Las estrategias de Bukele para atacar los grupos criminales en El Salvador

290
plan de seguridad de El Salvador
En un discurso público, en la Casa Presidencial, el mandatario informó que su plan tiene tres aristas.

EL SALVADOR. El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, presentó este martes su Plan de Seguridad para contrarrestar el crimen organizado en el país centroamericano.

En un discurso público, en la Casa Presidencial, el mandatario informó que su plan tiene tres aristas: control carcelaria, atacar las finanzas de las pandillas y fortalecer a los cuerpos de seguridad salvadoreños.

Lea también: Sin planes ni recursos: Guatemala, el nuevo lugar para solicitantes de asilo

Control de las cárceles

En las penitenciarías, el gobernante propuso comenzar con «descabezar la comunicación», es decir, cortar con las transferencia de mensajes que se realizan desde las cárceles al exterior de estas.

Según Bukele, «reportes de Inteligencia» indican que «el 80 % de las órdenes de homicidios y extorsiones» salen de los centros penales.

«Las compañías telefónicas no están haciendo su labor real de bloquear la señal. Así que le hemos instruido al superintendente de Electricidad y Telecomunicaciones que se reúna con las empresas y que las obligue a cumplir con su responsabilidad de bloquear la señal», agregó.

También, dijo que habrá una depuración de custodios de la Dirección General de Centros Penales (DGCP). «Algunos están haciendo un excelente trabajo; pero otros han sido premiados por la corrupción», argumentó, en referencia a los policías de custodia.

Asimismo, señaló que en las tiendas que están dentro de las cárceles solo se permitirá el uso de dinero electrónico.

«Lo que queremos es que el dinero en efectivo no tenga ningún valor en los centros penales. Por lo tanto, podemos controlar todas las transacciones […] Por eso implementaremos la digitalización del dinero», expresó el presidente, aunque no ofreció mayor explicación sobre cómo se implementará esta medida.

Las finanzas 

Bukele informó que habrá un mayor control territorial, con efectivos de la Policía Nacional Civil (PNC) y de las Fuerzas Armadas. principalmente en los lugares donde las maras recogen más dinero.

«El financiamiento de las pandillas en un 80 % proviene de la extorsión, y la extorsión se hace a los negocios», declaró. Asimismo, explicó que la mayoría de esos locales extorsionados están en los centros históricos de varias ciudades y municipios. Lugares como en San Salvador, Mejicanos, Apopa, Soyapango, San Miguel, Santa Ana y Santa Tecla.

«Lo que queremos es que las pandillas ya no tengan ingresos de efectivo. Entonces va a ser difícil sostener sus estructuras sin dinero», añadió.

Fortalecer a los cuerpos de seguridad

Durante la presentación, Bukele anunció que pedirá a la Asamblea Legislativa (el Parlamento) la aprobación de 15 millones de dólares, como recursos adicionales. Los que serán destinados para «alimentación, combustible y municiones» de los efectivos de la PNC.

Por lo pronto, informó que como parte del reforzamiento de este cuerpo de seguridad El Salvador recibió 350 patrullas donadas por la fundación Howard Buffet.

Puntos sin discutir

Sin embargo, el presidente salvadoreño no mencionó algunos de los temas planteados en su Plan de Gobierno (presentado durante la campaña electoral) en materia de seguridad.

Puntos importantes como el mejoramiento de las «condiciones de habitabilidad de los recintos penales existentes en el país» y el fortalecimiento de «los mecanismos de supervisión de las condiciones carcelarias», no fueron mencionados. Tampoco la prevención, reinserción y rehabilitación de privados de libertad y población en riesgo.

Según la base de datos de World Prison Brief, en marzo de este año la población carcelaria de El Salvador alcanzaba las 39.807 personas (618 por cada 100.000 habitantes). Pese a que el sistema penitenciario del país tiene una capacidad oficial para 18.051 reclusos.

La cifra no incluye a más de 5.500 que se encontraban en celdas de detención de la policía.

Con esos datos, El Salvador es el país con más presos del denominado Triángulo Norte de Centroamérica.

Guatemala tiene una población carcelaria de 24.990 personas, a mayo de este año, con 142 presos por cada 100.000 habitantes. Mientras, los encarcelados en hondureños son 20.506 (a septiembre de 2018), 229 por cada 100.000 ciudadanos.