32 C
Honduras
martes, octubre 26, 2021

Previo al «feriadón», Guatemala manda basura a playas hondureñas

CORTÉS, HONDURAS. El tiempo para actuar por lo menos durante este 2021 ya pasó, pues la primera de las dos oleadas de basura procedente de Guatemala ya comenzó, así lo confirmó a Diario Tiempo uno de los miembros del Cuerpo de Conservación de Omoa, Gustavo Cabrera.

Y es que, pese a la campaña de presión ejercida por este medio de comunicación desde mayo del presente año, no hubo respuesta favorable por parte del Estado chapín y tampoco tomó medidas contundentes el Gobierno hondureño.

Un cálculo hecho por este medio de comunicación, tomando en cuenta datos dispersos dados por las autoridades de MiAmbiente sobre cuánta basura se recoge diariamente en las playas, reveló que son hasta unas 25,550 cada año las que llegan al país. Pero, según Cabrera, si bien la llegada de basura a Omoa y Puerto Cortés es constante, hay dos temporadas del año en donde la problemática se agrava.

Playas de Omoa en la actualidad | Foto del CCO

Dos grandes oleadas al año

«La (oleada) que viene entre julio y septiembre es debido a la zona intertropical de convergencia, o sea, cuando está lloviendo en el sur de Guatemala. Y la que llega entre diciembre y enero es producto de la crecida de los ríos producto de los frentes fríos», dio a conocer Cabrera vía llamada telefónica.

De ese modo, el especialista en temas ambientales dijo que los meses en los que se podía actuar para evitar las oleadas de basura ya pasaron y ahora no queda más que esperar a que llegue el 2022 a ver si las autoridades chapinas dan una solución definitiva a la problemática.

«Guatemala tiene que invertir fuerte, ubicar su botadero en otro lugar» porque en medio del basurero de la zona 3 transita el río Las Vacuas, el cual kilómetros abajo se conecta con el río Motagua. Las biobardas no son la solución a la crisis, dijo.

La mayor parte de la basura es plástico de un solo uso | Foto del CCO

Carrera contra el reloj: playas sucias y el feriado morazánico está cerca

Por otro lado, Gustavo Cabrera evidenció con fotografías recientes que las playas de Omoa están atestadas de basura, algo que preocupa sobremanera al sector turístico, porque el feriado morazánico, donde se espera que miles de hondureños vayan a darse un chapuzón en el mar, ya está cerca.

El asueto empieza el próximo miércoles 6 de octubre a las 12 del mediodía y finalizará el sábado 9 de octubre a las doce meridiano, así lo confirmó el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) a través de un comunicado.

«Las playas están limpiándose pero solo con personas contratadas, unas 30, pero son muy pocas para la cantidad de basura que llega. Ese grupo es muy poco. La temporada del feriado morazánico está cerca. Por eso interesa por lo menos tener aseadas las playas públicas». Sin embargo, a los manglares y lagunas, que son humedales a los que también llega la basura, no se les da prioridad, lamentó Cabrera.

El feriado morazánico está próximo.

Preocupación

Las restricciones que hubo a inicios del 2020 por la pandemia del COVID-19 golpearon fuerte a los empresarios del turismo, y luego de meses duros, prácticamente sin ingresos, dicho rubro espera que el feriado morazánico sirva para levantar los negocios y salir a flote en medio de la crisis sanitaria. Pero hay preocupación, porque es una realidad que la basura de Guatemala ahuyenta a los turistas.

Rosa Brocato, de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (CANATURH), comentó que según estimaciones generales, dicho sector ha llegado a perder hasta un 60 % de ingresos debido a la basura arrastrada por el río Motagua.

Brocato lamentó, además, que dicha situación no solo se lleve de encuentro a los grandes negocios, sino también a las personas que se dedican a, por ejemplo, a la venta de pan de coco, artesanías u ofrecen paseos en lancha a los bañistas, pues, al no haber turistas, no tienen con quiénes hacer comercio.

«El impacto es grande. Los turistas no suelen llegar en esa temporada (cuando hay mucha basura). No le puedo decir cuánto es la pérdida real, pero aproximadamente dejamos de percibir un 60 % de ingresos. Ni un visitante llega a bañar cuando el mar está lleno de basura», cuestionó Brocato. «Por ejemplo, en una semana que podríamos obtener 100 mil lempiras, solo sacamos 40,000», agregó.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido