Kenia: reciclan excremento humano para hacer alimentos de alta calidad para animales

1814
reciclan excremento humano
Se promocionan como una alternativa más ecológica a los alimentos tradicionales como la soja, cuyo cultivo puede conducir a la deforestación y al uso excesivo de productos químicos agrícolas.

NAIROBI, KENIA. Los pollos del granjero keniano Victor Kyalo han duplicado el número de huevos que ponen; la razón, excremento humano.

Los está alimentando con productos orgánicos de una empresa de reciclaje con sede en Nairobi. Sanergy recoge los residuos de los inodoros que opera en una red en los suburbios y los alimenta con larvas de moscas, que se convierten en alimento de alta calidad para animales.

Kyalo dijo que sus clientes han notado la diferencia en las últimas tres semanas, yemas más amarillas y huevos más grandes.

«Antes recibíamos como cinco bandejas (de huevos) al día; pero ahora recibimos 10», relató.

«Es perfecto para mí», comentó.

Mientras el mundo busca sustentar a 10 mil millones de bocas para el año 2050, las compañías que cosechan insectos, ya sea para consumo humano o como alimento para animales, están creciendo.

Además, se promocionan como una alternativa más ecológica a los alimentos tradicionales como la soja, cuyo cultivo puede conducir a la deforestación y al uso excesivo de productos químicos agrícolas.

Lea también: Las estrategias de Bukele para atacar los grupos criminales en El Salvador

Futuro próspero para el mercado

El gigante de la comida rápida McDonald’s y el grupo agrícola estadounidense Cargill Inc se encuentran entre muchas grandes compañías que estudian el uso de insectos para el mantenimiento de pollos. Con el objetivo de reducir la dependencia de la proteína de soja en el negocio de la comida para animales, que mueve 400 mil millones de dólares al año.

Para 2023, el mercado mundial de insectos comestibles podría triplicarse a mil 200 millones de dólares con respecto a los niveles actuales, según dijo el año pasado la empresa de investigación de mercado Meticulous Research.

En países en desarrollo como Kenia el Banco Mundial dice que casi dos tercios de los habitantes de las ciudades viven en barrios marginales. Sin embargo, la alimentación de las larvas de mosca podría resolver tanto los problemas de saneamiento como los de nutrición.

No obstante, las heces de más de dos tercios de los habitantes de Nairobi no son tratadas porque no hay suficientes retretes. Muchos otros no son limpiados regularmente, según la empresa Nairobi City Water and Sewerage Company.

Durante las lluvias, a menudo se desbordan, contaminando las vías fluviales locales. Eso puede causar enfermedades entre los trabajadores. Los días de baja ralentizan la economía de Kenia, de acuerdo a el Ministerio de Salud.