Doctor del IHSS antes de morir: “Si ocupan ayuda, pónganme oxígeno portátil”

2757
Doctor Enamorado
Enamorado formó parte del staff de médicos intensivistas que desarrollaron el tratamiento Catracho.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El pasado miércoles 21 de octubre, se informó sobre el fallecimiento del doctor Luis Enamorado, quien poseía una especialidad como internista y una subespecialidad como intensivista.

El galeno ejerció su profesión con amor, entusiasmo, vocación y en pro de los necesitados. Sus compañeros de trabajo mencionaron que su muerte es una irreparable pérdida como persona y profesional.

Cabe mencionar que, antes de su muerte, varios médicos hondureños apelaron a la solidaridad de los ciudadanos para que se pudiera trasladar a Enamorado hacia los Estados Unidos, para que recibiera una mejor asistencia médica.

Sin embargo, no resultó posible y el galeno se sumó a la cifra del personal médico que pierde la vida mientras combate, desde la primera línea, la pandemia por la COVID-19.

Lea también: ¡Por todo lo alto! Rinden homenaje al intensivista Luis Enamorado en SPS

El doctor enamorado dejó huellas

Enamorado laboraba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), y sus compañeros confirmaron que dio todo por sus pacientes. Asimismo, quienes trabajaron con él lo recuerdan con una sonrisa, siempre, sin importar las circunstancias.

En las redes, los compañeros del galeno dejaron múltiples mensajes que muestran claro el vacío que deja, el cariño que le tuvieron y los sentimientos por su partida. Así lo recuerdan:

-Esto es lo que escribió Cris Lily Chávez.

“Gordo, te nos fuiste al cielo… Nuestro gordito Enamorado. ¿Cómo te explicamos que lo que necesitamos ahora es tenerte en rol de guardias, que queremos tomar café y el pan de la tarde, los almuerzos de fin de semana? «¡Coman, coman!» A todo el que llegaba querías alimentar».

«¿Cómo decirte que lo que queremos es escuchar de madrugada esa voz melodiosa cantando música del recuerdo? Ja, ja, ja. Con tu forma ocurrente de cambiar la letra de la canción solo para hacernos reír, o preguntar: ¿Quién viene a guardia? y que digan ‘Chute, viene’. Y escucharte decir: ‘Ahí viene Charitín, la rubia modelando traje de baño'».

Enamorado tuvo tanta vocación y amor por su trabajo, que las personas con las que compartieron labores explicaron que aún estando enfermo de la COVID-19, se preocupó por sus pacientes.

«O cuando aún en esa cama preguntabas por el estado de los demás pacientes ingresados y hasta decías: «Si ocupan ayuda solo pónganme el oxígeno portátil y les ayudo», citó Chávez.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn.