Crisis migratoria en el Sur: Conozca quiénes hicieron cambiar de opinión a Trump

98
El cambio de opinión de Trump y la crisis de las familias migrantes.

WASHINGTON. -Ningún gobernante de los países del Triángulo Norte influyeron o intercedieron para el cambio de dirección del presidente de EU, Donald Trump, sobre las familias inmigrantes detenidas en la frontera Sur.

Así lo ha establecido un cable periodístico de la agencia de noticias Reuters, que ha dejado claro qué hizo cambiar de opinión al presidente Donald Trump.

El abrupto cambio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto a la crisis de inmigración se debió a la presión de miembros cercanos de su familia, amigos y legisladores que lo instaron a abandonar una política dura y profundamente impopular, dijo Reuters.

El gobierno de Trump permitió el acceso de periodistas al  centro de detención Casa Padre en Brownsville (Texas)

Tan recientemente como el lunes, Trump prometió seguir una política que llevó a la separación de las familias que cruzaban ilegalmente a Estados Unidos desde México, indica Reuters en un despacho noticioso.

Reuters citó que el presidente Trump trató de culpar a los demócratas, argumentando que no habían trabajado con los republicanos. También los acusó de querer que los inmigrantes ilegales «inunden e infesten a nuestro país».

«Estados Unidos no será un campamento de inmigrantes. No seremos un centro para recibir refugiados», dijo el lunes.

Reuters contó que la presión dentro de su círculo íntimo fue intensa. Especialmente de su esposa, Melania Trump, y su hija mayor, Ivanka Trump. Finalmente fue persuadido para que se retractara, dijeron fuentes familiarizadas con el tema.

En privado, Trump entendió que enfrentaba un gran problema político y era muy consciente de la cobertura negativa en los medios de los EE.UU. Vio la televisión a veces en el pequeño comedor contiguo a la Oficina Oval, dijo una fuente cercana a él, describió Reuters.

Melania e Ivanka Trump le dijeron en conversaciones privadas que tenía un problema. El debía abordar, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Las imágenes de la frontera dominaron la cobertura de los medios de EE.UU. Entonces, Melania volvió a hablar con su marido y le dio a entender que la medida no estaba funcionando bien, explicó el funcionario a Reuters.

El centro de detención. Casa Padre en Brownsville (Texas).

Trump decidió buscar una solución el martes por la noche. El miércoles por la mañana, en respuesta a «la creciente protesta de los medios», dijo un funcionario de alto rango de la Casa Blanca, reunió en la Oficina Oval a los principales asesores de la Casa Blanca. Entre ellos la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, para discutir el problema y decirles que quería que se resolviera.

Reuters en su nota aseguró que el funcionario dijo que el mensaje que Trump transmitió a los asesores en la reunión fue: «arréglenlo. Busquemos una forma de arreglar esto hasta que podamos obtener (el apoyo de) el Congreso. Vamos a trabajar con ellos y resolverlo», dijo el funcionario al describir el mensaje de Trump.

Y así fue. El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó el miércoles una orden ejecutiva para detener la separación de los niños inmigrantes de sus padres cuando estos son detenidos en la frontera sur, una política que ha generado críticas en todo el mundo.

LA FIRMA

Trump rubricó el documento. Ahora permitirá que los niños que cruzan la frontera sur junto a sus padres indocumentados se queden con ellos. Esto en centros de detención de inmigrantes durante un tiempo.

«No me gustó ver a las familias separadas», dijo el presidente en la ceremonia de firma del decreto.

Por la noche, en un evento en Minnesota, el presidente Trump reiteró a sus allegados. Con la firma de la orden ejecutiva “vamos a mantener a las familias juntas. Eso si,  la frontera va a ser tan dura como ha sido”.

Asimismo, señaló a los demócratas de querer “abrir las fronteras” de Estados Unidos.

Para el miércoles, cuando Trump había cambiado de opinión, se escucharon unas tibias protestas de los países de Centroamérica.

México plantó cara a Trump al calificar de «inhumana y cruel» las medidas y lo hizo a través del Ministerio de Relaciones Exteriores. Por su parte Honduras pidió un cambio.  Calificó de situación «alarmante» y dijo que contra quien hay que luchar es contra los «traficantes y tratantes de personas».

Trumpo y su política de Cero Tolerancia

La separación de familias de inmigrantes en la frontera de Estados Unidos con México, llamada «tolerancia cero», provocó un rechazo unánime dentro y fuera de Estados Unidos y situaba al presidente de EU en uno de los momentos más complicados desde su llegada a la Casa Blanca, hace año y medio.