23 C
Honduras
sábado, octubre 16, 2021

¡No solo en Honduras! Contaminación en Guatemala también afecta Lago de Atitlán

CORTÉS, HONDURAS. La basura de Guatemala es un némesis para las costas hondureñas, que se ven amenazadas día con día, no obstante, toneladas de desechos no solo afectan al territorio catracho, sino al mismo país chapín.

El problema viene desde hace años atrás. Cuando se empezaba a conocer sobre este tema, todos pusieron los ojos en el río Motagua, y sí, en efecto es el principal foco de contaminación, pero la realidad es que, Guatemala tiene un desafío enorme con el tema ambiental.

Lea también – Honduras recibe unas 25,550 toneladas de basura de Guatemala al año

Las playas de Puerto Cortés y Omoa no son las únicas que están siendo consumidas por los desechos. Son «miles de promesas» que han quedado incumplidas por parte del Gobierno de Guatemala, años de pronunciamientos de Honduras, y ninguna solución de los chapines al «verdadero calvario».

Son unas 25,550 toneladas de basura que llegan al año a las costas hondureñas, desde botellas hasta jeringas, las biobardas no son suficientes y mientras el problema se agrava, se ve que los inconvenientes los tienen incluso dentro de su nación.

Asimismo, tratando de «tapar el sol con un dedo», Guatemala anunció un proyecto de reforestación con más de 6 mil árboles, con el objetivo de que, en 20 años estas áreas purifiquen 3 millones de toneladas de oxígeno en beneficio de las futuras generaciones.

Ahora bien, ¿y el problema de la basura? Las autoridades guatemaltecas demuestran su preocupación por conservar el medio ambiente en el país, mientras Honduras continúa siendo inundada por sus desechos y basura.

Y, más ahora, denota el mal manejo que tienen con el tema ambiental dentro de su país, en uno de los sitios más destacados para ellos.

Contaminación en Lago Atitlán

El Lago Atitlán está ubicado en el departamento de Sololá. Este es uno de los atractivos turísticos más visitados en Guatemala y fue nominado para ser una de las siete maravillas del mundo.

A orillas del lago se sitúan los volcanes de Atitlán, Tolimán y San Pedro La Laguna («Los Tres Gigantes»). Sin duda, este es un sitio que presenta un increíble atractivo, pero todo ello está quedándose atrás a raíz de la contaminación.

A partir del año 2017, La Prensa Libre, un medio de Guatemala, señaló que el Lago de Atitlán recibe la basura de todas las comunidades que hay a su alrededor.

En ese momento, Marvin Romero, un científico hídrico explicó que en base a los estudios en el lugar y en la cuenca del manto acuífero se produce un total de 65 mil 504 toneladas de basura al año, sobre todo de desechos sólidos.

«Este problema es por la cantidad de basureros clandestinos en la cuenca del Lago de Atitlán, que no tienen ningún control de parte de las autoridades municipales y ambientales”, refirió en 2017.

Basureros clandestinos

Para el año 2016, tuvieron un registro de mil 126 basureros clandestinos y según varias instituciones que monitorean el afluente, el 87 % de estos contamina directamente las fuentes de agua que surten a las comunidades y especialmente al lago.

Mientras que, para el año 2017, Henry Pérez, delegado del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, externó que se habían localizado 334 basureros clandestinos, mientras que las autoridades que velan por el lago reportaron 650.

En el año 2018, el tema no se dejó de lado, pues la AFP entrevistó a un pescador y lanchero, quien confirmó que la contaminación ha asfixiado por años al Lago de Atitlán.

El río San Francisco en el municipio de Panajachel, 65 km al oeste de la capital, es uno de los dos principales afluentes del lago y descarga sin tregua aguas malolientes arrojadas por las poblaciones asentadas en los alrededores del manto acuático.

Aguas residuales

Según estudios de diferentes organizaciones privadas y públicas, las aguas residuales son la principal causa de la contaminación. Añaden problemas como la basura sólida y los químicos usados en las actividades agrícolas en los 15 poblados mayas kaqchikel, tz’utujil y k’iche’ que rodean el afluente.

El lago de agua dulce ha estado «enviando alarmas de que algo está mal», dijo en 2018 a la AFP, Mónica Orozco, directora del Centro de Estudios Atitlán de la privada Universidad del Valle de Guatemala.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido