“No me dejan irme”: Rodolfo Sabillón, el fotógrafo que compartió su lucha contra el COVID

1104
Rodolfo Sabillón lucha contra el COVID
El hondureño compartía con sus familiares, amigos y cercanos su proceso.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. El conocido fotógrafo hondureño Rodolfo Sabillón falleció a raíz de las complicaciones por el COVID-19. Sus sueños se desvanecieron, pues luego de estar semanas luchando contra la enfermedad, no logró sobrevivir.

Sus días iban «normales» en el Hospital Mario Catarino Rivas (HMCR). El profesional compartía por medio de su cuenta de Facebook como avanzaba su proceso.

Lea también: Por COVID-19 muere Rodolfo Sabillón, un querido fotógrafo hondureño

Él decía que esperaba un milagro, sin embargo, poco a poco el virus fue atacando. De tener unos ánimos elevados, Sabillón llegó al punto de publicar que no lo dejaban salir de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde se encontraba.

Su desesperación era evidente, y aunque sus publicaciones eran cambiantes, informaba a sus familiares, amigos y cercanos sobre cómo atravesaba el virus. Al fotógrafo le tocó un camino muy duro, y aunque luchó por vencer la enfermedad, el COVID-19 fue más feroz.

En cada publicación se acompañaba un sentimiento de nostalgia, y en otras no dejaba de solicitar que siempre lo acompañaran con oraciones. Las reacciones y comentarios llegaban al instante, pues el talento que tenía este hondureño engalanaba a las personas.

Rodolfo Sabillón lucha contra el COVID
Al hondureño le encantaba conocer cada rincón de Honduras.

El 29 de enero, Rodolfo Sabillón ya sabía que era portador del virus. Incluso, manifestó en su cuenta que requería ayuda para comprar los medicamentos, pues estaba librando la batalla contra el COVID-19.

«Tengo ya cuatro semanas de no contar con un ingreso fijo y eso me ha dificultado poder comprar los medicamentos, cualquier aporte se les agradecerá», escribió.

Por otro lado, el 31 de enero publicó: «Un día la vez, ocupo me lleven en sus oraciones…».

Fotografía tomada por él.

Después escribió el 3 de febrero en su cuenta de Facebook: «Sigo vivo», pequeñas palabras que generaron enorme alegría en muchos de sus conocidos. Los 232 comentarios le enviaban ánimos, además agradecían a Dios que se estuviese recuperando.

Mientras tanto, horas después explicó que por problemas con su respiración no estaría utilizando su celular. Tres días más tarde, y todo seguía bien, el carisma de Rodolfo estaba intacto, asimismo, sus esperanzas y sus ganas de vencer al virus. El 6 de febrero, compartió las siguientes palabras:

«Sus oraciones me hacen más fuerte, en todo este tiempo no he parado de recibir sus ayudas, feo ver morir personas de tu sala, 4 en 2 días, y que las enfermeras digan que yo soy un milagro. Mi propósito es mayor».
De igual forma, compartió una fotografía donde se muestra una bolsa blanca con su nombre, al lado de ella, unos pañales de adulto que usaba. «Los aleros desde hace 1 semana, que ocupas?  LOS AMO», externó.
Rodolfo Sabillón
Recibió mucha ayuda cuando estuvo hospitalizado.
Esa pequeña palabra era determinante para él, «milagro», y es así como se sentía. El 8 de febrero indicó: «Aleros que siguen pendientes de mi salud, yo sigo interno en la unidad COVID del MCR , esperando que esta semana pueda iniciar a caminar y respirar con normalidad…. QUE NO PAREN».
No obstante, el 11 de febrero todo cambió, la preocupación de muchos se elevó, pues publicó: «No me dejan irme». Luego otra actualización: «Ayuda a salir porfa».
Publicaciones de Rodolfo Sabillón.
En los comentarios algunos usuarios le indicaban que debía tener paciencia, pues los médicos que lo atendían en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Mario Catarino Rivas (HMCR) sabían en que momento le darían el alta. Ese mismo 11 de febrero, Rodolfo Sabillón cambió su foto de perfil en Facebook.
El recuerdo de la fotografía parecía darle ánimos, pues la imagen muestra un sonriente hondureño, con su cámara en mano, a punto de comenzar una gran aventura. No dudó en colocarle un buen pie de foto, y escribió: «Tu reacción cuando trabajas en lo que te gusta».
También, manifestó: «Debido a lo duro del tratamiento, había decidido dejarlo, pero… el cambio ha sido genial. LA LUCHA SIGUE AMIGOS».
En los siguientes días hasta el 15 de febrero, no publicó más, hasta que se confirmó su fallecimiento. El lamento, dolor y consternación comenzó en muchos, pues aseguraban que Sabillón sería un milagro más.
Sin embargo, sus complicaciones con el COVID-19 fueron tan grandes que le arrebataron la vida, los sueños, y las esperanzas. Ahora, los hondureños lo recuerdan como un ejemplo, pues amaba con locura su país.
Cada oportunidad que se presentaba la ocupaba para tomar su mochila, su cámara, subir a la paila de un auto y comenzar su aventura. Sin duda, es un ciudadano que vivirá en el recuerdo de muchos, otro ser humano que trascenderá en los recuerdos de las personas que le amaron, sostuvieron sus cercanos.