Olancho: ¡Perdió la cordura! Atado de pies manos vive hondureño tras caer preso

917
atado de pies y manos Olancho
El joven estuvo recluido durante un año en una prisión de Choluteca.

OLANCHO, HONDURAS.  Una cadena ata a un árbol los pies de Eduardo Rufino Godoy, cuyas extremidades superiores están en la misma condición, pero atadas entre sí. La escena es desgarradora, pero es la forma de vida del joven originario de Catacamas, Olancho, quien perdió la lucidez y adoptó comportamiento agresivo, desde que estuvo en una prisión de Choluteca, según relató Rosa Godoy, madre del afectado.

«Desde que salió del presidio empezó a descontrolarse. Desconocía a la gente, no hablaba, no comía, tenía los pies hinchados y no podía acostarse», dijo doña Rosa en declaraciones a un medio local.

La desesperada madre detalló que Eduardo salía corriendo hacia la calle y agredía a los pobladores, razón por la cual decidió atarlo de pies y manos.

«Él se pone agresivo cuando anda suelto, sale corriendo para la calle y puede golpear a la gente. A mí no me ha golpeado, pero a veces intenta hacerlo», aseguró la entrevistada al tiempo que indicó que el joven duerme afuera de la casa.

Consultada sobre el móvil que lo llevó a guardar prisión, doña Rosa aseguró que desconoce la razón. «No sé por qué lo agarraron y confundieron, pero estuvo un año preso en Choluteca», dijo.

Lea también: Matan a expaciente psiquiátrico frente a su casa en la colonia Las Palmas 

Psiquiátrico le negó ayuda

La madre de Eduardo dijo que lo llevó «a donde una señora» para que le ayudara a controlar el comportamiento de su hijo. «Ella me dio un tratamiento y se lo estoy dando«, agregó.

Pero doña Rosa expresó su intención de querer internar a su hijo para que pueda recibir atención médica profesional. Sin embargo, indicó que le negaron atención en el Hospital Psiquiátrico Mario Mendoza.

«Yo lo que quisiera es internarlo. Al Mario Mendoza lo llevé, pero no lo quisieron agarrar», manifestó.

Por su parte, Orlin Ortíz, vecino de la familia afectada, externó su preocupación por la falta de recursos que hay en la comunidad para poder ayudar a doña Rosa.

«Nosotros como comunidad nunca hemos visto un caso como él y conmueve en gran manera porque está atado de pies y mano y no podemos ni ayudarle en lo económico porque no tenemos y da más pesar cuando se abocan a nosotros como dirigentes de la comunidad, pero lo único que se nos ocurrió en recurrir a medios de comunicación», contó.

El joven ya muestra afecciones en sus muñecas provocadas por las cadenas que lo mantienen maniatado.

La familia Godoy solicitó apoyo de la población hondureña y para comunicarse con ellos, puede hacerlo a través del número +504 9598-2069.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0