REDACCIÓN. Por estos días Bentley celebra un nuevo hito, el cual llega nada menos que 102 años después de la fundación de la compañía, creada justo tras la Primera Guerra Mundial, el 18 de enero de 1919, en el barrio londinense de Cricklewood, en Inglaterra.

Y es que la marca de la B alada acaba de anunciar que alcanzó los 200.000 vehículos producidos. Una cifra insignificante para una firma generalista, pero sin duda un número muy importante para un “pequeño” fabricante de lujo.

Más allá de la cifra puntual, llama la atención que el 75% de los ejemplares fabricados a lo largo de su historia, se produjeron en los últimos 18 años, acaparando el Continental GT -estrenado en 2003- el 40% del total producido.

Lo más sorprendente de todo, sin embargo, es que de esos 200.000 ejemplares en 102 años, nada menos que 25.000 unidades corresponden al SUV de Bentley, es decir, al Bentayga, que llegó al mercado en 2015. De hecho, el ejemplar conmemorativo número 200.000 es un Bentayga Hybrid.

Actualmente, el Bentayga es el modelo que más vende la compañía, por lo que se prevé que supere las cifras del Continental GT en una década.

Ahora bien, tampoco se piensen que hoy Bentley hace autos como quien hace berlines. Para que se hagan una idea, la firma británica produce a día de hoy, 85 autos por jornada, mientras que Volkswagen, por ejemplo, fabrica nada menos que 3.500 vehículos diarios.

Cómo nace Bentley Motors

Bentley nace en Inglaterra, concretamente Londres. Hay que remontarse a 1919 para dar con el creador, Walter O. Bentleyun aficionado a la modificación de motores y a las carreras de coches, aunque entonces solo fabricaba piezas para el mercado de la aeronáutica en la Primera Guerra Mundial. Su territorio de bautismo: el ferrocarril, y los motores de combustión, en los que creía a ciegas.

1912 es un año clave para Bentley. Justo después del hundimiento del Titanic, la familia del ingeniero reúne suficiente capital para hacerse con DFP, una discreta compañía de importación de coches de carreras. De ahí le viene su primera fama, y es la razón para que el ejército requiera de sus servicios. Bentley empieza fabricando los motores de algunos de los aviones británicos en 1914, durante la Gran Guerra. Dos son los que destacan: el BR1 y el BR2.

Hay una anécdota famosa que implica al jovencísimo Bentley y a un pisapapeles de aluminio en el que se fija durante una visita a su fábrica. Le gustó lo ligero que era el material, y de ahí se conoce que nace su idea para el motor que años más tarde lo convertiría una celebridad en los circuitos del motor y los coches de lujo: el motor de pistones de aluminio, el mismo que usó para el ejército y Sopwith, la marca que los fabricaba para los aviones en las maniobras de la Guerra.

Los años dorados de Bentley

Bentley Motors nace más o menos a la par que los éxitos deportivos del ingeniero y el papel destacado de sus coches en las competiciones más importantes del mundo.

El que conozca un poco la marca, sabrá de la existencia de los Bentley Boys, una cuadrilla de millonarios, playboys, pilotos y aventureros aficionados a los coches que adoran el trabajo de la compañía e invierten en ella toneladas de dinero para que siga compitiendo y desarrollando coches.

Su primer coche, el 3L, bate récords en sus primeras carreras. Lo pilota John Duff en 1922, a 145 km/h y durante dos días seguidos, un récord para la época La fama crece, las carreras y también las plantas de fabricación.

Los coches Bentley se llevan los laureles de Le Mans hasta cinco veces. Frank Clement, otro de los Bentley Boys, lo pilota en el 24. 1929 es un año para recordar: cuatro de sus coches quedan en los primeros puestos de la carrera. No son los únicos circuitos en los que compite con holgura. IndianápolisIsla de ManBrooklands.

Aumento de producción

Ya en 1931, en plena carrera por el aumento de la producción, los motores Bentley y sus modelos de coches sufren el varapalo de una crisis económica. Woolf Barnato (otro de los BB), un comerciante con negocios de diamantes en Sudáfrica, salva la compañía de la quiebra en 1925.

Aun así, la marca fabrica el modelo 4L con un motor de seis cilindros ‘versionado’ hasta los 126CV. La fama de Benley corre tan rápido como los depredadores que andan cerca a la espera de pillar tajada. Rolls Royce entra en la compañía en noviembre de ese año y se hace con la sección de propulsores. Años después, nace el Embiricos, un modelo de coche mítico, el primero de la marca con carrocería aerodinámica.