobierno. “Con este sistema se ha logrado detener el 85% de los desechos sólidos que circulan en los ríos», aseguró él.

Pero, dicha información dada por Morales era engañosa, según el MARN, que, en 2019,  dijo que el dato para determinar el porcentaje se obtuvo de una tesis de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), titulada «Viabilidad para la implementación de un plan de manejo integral del centro de transferencia y zona de influencia para residuos sólidos plásticos en aldea El Quetzalito, Puerto Barrios, Izabal».

Y según medios guatemaltecos, dicho informe no se refiere a todos los ríos en el país, por lo que no es exacto tomar este dato para afirmar que se detienen el 85% de residuos en los afluentes.

Lea también: Río Motagua, el basurero de 90 municipios y la pesadilla de las costas de Honduras

Desde la raíz

Magaly Arrecis, bióloga y analista en temas ambientales, del Instituto de Problemas Nacionales de la USAC (IPNUSAC), dijo que se debe tratar el problema desde la raíz. “Las biobardas son una opción, pero deberíamos hablar de mejorar el manejo de los desechos sólidos”.

Sergio Izquierdo, quien es fotógrafo de National Geografic y director una organización ambiental, opina igual que Arrecis. Considera que «las biobardas son una estupidez» y que lo ideal es reducir la cantidad de plástico que se compra en Guatemala.