Déficit habitacional: ¿Cuántas familias se quedaron sin viviendas por Eta e Iota?

567
Eta e Iota destruyeron y dañaron una gran cantidad de casas, ¿tendrá esto impacto en el déficit habitacional a nivel nacional?

HONDURAS. Las tormentas Eta e Iota dejaron múltiples daños en todo el territorio hondureño y las autoridades e instituciones del país empiezan a hacer recuentos preliminares de las afectaciones.

La infraestructura nacional ha sido fuertemente azotada y muchos familias hondureñas han perdido sus bienes y también sus hogares.

Lea también – Iota, el ciclón «apocalíptico» que dejó de rodillas a Honduras 

La cantidad de casas que Eta e Iota destruyeron, dejaron inhabitables o dañaron, tendrán un impacto en el déficit habitacional a nivel nacional.

Según las cifras de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), un total de 25 mil 660 viviendas fueron afectadas y mil 10 fueron destruidas o dañadas en su totalidad en Honduras.

TIEMPO Digital charló con el reconocido arquitecto, Dino Rietti, sobre estas cifras y el impacto de ambas tormentas en el déficit habitacional del 2020.

Le podría interesar – Rietti: Gestión de riesgos en Honduras se quedó como en la II Guerra Mundial

Impacto de Eta e Iota

El arquitecto estimó que el proyecto de emergencia debería contemplar construir unas 2 mil 500 viviendas y arreglar unas 50 mil. «Esto basándonos en las cifras preliminares del gobierno de Honduras».

A pesar de que Rietti cree que la pérdida de tantos hogares se verá reflejada en el déficit habitacional anual, hay una razón por la que el número no se elevará tanto.

El especialista en construcción cree que será difícil medir el impacto exacto de estos fenómenos en este indicador debido a la forma en la que el gobierno maneja los proyectos de construcción de viviendas.

«El gobierno, al construir casas, solo una tercera (1/3) parte las hace de manera formal y dos tercios (2/3) de formas informales«, indicó.

Según estimaciones de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), el país reportó en 2019 un déficit de 1.1 millones de viviendas. Sin embargo, el arquitecto opina que este ya es mayor y que, debido a la forma en la que el Estado mide sus proyectos habitacionales, la cifra sigue baja.

«El Estado no hace casas, lo que hace es dar subsidios. Esa es una buena táctica, pero debido a la poca planeación urbana que tiene Honduras, casi todo (las construcciones) es privado».

Además: Tegucigalpa, vulnerable a los desastres naturales y en alto riesgo por dos males

Por otra parte, Dino Rietti considera que es una oportunidad para que el Estado pueda darle trabajo a «los pobres».

«Todas estas casas es fácil levantarlas y mejorarlas. Debe generar empleo y dar trabajo a todos; rehacer estas casas nos debería dar trabajo a un montón de gente pobre», concluyó.