DE MUJERES| Siete mascarillas con aloe vera para cuidar tu piel

231
Mascarillas aloe vera cuidar piel
El aloe vera es un ingrediente natural perfecto para el cuidado de la piel.

DE MUJERES. Una de las plantas con más beneficios para la piel es el aloe vera, pues la hidrata, calma la irritación y combate afecciones como la caspa. Por esas propiedades, las mujeres han comenzado a incluirlas en su rutina de «skin care».

Si estás buscando una forma sencilla pero efectiva de tener una piel radiante, linda y mucho más suave, prueba estas mascarillas que harán maravillas.

Recuerda siempre que al preparar una mascarilla con aloe vera, tienes que limpiarla bien y extraer solo la pulpa, pues la liga amarilla que expulsa puede dañar tu cutis.

1. Aloe vera con pepino

Es ideal para las pieles grasas, ya que hidratará tu cutis sin dejar una sensación sebosa o incómoda. Para prepararla solo necesitas dos ingredientes: aloe vera y pepino.

Primero debes colocar en un recipiente una cucharada de gel de aloe vera y dos de pulpa de pepino sin semillas. Después mezcla muy bien y aplica sobre el rostro limpio, deja actuar por 20 minutos y retira con agua tibia.

2. Agua de rosas y aloe vera

Después de usar esta mascarilla, tu cutis tendrá un brillo hermoso y natural. Lo recomendable es que la uses tres veces por semana.

Para prepararla necesitas dos cucharadas de sábila, una de cúrcuma, otra de miel, cinco de leche y la misma cantidad de agua de rosas. Debes colocar todos los ingredientes en la licuadora hasta que obtengas una pasta cremosa, luego aplícala sobre tu rostro limpio y déjala actuar por 20 minutos. Finalmente, enjuaga con agua tibia o fría, y aplica tu crema hidratante.

3. Aloe vera y manteca de karité

Si tu piel es seca y con el clima frío se ve opaca o sin brillo, entonces debes probar esta mascarilla. Coloca en un recipiente tres cucharadas de manteca de karité, cuatro de aloe vera y añade poco a poco cinco de aceite de oliva. Mezcla hasta formar una pasta cremosa, después aplícala sobre tu rostro, déjala actuar de 20 a 25 minutos y enjuaga con agua tibia.

Lea también: DE MUJERES| ¿Elegante o anticuada? Tu signo zodiacal te dará la respuesta

4. Aloe vera, mango y limón

Si lo que buscas es darle un respiro a tu piel, esta mascarilla desintoxicante es perfecta para ti. Además, te ayudará a recuperar un tono uniforme en todo el cutis. Para prepararla necesitas dos cucharadas de aloe vera, una rodaja de mango y el jugo de medio limón.

Lo único que debes hacer es machacar el mango y cuando sea una pasta, añadir tanto el juego de limón como el aloe vera. Mezcla todo muy bien y colócalo sobre tu rostro, deja que actúe durante media hora y después enjuaga con agua fría.

5. Miel de abeja y aloe vera

Esta mascarilla es perfecta para las pieles grasas que buscan refrescar la piel, así como controlar un poco la generación de sebo. Necesitas un cuarto de taza de aloe vera y de miel de abeja.

Para prepararla deberás batir el aloe hasta conseguir una crema, después añade la miel y sigue batiendo hasta que los ingredientes se incorporen perfectamente. Aplícala sobre tu cutis limpio, deja que actúe durante 20 minutos y enjuaga con agua fría.

6. Aloe vera y requesón

Esta mascarilla te ayudará a regular tu pH, además, restaurarás la producción natural de aceites para que tu rostro se mantenga suave y humectado.

Para prepararla coloca en la licuadora un cuarto de taza de aloe vera, dos cucharadas de requesón, dos dátiles, un cuarto de pepino y tres cucharadas de jugo de limón. Licúa muy bien hasta que todo se haya integrado y después aplica la mezcla sobre el rostro limpio. Déjala actuar por 30 minutos y lava con agua fría.

7. Azúcar morena y aloe vera

Se trata del exfoliante natural perfecto para ti. Es recomendable que lo uses una vez a la semana. Para prepararlo necesitas una cucharada de aloe vera y la misma cantidad de azúcar morena. Mezcla muy bien y luego aplícalo sobre el rostro dando masajes suaves en círculos. Lava con agua tibia después de cinco minutos.

Siempre después de que te coloques una mascarilla tienes que enjuagar tu rostro con abundante agua, ya sea fría o caliente. De igual manera tienes que ser cariñosa al secártela para que no se dañe, al final ponte la crema hidratante de tu preferencia.