CORTÉS, HONDURAS. Estando en la primera línea de combate al Covid-19, un mínimo error es lo que divide la delgada línea entre continuar sano y contagiarse, vida o muerte.

En las últimas 24 horas, dos galenas fallecieron a causa del virus: Carlene Hurst y Fidelia Andonie. Y hasta la fecha, son siete los médicos que han muerto en Honduras por Covid-19.

Aquí varias notas relacionadas:

Covid-19: ¿Qué fue lo que falló en las medidas de protección?

En ese sentido, el presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en San Pedro SulaCarlos Umaña, conversó durante la transmisión del noticiero TN5 Estelar, sobre los errores que, tal vez, provocaron que sus colegas se contagiaran.

«El problema es que estamos sometidos todos los días a una carga de trabajo impresionante. Llegan pacientes con una carga viral elevada, son pacientes que están tosiendo y con dificultad respiratoria, y cuando uno se acerca, el traje queda contaminado«, manifestó Umaña.

«El traje queda contaminado», esa es la frase clave que mencionó Umaña, pues, según continuó diciendo, la etapa más crítica de una jornada de trabajo es quitarse el equipo de protección.

«El error y la desconcentración es cuando se está quitando el traje, o cuando uno tiene una necesidad como, por ejemplo, tomar agua, y ese es el momento», agregó. Por esa razón es que, cuando un miembro del personal de salud está realizando dicha acción, alguien más le ayude y asista a hacerlo correctamente.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre el COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo.