24 C
Honduras
domingo, septiembre 19, 2021

Contagio de COVID-19 puede provocar alteraciones en los riñones

La infección por el coronavirus no solo afecta a los pulmones de los afectados. Algunos también padecen problemas en sus riñones. Se conocieron los resultados del mayor estudio sobre los riñones de pacientes que sobrevivieron a la infección aguda con el coronavirus en los Estados Unidos.

Se encontró que, después de que los pacientes se recuperan de la infección inicial, los problemas renales pueden durar meses. Además, en algunos pacientes las secuelas pueden originar una reducción significativa de la función renal.

El estudio fue publicado en la revista Journal of the American Society of Nephrology. Se observó que cuanto más enfermos estuvieron los pacientes al principio de la infección, más probable era que sufrieran un daño renal prolongado. Incluso se encontró que las personas que contraen el virus, pero presentan una infección menos grave, podrían ser vulnerables al problema de daño en los riñones.

Consultado por Infobae, el presidente de la Sociedad Argentina de Nefrología, el doctor Guillermo Rosa Diez, consideró que el estudio realizado en los Estados Unidos “es importante”, porque aporta algo que muchos médicos sospechaban al atender pacientes con COVID-19. “Se sospechaba que los pacientes con COVID-19, que desarrollan una insuficiencia renal aguda, podían después pasar a tener una insuficiencia renal crónica. El trabajo publicado contribuye con evidencia científica”, afirmó Rosa Diez.

Cifras del coronavirus en el mundo.

Cifras del coronavirus en Honduras.

Otra nota que le puede interesar: ¿Cuál es el riesgo de morir por COVID para los no vacunados?

Función de los riñones

Dentro del cuerpo humano, los riñones cumplen la función de eliminar las toxinas y el exceso de líquido de la sangre, ayudan a mantener una presión arterial saludable y regulan el equilibrio de electrolitos y de otras sustancias importantes. Cuando los riñones no funcionan bien, los líquidos se acumulan y provocan inflamación, presión sanguínea alta, debilidad en los huesos y otros problemas.

Tiene impacto en otros órganos: el corazón, los pulmones, el sistema nervioso central y el sistema inmunitario puede sufrir un deterioro. En la etapa terminal de la insuficiencia renal, quizás se necesite la diálisis o un trasplante de riñón. Es una enfermedad que puede provocar la muerte.

El nuevo estudio se basó en los registros de los pacientes del sistema de salud del Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos. Analizó la información de 89.216 personas que tuvieron COVID-19 entre el 1 de marzo de 2020 y el 15 de marzo de 2021, así como la información de 1.637.467 personas que no tuvieron la infección.

Entre uno y seis meses después de haberse infectado, los sobrevivientes del COVID-19 tuvieron aproximadamente un 35 por ciento más de probabilidades de tener un daño renal o un deterioro considerable en la función renal que quienes no tuvieron COVID-19, según informó Ziyad Al-Aly, director del servicio de investigación y desarrollo en el Sistema de Atención a la Salud de Saint Louis, del Departamento de Asuntos de los Veteranos, y coautor del trabajo.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido