Dan el último adiós al reconocido abogado Melvin Bonilla en la capital

616

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Casi una decena de casquillos de bala yacían en el suelo, dejando huella de un episodio que, en un paso fugaz, llevó a un reconocido abogado de los tribunales a su última morada.

La mañana de este sábado tocó sellar la partida física de Melvin Edgardo Bonilla, cuyo asesinato sorprendió a propios y extraños, sumiéndoles en consternación y acentuando los clamores de justicia.

Un amplio y concurrido velatorio en la capital acogió las expresiones de pesar ante una violenta pérdida. Se compartían los imborrables recuerdos de un apasionado de su profesión y que también amó el ciclismo.

LEA: El último estado del abogado Melvin Bonilla dirigido a periodistas

Para el último adiós, la familia preparó una misa de cuerpo presente, misma que se desarrolló en horas de la mañana. Entre arreglos florales, familiares, amigos y demás allegados escucharon al líder eclesiástico que brindó las palabras de la ocasión.

Durante la jornada, sobre el féretro permaneció una fotografía donde aparece el jurista con una gran sonrisa. El retrato figura en el centro de un marco plateado y brillante.

La foto que lució sobre el ataúd de Melvin durante los homenajes póstumos. Así, sonriente, quieren recordarlo sus familiares, enfatizó su madre.

De igual interés: GALERÍA | La muerte del abogado Melvin Bonilla meció la capital este jueves

Entre los chasquidos de las cámaras de los medios de comunicación, después el ataúd fue subido a un vehículo para el inicio de la caravana hacia el parque fúnebre Jardines de Paz Perpetuo Socorro, ubicado en la salida al norte del país.

Últimos gestos de amor

Bajo una carpa verde, decenas de personas se agruparon alrededor de la fosa. Entre las lágrimas, se leían acuerdos de duelo y las personas más cercanas a Melvin vertían sus últimas palabras.

«Qué Dios me lo tenga en el lugar más bello«, expresó su madre. «Fue un niño precioso, lindo, que todo el mundo lo quería desde que inició», agregó.

Le puede interesar: Carolina Salinas, esposa de Melvin Bonilla: «Me deja el tesoro más grande»

«Es complicado el solo pensar que no podremos ver más a Melvin. Estoy convencida de que él siempre estará presente espiritualmente; seguramente él está feliz de reencontrarse con su abuela, a quien amaba tanto», leyó de un documento, entre sollozos, su esposa, Carolina Salinas.

Con un gran arreglo de rosas rojas en el centro, más decenas de flores fueron arrojadas después, se bajó el féretro de Melvin hacia su lugar de descanso. No quedó más para los presentes que reconfortarse entre sí con un abrazo, ante la irremediable pérdida.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0