Pareja alberga en su humilde hogar a siete familias damnificadas, tras Eta e Iota

2928
Pareja alberga familias damnificadas
Los Varela albergan en su hogar, a 12 adultos y 23 niños, hasta que puedan regresar a sus hogares.

CORTÉS, HONDURAS. Wilson Varela y a Evelyn Flores, son una pareja de pocos recursos económicos, pero con mucha solidaridad y bondad. Luego de visualizar el desastre que dejó la tormenta Eta, salieron a buscar a familias que lo perdieron todo. Hoy, en su humilde vivienda, albergan a siete familias.

Carlos Franco, su esposa, Nohemy Portillo, y sus dos pequeños hijos, entre ellos una bebé de apenas 16 días, salieron con lo que tenían puesto, cuando la colonia Planeta, del municipio de La Lima, comenzó a sentir el feroz embate de Eta.

Exhaustiva búsqueda humanitaria

Wilson y su esposa Evelyn, decidieron comenzar a buscarlos para tenderles una mano. Habían visto la historia que les hizo Univision Noticias y decidieron salir en su búsqueda.

“Los vimos a ella, a la tiernita, tirada en el suelo, monte y todo eso. El peligro de un animal que la picara. Ellos sin ropa, en chancletas, sin nada solo con lo que andaban puesto”, dijo Varela.

En un momento de desesperación se subieron a unos neumáticos que hallaron en el agua, con los que nadaron hasta la zona en donde estaba la vivienda de los Franco. Pero hubo un punto en donde fue imposible pasar por los escombros.

La búsqueda continuó varios días, esta vez por tierra. Decidieron seguir indagando entre las interminables filas de covachas de palos y plásticos, que cientos de personas improvisaron en el bulevar, hasta que los gritos de alegría rompieron el ensordecedor dolor de imaginarlos ahogados. Con abrazos terminó el suplicio, pues, los habían encontrado.

Siete familias albergadas

La reportera, Claudia Mendoza, ha seguido de cerca la historia y en un reportaje, contó que cuando regresó para ver a las familias, se encontró con que, ahora, los Varela no solo albergan a la familia Franco. Tras Eta e Iota, la pareja buscó a sus familiares más cercanos, y en su humilde vivienda habitan actualmente 12 adultos y 23 niños.

Durante el día “todos salen a rebuscarse”, dicen. Unos salen a ver en qué parte se dona comida para llevarla a casa.

Héctor Tacho, cuñado de Evelyn, logró rescatar un viejo carrito de venta de helados que dejó el día de las inundaciones en una zona que no es de riesgo. Ahora sale a diario a vender sus helados para llevar unos centavos a la casa de Varela, donde se alberga él, su esposa y sus siete hijos.

“Perdí todo en la colonia Planeta. Gracias a la voluntad del concuña estamos aquí reunidos todos, porque no sabemos a dónde ir”, narró Tacho.

Los Franco duermen en un pequeño cuarto de madera que está fuera de la casa, y felizmente expresó “aquí no estamos debajo del agua, del lodo, nada que ver, y por lo menos estoy donde ella (su recién nacida) esté tranquila. Tiene su camita, yo la acuesto tranquila y no hay problema de nada”.

Corazón solidario

Ahora estas familias comparten todo: lo que come uno comen los 35. Mencionaron que permanecerán en la casa hasta que las aguas que inundaron las suyas, bajen, puedan ingresar y limpiarlas para rehacer sus vidas en medio de la crisis y la pobreza que Iota y Eta les heredó.

Por su parte, Varela expresó a Univision: “No soy adinerado, pero con lo poquito que tenemos estamos ayudando. No da el que tiene, sino el que tiene voluntad”.

Cabe mencionar que, Varela se gana la vida con un negocio de venta de frutas y comida; y, está convencido de que la decisión que tomó su familia y él fue la correcta, porque dice que no dejará a ninguno de los suyos en la calle.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace:https://bit.ly/tiempodigitalhn