SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Noviembre del 2020, un mes que sin duda permanecerá perpetuamente en la mente de los hondureños, pues nunca antes en la historia dos huracanes habían golpeado de forma directa al país, afectando a millones de personas.

El primero, Eta, un huracán de categoría 4 que se acercaba a Honduras desde el 1 de noviembre. Meteorólogos y demás especialistas advirtieron con antelación sobre la peligrosidad de dicho fenómeno. Sin embargo, para ese entonces, la mayoría de ciudadanos, incluyendo a las autoridades del país, tenía su mente puesta en el Feriado Morazánico. En cambio, los vecinos El Salvador, Nicaragua y Guatemala ya hacían evacuaciones.

El Gobierno dio luz verde y los tres días de asueto iban a ser una realidad, a pesar de que, al cabo de unos días, Eta estaría sobre territorio nacional, derramando miles de metros cúbicos de agua. Con el «feriadón» de octubre, los líderes gubernamentales pretendían que el rubro del turismo fuese beneficiado, ya que, debido a la pandemia del COVID-19 y restricciones de circulación, muchos locales estaban a punto de quebrar. Otros ya habían cerrado.

A partir de octubre, Honduras canceló los decretos de toque de queda, para que las personas pudiesen vacaciones sin ningún problema a vacaciones. No obstante, Eta llegó y cambió los planes por completo. ¿Hubo exceso de confianza? Por si fuese poco, 12 días después, Iota siguió prácticamente la misma ruta de su predecesor rumbo a la nación cinco estrellas, llevándose consigo lo poco que quedaba.

Dos veces seguidas, el Valle de Sula quedó inundado. Hay colonias del departamento de Cortés que aún tienen frescas las cicatrices de la destrucción. Pero, la naturaleza no da tregua, y para este 2021, los pronósticos no son alentadores.

Hay más de 4 millones de personas afectadas por Eta e Iota, según COPECO.

Los errores cometidos por Honduras

César Quintanilla, hondureño reconocido como un líder mundial de cambio climático, dijo a TIEMPO Digital que Honduras sí cometió errores antes de la llegada de Eta e Iota, aunque, no es algo que ocurre por primera vez.

«Uno de los errores que se cometió fue minimizar la información científica. He visto desde hace más de 20 años que las autoridades cometen el error de minimizar la información científica referente a los huracanes y siempre andan corriendo a última hora o reaccionando después del impacto de los fenómenos», lamentó.

César Quintanilla considera que uno de los más grandes errores que cometió el Gobierno fue no darle prioridad a las advertencias que hacían los especialistas, no prepararse a para la llegada de los huracanes y no ordenar evacuaciones de zonas vulnerables antes de que se inundaran.

La población también

Pero no solo las autoridades del gobierno fallaron, agregó, sino también la ciudadanía, razón por la que varios perdieron prácticamente todos los artículos que tenían en sus casas.

«Del lado de población, el pecado capital es la confianza. Siempre la gente cree que a última hora los fenómenos, por la mano divina, van a cambiar de trayectoria. A menudo me decían ‘ya va a ver que Dios va a desviar ese fenómeno'», agregó.

Quintanilla fue uno de las personas que, antes de Eta e Iota, más advertencias hizo. «Yo les decía que la cantidad de agua era peligrosa. Pero las autoridades y la población se concentraban en los vientos, y cómo ingresarían por Nicaragua, entonces, la gente en la costa norte de Honduras se creía a salvo. Al final fue la más afectada», cerró.

Huracanes 2021 Honduras
La temporada de huracanes arranca el 1 junio de 2021 y finaliza el 30 de noviembre.

COPECO responde: «No se cometieron errores», dice

Para Eta e Iota, la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) estrenaba ministro, Max Gonzáles, quien fue cuestionado por gran parte de la ciudadanía por su pasado como cantante de reguetón y porque reconoció que no tenía conocimientos para gestionar emergencias.

Para conocer la opinión de COPECO sobre lo ocurrido en noviembre pasado, TIEMPO se comunicó con Juan José Reyes, jefe del Sistema de Alerta Temprana (SAT), quien, a diferencia de Quintanilla, comentó que, a su juicio, no se cometieron errores.

«Yo, la verdad, no encuentro algún error que se haya cometido en 2020 con respecto a Alerta Temprana. Las alertas se emitieron en tiempo y forma, de hecho, si comparamos las afectaciones del huracán Mitch con las de Eta e Iota, vemos que en noviembre pasado murieron menos personas, a pesar de que la cantidad de agua fue tres veces mayor», dio a conocer.