Tecnología- ¿Cómo las palomas tomaban las fotografías aéreas antes?

189
fotografías aéreas palomas
Desde antes de las guerras mundiales, un farmacéutico creó un mecanismo que permitía las fotos aéreas desde la perspectiva de una paloma.

REDACCIÓN. Hoy en día las fotografías tomadas desde muy arriba se ven muy bonitas, con la utilización de un dron que nos permite tener un amplio panorama, pero claramente antes todo era diferente.

Estamos tan acostumbrados a la tecnología de hoy en día que parece algo de los más sencillo. Las imágenes desde grandes alturas son bastante comunes; y, para algunos, son sus preferidas.

Sin embargo, cabe tener en cuenta que antes no era tan fácil. Hace más de un siglo, las fotos aéreas eran un tremendo éxito que no cualquiera podía conseguir; era muy complicado.

Prácticamente desde la creación de la fotografía los expertos han buscado las maneras de obtener imágenes desde el aire. Fue en 1858, Gaspard-Félix Tournachon, un fotógrafo francés, realizó las primeras fotografías aéreas usando un globo.

Después, llegaron otros métodos; tal vez no eran tan efectivos, pero a veces había un buen resultado y era lo que se podía. Por ejemplo, se hacían algunos retratos de ese tipo mediante cometas.

También, en 1897, está el caso de Alfred Nobel (sí, el de los premios) que llegó a hacer fotos aéreas lanzando una cámara desde un cohete.

Lea también: Crean llanta de «bici» que filtra el aire contaminado; ¡doble aporte al ambiente!

La paloma «comelona» que cambió todo

No obstante, un método mucho más peculiar -y vivo- surgió en 1907. Todo sucedió porque a un farmacéutico, Julius Neubronner, se le perdió una paloma, misma que él usaba para entregar medicamentos urgentes. Por mucho tiempo no volvió.

Cuando finalmente regresó el animal, se percató que estaba extrañamente bien alimentada, lo que le causó mucha curiosidad dónde había estado para comer tanto. Por lo que, se le ocurrió desarrollar una cámara para que las palomas tomaran fotos aéreas.

Rompiendo los esquemas de la época

Aquella era una tarea bastante difícil. En pleno 2020, no se ve de tal manera; pues, hay cámaras tan pequeñas que hasta son casi del tamaño de un grano de arroz. Pero, en aquel entonces, eran cámaras grandes, pesadas y demasiado delicadas.

Es así que Neubronner utilizó su ingenio y miniaturizó una cámara de la época utilizando materiales ultra-ligeros que le permitieron que pesase menos de 75 gramos. De esa manera, tenía la garantía que no era demasiado peso para el ave.

Un día, soltó a una paloma a 100 kilómetros de su casa. ¿Y? Sí, funcionó. ¡Capturó sus primeras fotografías aéreas! Eran las primeras desde un animal vivo y, sin duda, algo que se desconocía por completo ene se momento.

Algunas de las fotografías que las palomas de Neubronner lograron captar.

Cabe decir que, para hacer las fotos, usaba un inteligente sistema neumático: una goma hinchada iba soltando el aire poco a poco, y cuando se desinflaba por completo liberaba el obturador y hacía la foto.

Es oportuno decir que era una fotografía completamente al azar. No había posibilidad de decirle a la paloma por qué lugares debía volar o tener un cálculo preciso de cuándo el obturador debía abrirse para sacar una foto digna de un premio.

Mejoró su idea y motivó naciones enteras

Con el tiempo, Neubronner perfeccionó su método. Diseñó mini «camaritas» que podían hacer hasta 15 fotografías. Unas tenían hasta dos lentes para poder tomar fotos con ángulos opuestos. Otras hasta eran en 3D.

Él se hizo famoso con su mecanismo; participó en concursos de fotografía y ferias de tecnología, donde, merecidamente, logró varios premios.

Su invención también interesó a otras personas; verbigracia, llamó la atención de los gobiernos europeos, especialmente en el ámbito militar.

Lo que aquellas autoridades querían era conocer cómo era el territorio enemigo. Por lo que, te damos un dato que tal vez no sabías: tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial, ambos bandos usaron palomas fotógrafas.

En un caso particular, los alemanes y franceses introducían las palomas al territorio enemigo a través de perros, que las transportaban en cestas.

Con el tiempo hasta la CIA llegó a utilizar las palomas. En los 70, desarrolló una cámara con batería que adaptó a palomas espía, mismas que soltó desde un avión. ¡Vaya historia tecnológica!


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn