24 C
San Pedro Sula
martes, septiembre 27, 2022

Eta | Día 2: se fortalece de categoría 1 a 4 en solo unas horas

Debes leer

Día 2 de noviembre del 2020, quizás fue, como se dice popularmente, ‘el principio del fin‘ para quienes apenas 72 horas después perderían sus casas, terrenos y otras propiedades debido al huracán Eta.

Para aquél momento, Eta ya era una poderosa tormenta tropical que se acercaba peligrosamente a Nicaragua y Honduras. Pero en un abrir y cerrar de ojos, alcanzó la categoría 4 de huracán mayor, superando la 1, 2 y 3 en apenas un par de horas. Toda la nación corría peligro.

Eta comenzó como depresión tropical el 31 de octubre del 2020. Pero, a las 7:00 de la mañana Eta ya era categoría 1, a las 11:00 A.M. llegó a categoría 2, al mediodía alcanzó la 3 y a las 3:00 de la tarde ya tenía vientos con velocidades de categoría 4.

Eta como huracán categoría 4.

La gente comenzaba a preocuparse, y no era para menos, pues Eta tenía vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora, lo suficientemente veloces como para provocar alto oleaje e inundar las lugares costeros.

De hecho, el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) pronosticó que Eta dejaría fuertes lluvias y la acumulación de agua podría causar inundaciones repentinas “catastróficas y amenazantes a la vida“.

Eta, aún no tocaba tierra y ya hacía estragos

Los pronósticos no eran exagerados. Ese mismo 2 de noviembre, el poderoso huracán comenzó a azotar con fuerza a Honduras, dando apenas un preámbulo de todo lo que vendría después.

El nivel de los ríos iba ascendiendo y las calles de las principales ciudades daban la impresión de estar convirtiéndose en varios más. La cuestión es que era lunes por la tarde, pero varios días atrás, en Honduras no había parado de llover. El domingo, por ejemplo, no dejó de llover ni siquiera un minuto.

Eta se acercaba peligrosamente a Honduras.

Y así fue como, poco a poco, el país comenzaba a sucumbir ante Eta. Por cierto, la pandemia del COVID-19 estaba en repunte y todavía no había vacunas. La capital, Tegucigalpa, ubicada en la zona central del país, y San Pedro Sula, Choloma, La Lima, La Ceiba, Puerto Cortés y Omoa, municipios del norte y atlántico, fueron las primeras ciudades afectadas por Eta.

En Puerto Cortés, particularmente, las corrientes en las carreteras rebalsaron hasta cubrir por completo la playa municipal. En San Pedro Sula, hubo casos de automóviles varados en medio de la vía, pues el agua dañó sus motores, mayormente en la carretera conocida como Salida Vieja a La Lima.

De su lado, la Dirección de Marina Mercante, en Islas de la Bahía, prohibió el zarpe de embarcaciones hacia las áreas de pesca, y además, recomendó a los capitanes buscar refugio para sus tripulaciones.

Expertos ya lo veían venir…

Pese a que comenzaban a notarse que el huracán Eta era muy poderoso, algunos hondureños aún no creían que llegase a ser tan catastrófico con los noticieros informaban. Diario TIEMPO dio una cobertura total al fenómeno, y el 2 de noviembre,  César Quintanilla, experto en cambio climático, advirtió que lo que se venía sería peor que el Mitch y Fifí.

En el caso del huracán Fifí, tuvo un paso rosando la costa norte; el Mitch, su trayectoria era hacia el Golfo de México y no pasó por un frente frío y se quedó gravitando y alcanzó la categoría 5.

Por lo anterior, su impacto en cuanto a vientos solo fue específicamente en Islas de la Bahía y parte de la costa. Posteriormente, ya casi llegando a tormenta, fue que ingresó al territorio y soltó gran cantidad de agua que tenía, ya luego sucedió el impacto que todos conocemos en infraestructura, dio a conocer él.

En conclusión, Quintanilla comentó que no había similitudes entre los huracanes Fifí, Mitch y Eta, ya que este último traía una trayectoria distinta y más peligrosa, por lo que representaba mayor riesgo.

La trayectoria de Eta.

El “feriadón” iba sí o sí

Pero a pesar que de Eta ya era categoría 4, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER) decidió mantener mantener el Feriado Morazánico. El “feriadón” se había programado para la primera semana de noviembre de 2020, justo cuando llegó el huracán.

