20 C
Honduras
viernes, julio 30, 2021

Sin árbol, sin pólvora y sin familia: el Covid-19 robó la Navidad de una hondureña en Perú

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Muchos son los hondureños que residen en el extranjero, ya sea por estudio o porque migraron en busca de un mejor futuro, y cuando llegan las fiestas de Navidad y Año Nuevo, sienten nostalgia al no tener cerca a sus seres queridos.

Paola Aguilar es una hondureña que tiene ya algunos años de residir en el extranjero, y en el marco de la pandemia del COVID-19, le ha tocado vivir en países como Estados Unidos, India y actualmente se mudó a Perú. Estas naciones tienen una similitud: el virus ha causado que el estilo de vida o el confinamiento sea más severo que en otras.

Aguilar pasó Navidad junto a sus hijas y esposo en Perú, uno de los países de América Latina más golpeados por el COVID-19.

De igual interés: Nochebuena y Navidad lejos de la familia, dura prueba para varios catrachos

Navidad

En comunicación con TIEMPO Digital, la hondureña contó que la Navidad fue inusual, porque debido a la pandemia, «Es completamente diferente». Comentó que durante la fiesta del 24 de diciembre pasaron encerrados y trataron de realizar las tradiciones de su natal Honduras, pero «no es lo mismo». «Tenía ganas de tamales y gallina india. Habían tamales en el supermercado, pero no es lo mismo», mencionó.

«Mis hijas querían reventar cohetes y querían pólvora», agregó, y ante tal petición, junto a su marido, buscó un negocio donde se vendiera pólvora para quemar durante la celebración de Año Nuevo. «No se escuchó absolutamente nada, ningún tipo de luces, la cuadra bien triste. Da nostalgia, extrañas esa alegría que pasar de la pandemia se vivió en Tegucigalpa«, manifestó.

De igual forma, comentó que no pudieron tener un árbol de Navidad, entonces, les tocó improvisar uno con luces en la pared. «Fue una navidad bien diferente», lamentó.

Familia no pudo ir

Por la situación que se vive en Perú. donde las restricciones son severas, su familia no pudo viajar y estar con ella durante las fiestas decembrinas. La hondureña contó que los planes eran que su mamá, quien vive en Honduras, y sus hermanas, quienes viven en Canadá, viajaran hacia Perú.

«El no estar seguro si los volverás a ver, es triste y da nostalgia. Da mucha nostalgia saber que quizás en aquella fecha  que yo me despedí de ella es la última. Ojalá que no», lamentó.

Su abuela ya tiene 95 años, y cuando hablan por teléfono, ella (abuela), le dice que quizás no se vuelvan a ver. «Si da tristeza no darle un abrazo a media noche y no decirle a la cara que le deseas lo mejor», dijo entre lágrimas.

Entre tanto, a sus les preguntó si iban a las tiendas a comprar sus estrenos, una tradición en Honduras, pero sus niñas le dijeron que no. «Les ha impactado mucho estar lejos de la familia y que no nos podamos reunir. No tenemos fecha tentativa para viajar a Honduras», cerró Paola.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido