LA ENTREVISTA | Allan Paul: «Tuve infancia dura, pero de gran aprendizaje»

1311
La entrevista Allan Paul
Allan Paul asegura que la mujer que lo motive a salir adelante, se ganará su corazón.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Una persona sencilla, con sueños, metas y que siempre da lo mejor de sí, así de describe el talentoso hondureño Allan Paul Carranza, una de las voces más populares en los medios de comunicación a nivel nacional y cuyo talento vocal, lo llevó a convertirse en un reconocido presentador de un canal local.

Pese a que Allan es un talento joven, ya cuenta con una amplia trayectoria en el mundo de los medios de comunicación, especialmente en la radio. Desde que tenía 14 años, inició laborando en una estación radial de su natal El Paraíso, y con el paso de los años logró ser parte del staff de una importante emisora del grupo Emisoras Unidas en Tegucigalpa.

Allan asegura que su infancia no fue nada fácil, debido a que, desde muy pequeño se introdujo en el mundo laboral, asimismo, tenía cuatro hermanos más, por los que su madre debía ver, razón por la cual, las comodidades no fueron parte de su niñez.

Ese y más detalles personales, narró Allan Paul durante una entrevista exclusiva con TIEMPO Digital. Además, reveló una de sus más grandes locuras que involucra a una compañera de trabajo en Hable Como Habla (HCH). Lea a continuación la entrevista completa.

Lea también: LA ENTREVISTA| Dr Samuel Santos: Fui un niño inquieto, me le escapaba a mi mamá 

¿Quién es Allan Paul?

Soy una persona sencilla, que tiene muchos sueños, objetivos y metas que busca siempre dar lo mejor de sí. Una persona real

¿Era aplicado en la escuela?

No mucho, pero siempre me gustó el estudio.

¿Cómo llegó a los medios de comunicación?

Llegué desde los 14 años en una radio juvenil, en mi departamento, El Paraíso. A los 17 años pasé a una radio en Danlí; a los 19 a la radio XY 90.5 en Tegucigalpa, después a convertirme en la voz de Rock and Pop y de muchas marcas, y actualmente laboro para HCH.

Luego de estar en radio ¿qué lo motivó para estar en la televisión?

He ido cerrando ciclos en mi vida, primero como locutor de radio. Casi no me gustaba la televisión y cuando empecé a hacerlo ¡me encantó! es una experiencia muy bonita, aunque sí es más trabajo. Eduardo Maldonado me dijo que tenía que hacer televisión y periodismo, él fue la persona que más me motivó para entrar al mundo televisivo y periodístico.

Allan Paul, actualmente labora como presentador en HCH.

¿Cuál es la mayor locura que ha hecho?

Una de las mayores locuras que hice, fue besar a mi compañera de trabajo en un concierto, hablo de Mariel Arteaga. Esto fue en un festival de la capital.

¿Cómo es Allan Paul en el ámbito familiar?

Amo a mi familia, mis hermanos y los extraño porque casi de 17 años que me vine a Tegucigalpa y al no tener su presencia a diario, me hace sentir mal, porque yo soy muy apegado con mi familia, dependo de ellos, es decir, de su apoyo moral, psicológico y espiritual.

¿Qué lo hace enojar?

Me enojo conmigo mismo cuando me propongo metas y no las cumplo, eso me hace enfadarme conmigo mismo.

¿Cuál es su mayor defecto?

En las nuevas generaciones, tal vez sería una virtud, pero para mí es muy complicado: soy muy apegado a las personas y eso se ha convertido en un defecto y la gente, normalmente, no valora eso.

¿Le gusta bailar?

Al principio no, pero tomé unos cursos de baile con un amigo que se llama Alfredo. Él me enseñó a bailar para perfeccionarme en los carnavales y eventos a los que asisto.

¿Tiene algún vicio?

Sí, de vez en cuando, me tomó un par de copitas y fumo cuando estoy muy estresado.

¿Cómo fue su infancia?

No fue tan fácil, me tocó trabajar duro para poder llegar a donde estoy. Mi infancia fue bastante complicada, porque somos cinco hermanos, entonces, mi pobre madre tenía que luchar fuertemente para sacarnos adelante. Entonces, de pequeño mi madre me enseñó a trabajar, fue una infancia dura, pero de gran aprendizaje.

¿Tuvo los tres tiempos de comida?

No, me vine muy joven a Tegucigalpa, cuando uno empieza a trabajar, lo hace de gratis y ahí se aguanta hambre y eso lo hace que solo coma una vez por mucho dos, pero no tuve los tres tiempos de comida.