32 C
Honduras
miércoles, septiembre 15, 2021

Hidrovacas, represa que “intoxica” el río Motagua y mata peces

GUATEMALA. Desde hace una década Honduras ha recibido miles de toneladas de basura arrastradas por el río Motagua, una problemática que, debido a los paliativos esfuerzos del gobierno chapín, parece no tener final.

Anualmente a Honduras llegan unas 25,500 toneladas de basuras, las cuales generan un gasto de 6,6 millones de lempiras, pues las municipalidades de Omoa, Puerto Cortés, Tela y otras ciudades costeras deben destinar fondos a la limpieza constante de playas para no ahuyentar el turismo.

Y es que el río Motagua, que desemboca en el mar Caribe, es uno de los más contaminados de Guatemala. Esta situación se debe también a su unión directa con el río Las Vacas, un pequeño afluente que transporta las aguas negras de varias ciudades del país y atraviesa el basurero de la zona 3.

río Motagua
Contaminación en río Las Vacas, el cual conecta con el Motagua.

Problema sobre el problema

Según Julio Gonzáles, miembro del Colectivo Madre Selva, quien conversó con TIEMPO Digital, pobladores que viven cerca del Motagua han denunciado “un mal olor que recorre el río”, lo cual sucede varias veces al año en lapsos de tiempo desigual.

La organización ambiental a la que pertenece el entrevistado afirma que, de acuerdo con los vecinos, el fétido olor y la acelerada mortandad de peces desde hace unos 15 años se debe al funcionamiento de la plata hidroeléctrica del río Las Vacas, Hidrovacas, la cual entró en funcionamiento a inicios del nuevo milenio.

Ahora, si bien la hidroeléctrica ha contribuido a disminuir la cantidad de recipientes plásticos que recorren el río Las Vacas, su embalse acumula una gran cantidad de sedimentos que llegan en las aguas servidas de la ciudad de Guatemala, mismos que deben ser liberados en períodos de tiempo irregulares dependiendo de cuando la hidroeléctrica lo requiere, dio a conocer Madre Selva.

Y es que, para su correcto funcionamiento, la represa debe soltar periódicamente los sedimentos que son retenidos en el fondo. Pero, cuando esto sucede, se libera un olor fétido. Según los guatemaltecos, se percibe a lo largo de 200 kilómetros de recorrido del agua y a 2 kilómetros lado y lado del río.

Anguila encontrada en 2018.

Es como “veneno”

Gonzáles reveló que la liberación de los sedimentos acumulados en el embalse provoca un drástico cambio en las propiedades físicas y químicas del río, y eso explicaría la muerte masiva de especies marinas, “porque al salir el sedimento del embalse, no tiene proceso de tratamiento para su purificación”.

En su informe “Cuenca del Río Motagua, situación actual y las causas de su deterioro” el Colectivo Madre Selva asevera que “en febrero del 2002 y enero del 2003, los niveles de contaminación aumentaron drásticamente por las descargas periódicas de los sólidos acumulados en el embalse de la hidroeléctrica río Las Vacas”.

Los expertos del organismo consideran que la purga periódica de los sólidos acumulados en la hidroeléctrica aumenta los niveles de contaminación del río Motagua, afectando principalmente su fauna acuática.

Los habitantes narraron a Madre Selva que, cada año, al inicio de la temporada de lluvias, ocurre un fenómeno conocido como “El Barbasco”. Se trata de la muerte de una gran cantidad de peces. Esto ocurre al cambio de oxígeno en el agua por el incremento de sedimentos durante las primeras grandes lluvias. “Los peces saltan fuera del agua y la gente los agarra para consumirlos”, dijo Gonzáles.

Aunque se hacen limpiezas, las toneladas de desechos no se detienen.

¿Qué especies están en peligro?

El biólogo Roger Flores, de los Cuerpos de Conservación de Omoa (CCO), determinó que son muchas especies que se ven amenazadas con la contaminación: peces, crustáceos, cangrejos y jaibas, aves acuáticas o marino-costeras.

Afirmó que las muertes son por contaminación de residuos tóxico. Contó, además, que las aves ingieren o comen plásticos igual los peces, principalmente micro-plásticos. “Mueren por inanición o hambre, pues al llenar sus estómagos con estos desechos diminutos, no pueden evacuarlos de su sistema digestivo”, explicó.

Por otro lado, manifestó que también se ven afectados ciertos hábitats. Por ejemplo, áreas de manglares cerca del río Motagua, los cuáles están azolvados de residuos. Sobre ello, afirmó que obstruye la vida silvestre y no pueden crecer bien.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido