26.6 C
San Pedro Sula
miércoles, mayo 18, 2022

Trinidad, SB, también golpeada por Eta, Iota y el Covid-19, se levanta poco a poco

Debes leer

HONDURAS. Pese a que el impacto en el municipio de Trinidad, departamento de Santa Bárbara, no fue tan fuerte como en otros sitios, sus pobladores también sintieron el azote de dos ciclones naturales desde comienzos de Eta hasta el paso de Iota.

Lea también: Incomunicados y sin agua potable: estragos de Iota y Eta continúan en Santa Bárbara

Trinidad, popular por sus tradicionales chimeneas gigantes, tuvo incidencias por las tormentas tropicales, aunque, no tan graves como en el Valle de Sula u otros sectores del país.

Para conocer la situación, antes, durante, y después de Eta e Iota, TIEMPO Digital se contactó con Delmer López, quien, además de ser residente del lugar, es organizador de los eventos que se realizan allí.

López mencionó que Trinidad, desde antes de la llegada de los fenómenos naturales, ha estado viviendo en confinamiento por la emergencia de COVID-19, lo cual, golpeó la economía interna del municipio. Y luego, Eta e Iota dieron el tiro de gracia.

Una de las quebradas del municipio, ubicada en barrio Lempira, se desbordó a causa de las constantes lluvias y, además, dañó parte del puente que es sumamente transitado por los lugareños. Por tanto, la comunidad quedó incomunicada. Aún sigue sin repararse.

Trinidad Eta e Iota
En varias partes hubo caída de árboles.

Vías de comunicación rotas

Posteriormente, cuando ni siquiera el municipio terminaba de evaluar los daños provocados por Eta, casi dos semanas después, llegó Iota, y se llevó lo poco que la tormenta anterior había dejado.

El puente de barrio Lempira colapsó por completo. Los ciudadanos también reportaron problemas en el sistema de aguas residuales y la carretera departamental CA-20 quedó con sólo un carril habilitado.

Por otro lado, algunas zonas se vieron afectadas por la caída de árboles y postes de tendido eléctrico, provocando interrupción de energía hasta por siete días, exactamente en la colonia El Tempisque.

Trinidad Eta e Iota
Poste de tendido eléctrico caído.

Otra de las aldeas que tuvo incidencias por la crecida de ríos fue La Huerta, pues, el afluente que recorre su zona incrementó su nivel, llevándose todo a su paso.

Delmer López agregó que sufrieron daños en infraestructura en algunos barrios de Trinidad, así como deslizamientos en las zonas más rurales. Los afectados fueron los productores de café, a quienes las tormentas les destruyeron sus cultivos.

Trinidad Eta e Iota
Aldea La Huerta, Trinidad, Santa Bárbara.

Pudo ser peor

Asimismo, López comentó que, haciendo una comparación con otros municipios de Santa Bárbara, a Trinidad “no le fue tan mal”, no obstante, sí hizo que aumentara la crisis ya establecida por la pandemia del coronavirus.

Y es que, según él, los casos han ido en aumento, tal como está ocurriendo también en las grandes ciudades San Pedro Sula y Tegucigalpa.

La celebración con chimeneas gigantes será diferente este 2020, ya que no habrá turistas nacionales o extranjeros, pues la aglomeración de personas está prohibida: será virtual.

Como en otras regiones, en este municipio han decidido avanzar poco a poco. Sus residentes no se dejan vencer y cada día se levantan nuevamente. Ni la pandemia ni los huracanes pueden opacar las virtudes de Trinidad.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido