«No nos explicamos qué pasó»: familia aún espera restos de desmembrados en Chamelecón

356
desmembrados en Chamelecón
La última vez que se supo de ellos fue cuando estaban en el puente de La Democracia, El Progreso.

CORTÉS, HONDURAS. Los restos de los jóvenes desmembrados en Chamelecón continúan en la morgue de San Pedro Sula, y personal de Medicina Forense del Ministerio Público (MP) está tratando de colocar cada extremidad en su lugar, para luego entregar ambos cuerpos a sus familiares.

«No nos explicamos qué pasó, los dos eran muchachos muy tranquilos y que venían de trabajar», dijo uno de los dolientes que, desde tempranas horas de la madrugada, está esperando recibir los restos de sus seres queridos.

De su lado, una fémina comentó que «no nos han dicho nada», refiriéndose a que todavía no saben a qué horas del día les entregarán los cuerpos, para trasladarlos al municipio de La Lima, Cortés, de donde eran originarios las víctimas.

Le podría interesar: Joprodeh sobre «empaquetados»: Escuadrones de la muerte realizan «limpieza social»

«Pidieron jalón» de El Progreso

Los muchachos se llamaban Marco Josué Elvir y Lennin Rodríguez de (padrastro de Marco). Se dedicaban al oficio de la albañilería y «desde hace una semana estaban trabajando en El Progreso, Yoro», dijo una fémina, pariente de las víctimas. «Lennin era el padrastro de Marco Josué«, confirmó.

Según una pariente de los jóvenes, la última vez que Lennin se comunicó con su pareja, madre de Marco, fue ayer lunes a eso de las 8:00 de la noche, cuando ambos se encontraban todavía «en el puente de La Democracia«.

«Trabajaban en El Progreso con el abuelo del muchacho. A las 8:00 PM él (Lennin) le habló a la esposa diciéndole que aún estaban en el puente de La Democracia y que iban a pedir jalón«, porque no tenían cómo volver a casa, «de ahí no se supo nada más».

Elvir y Rodríguez residían en la colonia Pineda II del municipio de La Lima, Cortés, y ambos «eran sanos», dijo la entrevistada y no tenían «nada que ver» con grupos de crimen organizado.

Lea también: DPI prepara capturas contra supuestos responsables de cuerpos «empaquetados»

Hallazgo

Fue en horas de la mañana que pobladores alertaron a la Policía del dantesco hallazgo.  Los testigos describieron la escena como algo verdaderamente «perturbador» de ver, y es que, según sus palabras, los brazos, piernas, dedos y hasta las cabezas yacían en distintos puntos de un área no mayor de 10×10 metros.

Asimismo, lugareños informaron que los restos mortales de las víctimas tenían señales de tortura y hasta indicios de que sus verdugos intentaron incinerarlos.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.