Ríos de SPS destruidos por contaminación; Aguas de San Pedro ignora problema

823
contaminación de ríos en San Pedro Sula
La contaminación de los ríos, es un problema sin resolver en San Pedro Sula.

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. La contaminación del agua en los ríos de esta ciudad hondureña se convirtió en un «problema perpetuo», que agobia a muchos pobladores, que piden una solución por el bien de las generaciones presentes y futuras.

Desde la óptica de expertos ambientalistas, fuentes de agua importantes en la ciudad se encuentran sumamente contaminadas con basura, aguas negras y desechos industriales. Si alguien desea realizar un breve recorrido por las riberas, podrá ver la aniquilación de los afluentes y sus especies.

El agua que aún conservan los principales ríos de la ciudad muestra un color gris, y expulsa un olor a basura y a otros cuerpos descompuestos.

Para expertos, la zona más crítica se encuentra debajo del puente Bermejo, eso debido a que cuenta con muy poca agua en su cauce. También, porque está repleto de desechos que son lanzados desde el puente o por los pobladores del bordo.

Otro problema identificado es el aumento de lechuga acuática y otros tipos de maleza que ahogan la vida animal en los ríos. Biólogos consideran que el oxígeno es necesario para que las especies que allí habitan puedan desarrollarse.

Sedimentación

Es necesario mencionar que la sedimentación también afecta las fuentes de agua sampedranas. Los sedimentos son arena, arcilla, limo y otras partículas sueltas del suelo que se depositan en el fondo de una masa de agua. Pueden provenir de la erosión del suelo o de la descomposición de plantas y animales. El viento, el agua y el hielo pueden transportar estas partículas hasta los ríos, lagos y arroyos.

La Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency) considera a los sedimentos como los contaminantes más comunes en ríos, arroyos, lagos y embalses.

Desde la opinión de Rodolfo Pastor, en un artículo de opinión publicado por Diario Tiempo Digital, la contaminación y destrucción del río Blanco se debe a la invasión de personas que se han instalado en la ribera del afluente de agua. No obstante, para Pastor, «la responsable directa de remediar esa situación es Aguas de San Pedro». 

El historiador también expresó: «Pero esa empresa -prepotente en el cobro- nunca se toma en serio su obligación de proteger. Bombea el agua del acuífero sin preocuparse de la contaminación que provoca la destrucción del río, dando la espalda a las obras necesarias, se desgañita defendiendo el manto».

Pastor agregó: «No se puede proteger el manto, sin proteger el río Blanco que agoniza«. 

Otros ríos de San Pedro Sula que presentan problemas de contaminación según denuncias de ciudadanas son: el Río Zapotal y el Río de Piedras.

Tratamiento de aguas residuales

Las aguas negras en San Pedro Sula provocan un daño que alcanza a la región del Valle de Sula, y el tratamiento correcto es un punto clave para el desarrollo del país, según expertos.

Este año, el Congreso Nacional (CN) autorizó que una comisión especial supervise el contrato de Aguas de San Pedro (ASP), específicamente por la falta de tratamiento de aguas residuales.

Según los datos recabados, son al menos tres plantas de tratamiento las que Aguas de San Pedro tiene que construir. Eso, durante los 30 años de concesión, de los que faltan 11. Sin embargo, no existe ninguna.

Problemas recurrentes

Desde hace unos años, Diario Tiempo Digital reportó, específicamente, acerca de la contaminación de las aguas del Río El Sauce, que nacen en el Río Bermejo, al norte de San Pedro Sula.

Hace más de una década atrás, el problema era su poderoso caudal pero con el tiempo, las quejas se enfocaron en su recorrido, uno que arrastra todo a su paso y lleva la contaminación a cada rincón de la capital industrial.

Los vecinos afectados, con sus hogares a orillas del río, se cansaron de exigir soluciones: en más de diez años, el único cambio que vieron son las aguas negras.

Aguas de San Pedro

Este viernes, Diario Tiempo Digital reportó que, Aguas de San Pedro (ASP), empresa de capital italiano a quien se le otorgó en concesión el vital líquido de la ciudad industrial, facturando alrededor de L900 y L1,000 millones anuales, desde el 2002 al 2032, está siendo duramente cuestionada por sus abonados.

¿La razón? ASP está ofreciendo un deficiente servicio, aplica cobros abusivos y brinda una insensible e ingrata respuesta a las solicitudes de alivio de miles de clientes, durante la pandemia del COVID-19.