29.5 C
San Pedro Sula
martes, mayo 30, 2023

Joven Chary Martínez pide apoyo para realizar trasplante de riñón

Debes leer

Tegucigalpa, Honduras.- Chary Ricardo Martínez, un joven de solo 27 años de edad, enfrenta el reto más grande de su vida. Hace año y medio lo diagnosticaron con insuficiencia renal crónica tipo 5, una enfermedad en etapa terminal que lo obliga a realizarse un trasplante de riñón.

El dictamen médico fue devastador para él, convirtiéndose en el punto de partida de un súbito cambio en su vida.

Sin embargo, lejos de caer en depresión, no se dejó vencer y ha hecho todo lo posible por vencer esta difícil enfermedad. Es por ello que apela a la solidaridad de los hondureños para poder salir de su situación.

Necesita un trasplante de riñón 

Martínez debió someterse a diferentes tratamientos. Uno de ellos es la hemodiálisis, procedimiento que consiste en la filtración de las toxinas y el agua de la sangre, función que cumplirían los riñones.

Tres veces a la semana -y por cuatro horas- recibe el apoyo de la máquina de hemodiálisis, pero los doctores le advirtieron que eso no bastaría.

“Me dijeron que debo recibir un trasplante de riñón lo antes posible”, confesó el joven en entrevista a este diario.

Añadió que la operación es obligatoria porque, aunque las sesiones de hemodiálisis pueden mantenerlo con vida, le dejarían otras graves consecuencias de salud a mediano y largo plazo.

Es así que decidió crear una campaña digital con dos propósitos: uno, recaudar fondos para sus tratamientos actuales, y el otro, encontrar un donador para el trasplante de riñón.

Chary Ricardo Martínez
El joven lleva más de un año luchado contra su enfermad.

Temor a los doctores  

Recibir la noticia sobre un padecimiento terminal podría quebrantar a cualquier paciente, pero Martínez asegura que, pese a que no es fácil, tampoco es imposible salir adelante.

«Ha sido una noticia impactante y más porque yo desconocía mi enfermedad», expresó. Apuntó que gracias a esta situación se ha dado cuenta lo importante que es la prevención en temas de salud.

«Muchas personas -y me incluyo- le tenemos miedo a los doctores y dejamos pasar el tiempo y por eso no detectamos las enfermedades a tiempo… y eso pasó conmigo«, dijo.

Además, externó que descubrió que es hipertenso (patología que no sabía que tenía porque no presentó síntomas) y eso fue una causa originaria para que sus riñones dejaran de funcionar.

Fue muy difícil porque pasé de tener una vida normal como cualquier joven con sueños y metas a estar prácticamente atado a una maquina casi día de por medio”, lamentó.

Chary Ricardo Martínez
Hay varias formas para apoyar al joven originario de Cortés.

Todo comenzó con unos simples vómitos

Hace más de un año, Chary comenzó a tener malestares estomacales y dolores de cabeza, pero no se preocupó porque pensó que quizá solo era una indisposición pasajera por la ingesta de algún alimento.

Pasaron los días y los dolores seguían; no importaba el medicamento que usara, nada quitaba el malestar.

Transcurridos unos cuatro días, la familia de Chary decidió llevarlo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) en San Pedro Sula para un chequeo.

Los doctores examinaron al joven y fue cuando las malas noticias se hicieron presentes. Unas cuantas palabras serían suficientes para cambiarle la vida para siempre.

Los médicos le explicaron que sus malestares se debían a que sus riñones solo estaban funcionando en un 2%.

De acuerdo al relato de Chary, necesitó un total de seis meses para entender qué pasaba con su cuerpo y que su vida ya no sería la misma.

Costos del trasplante

Asimismo, expuso que cirugías como la que él requiere conllevan no solo la identificación de un donante, sino de más de un millón de dólares para costearlas, incluyendo los cuidados postoperatorios.

«Tengo que hacerme exámenes de compatibilidad con los donantes y cada examen ronda los 80 mil lempiras y a eso se suman los gastos hospitalarios, porque son dos cirugías en una, la primera para sacar el riñón del donante y la otra para traspasármelo a mí», explicó.

Por ese lado, enfatizó que la operación debe ser en el país, ya que en el extranjero el costo podría llegar a ser hasta el doble.

Chary indicó que su panorama no es fácil, pero sabe que con el apoyo de Dios, de su familia y la de la población puede vencer cualquier problema, por más grande que sea.

«Le doy gracias a Dios que todavía me mantiene con vida y es quien me da la fortaleza para levantarme cada día. También le agradezco a mi familia, a mi madre y a mi esposa porque ellos son pilares en este proceso y son ellos los que no me dejan solo», exclamó.

CRMR
El joven espera poder vencer su enfermedad y seguir adelante.

Anhela y avizora una vida sin preocuparse por condiciones médicas 

Al ser consultado sobre qué planes tiene si logra vencer sus problemas de salud, Chary dijo que tiene muchos proyectos para su vida.

«Lo que más quiero es tener salud, porque la salud no tiene precio, es un tesoro invaluable, deseo ya no ir a diálisis, porque es algo muy agotador. Quiero trabajar, compartir mi vida con mi esposa y muchas cosas que se que con Dios lo podré lograr», afirmó.

Martínez concluyó clamando nuevamente por la solidaridad de la población hondureña.

“Yo les digo a todas las personas que se pongan la mano en el corazón. Soy un joven con 27 años con muchas metas por delante y les imploro que me den una segunda oportunidad de vida con un granito de arena, con un poquito que me puedan aportar para mi será de  muchísima ayuda y sé que juntos lograremos la meta”, finalizó.

Si usted desea colaborar con Chary Ricardo Martínez Ramos, puede comunicarse con él al número telefónico: 8845-8258.

También puede apoyarlo mediante las siguientes cuentas bancarias:

Cuenta de Banco Atlántida

Nombre: Chary Ricardo Martínez Ramos

Número de cuenta: 2020067755


Cuenta de BAC Credomatic  

Nombre: Jessy Nicole Zambrano López (esposa)

Número de cuenta: 744254591

Estás a un paso de recibir nuestro PDF Gratis

Última Hora

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido