TGU: homenajean a militares abatidos en rescate de «El Porkys»

154
militares
Después de realizar el homenaje, actos fúnebres y misa, los cuerpos de los militares regresarían al departamento de El Paraíso, lugar del que ambos eran originarios para realizar la cristiana sepultura.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. En horas del mediodía de este viernes 14 de febrero de 2020, llegaron desde El Progreso, Yoro, hacia la ciudad de Tegucigalpa, los cuerpos de los dos policías militares abatidos a disparos ayer luego del rescate de Alexander Mendoza, alias «El Porkys».

Por medio de una aeronave de las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA), trasladaron hasta Tegucigalpa los cuerpos de ambos oficiales, quienes iban dentro de sus respectivos ataúdes.

La aeronave aterrizó en la base Hernán Acosta Mejía, donde varios oficiales de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) esperaban para bajar los féretros y subiros a los vehículos fúnebres de San Miguel Arcángel.

De esa forma, una caravana formada por el primer, quinto y séptimo batallón de la PMOP, acompañaron los carros fúnebres. Así, se les trasladó a la base de a PMOP, donde se realizó un homenaje a las victimas y luego una misa de acción de gracias.

Los cuerpos correspondían al Sargento Raso Wilmer Antonio Pozo Rodríguez, de 29 años de edad, asignado. El segundo era Rony Mauricio Rodríguez Osorto, de 29 años de edad. Ambos agentes formaban parte del 5to. Batallón de la PM en Tegucigalpa.

Lea también: Trasladan a TGU los cuerpos de policías militares abatidos en rescate al «Porkys»

Familiares, compañeros y jefes castrenses despidieron a los militares de PMOP

A la ceremonia de velorio de los militares, llegaron familiares dolientes de los uniformados y varios jefes castrenses, entre ellos el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas (FFAA) Tito Livio Moreno Coello. 

En la capilla del complejo de la PMOP, los familiares de los fallecidos y miembros castrenses dieron el ultimo adiós a los agentes. Luego, encargados movieron los féretros hacía una sala donde se realizó la misa de acción de gracias.

Después de realizar el homenaje, actos fúnebres y misa, los cuerpos de los militares regresarían al departamento de El Paraíso, lugar del que ambos eran originarios para realizar la cristiana sepultura.