Lo que sí hizo SINAGER fue emitir alerta roja en cinco departamentos del país: Olancho, Gracias a Dios, Atlántida, Colón e Islas de la Bahía, y lo peor era que se tenía previsto que Eta alcanzara la categoría 5 antes de tocar tierra en Nicaragua. Luego iniciaría su ruta hacia Honduras, aunque con menor intensidad.

¿Señal divina?

Con la “semana morazánica” a la vuelta de la esquina, lo cual representaba una alta posibilidad de repunte de COVID-19, los médicos al frente de la pandemia veían el caos de Eta con otra óptica.

Uno de esos fue el internista Omar Videa, quien manifestó en un medio de comunicación que Eta era una “señal divina”, pues las lluvias frenarían la salida de turistas y, por tanto, no habría exposición al virus.

En otras palabras, según Videa, el huracán era un llamado de atención permitido por Dios para que los hondureños tomaran consciencia de que el COVID-19 continuaba cobrando la vida de miles de personas.

“Creo definitivamente que estas son señales divinas. Son señales para acatar responsabilidades. Se vienen tiempos difíciles para el país, es terrible lo que se nos avecina”, mencionó.

El galeno, además, recordó que solo la pandemia del COVID-19 “nos estaba complicando la vida” y ahora se reviven los momentos catastróficos de hace 22 años con el huracán Mitch.

Huracán Eta, con potencial catastrófico.

¡A cancelar reservaciones y a comprar comida!

El Feriado Morazánico era la oportunidad que cientos de empresarios y trabajadores del turismo habían estado esperando para reponerse de las pérdidas económicas que la pandemia les provocó, pero Eta cortó todas las esperanzas de recuperarse luego de ocho meses de encierro por el COVID-19.

El caótico día 2 de noviembre, el presidente de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (CANATURH), Epaminodas Marinakys, comunicó que muchos turistas estaban cancelando sus reservaciones en hoteles, centros de recreación y demás lugares donde pasarían el asueto.

En contraparte, y de forma simultánea, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) solicitó mediante un comunicado que se eliminase la restricción de dígitos durante la Semana Morazánica para que la población pueda comprar víveres previo al huracán.

Sí, en aquél momento, aún la circulación de personas estaba restringida a dos dígitos por día: le correspondía a la terminación 4 y 5. Pero, la intención del COHEP era que los hondureños pudiesen ir a los mercados y supermercados a abastecerse de provisiones y así resistir la llegada de Eta y todo su paso por territorio nacional.

“Sugerimos a las autoridades de SINAGER que se permita la circulación sin restricción conforme al último dígito de la tarjeta de identidad desde el lunes 2 hasta el domingo 8 de noviembre”, decía el comunicado de COHEP.

El drama aumentaba

A todo esto, mientras las horas transcurrían y Eta se acercaba, en Honduras se veían escenas cada vez más caóticas y desgarradoras. El drama se sentía en el aire, y ojo, el huracán todavía no tocaba tierra.

Por ejemplo, un fuerte oleaje puso a temblar a 300 pasajeros en un ferry con destino a La Ceiba. Cuando el Galaxy Wave estuvo muy cerca de llegar al destino y comenzar a desembarcar, la violencia del mar no se lo permitió. Luego de varios intentos los capitanes decidieron regresar a Roatán.

El ferry de devolvió a Roatán.

Pero en la costa, el joven Denis Guerrero luchaba contra el mar para conseguir piedras y así proteger ‘su casita’ que construyó con madera a la orilla del mar, pero era amenazada por Eta.

“Tengo poca edad, pero sé que tengo que luchar en la vida, aunque (en) la vida me tocó ser pobre, pero sé que luchando saldré adelante y sacaré a mi familia de este lugar”, dijo el esposo y padre de un niño.

Ceibeño en huracán Eta
El ceibeño conmovió en redes sociales.

Por otro lado, un hondureño estuvo a punto de morir luego de ser arrastrado por un río en Tela, Atlántida, el cual había crecido por las lluvias ocasionadas por Eta. El hombre se detuvo en una cuneta, pero aún allí la corriente era fuerte, de modo que lo sacaron usando una cuerda y también maquinaria pesada.

Poco a poco, el panorama comenzaba a ser más sombrío, y a pesar de que en Honduras ya se sentían los embates de Eta, lo peor estaba por llegar.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido