Psicólogos: Uso excesivo de redes sociales provoca ansiedad a jóvenes hondureños

1339
rede sociales
Por el uso de las redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea incluidas, los jóvenes pueden desarrollar serias adicciones.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Según un estudio realizado por la Universidad de Chicago Booth School of Business, Facebook, Twitter y otras redes sociales tienen una capacidad de adicción mayor que la del tabaco o el alcohol porque, entre otras cosas, acceder a ellas es sencillo y gratuito.

De lo anterior, se desprende que el uso excesivo de las redes sociales se puede convertir en un grave problema.

Así lo advierten los expertos, quienes a su juicio, el uso de las redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea incluidas, pueden generar serias adicciones. Así como también los jóvenes pueden desarrollar severas consecuencias patológicas como ser:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dependencia
  • Irritabilidad
  • Aislamiento
  • Alejamiento de la vida real y de las relaciones familiares
  • Pérdida de control
  • Alteración de los hábitos de sueño.
  • Descanso
  • Falta de capacidad de atención y retención, etc.

Redes sociales provocan actitud individualizada

Sobre el tema, la licenciada en Psicología y docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Rosa Martínez, expresó que si el uso de redes sociales se mira desde el punto de vista de su socialización, se encontrará que hay jóvenes que están en una actitud muy individualizada. Eso, en el sentido de que ya no quieren relacionarse si no es a través de una máquina.

“Usted va a ver escenas familiares en donde están en la mesa comiendo y ya no platican entre sí, sino que cada quien está con su teléfono conectado”, señaló.

En virtud de lo anterior, la entendida en el tema explicó que entre las causas más reconocidas de la adicción a las redes sociales se encuentran la baja autoestima, la insatisfacción personal, soledad, la depresión o hiperactividad e incluso, la falta de afecto.

Nota relacionada: Médicos Sin Frontera: “Falta de psicólogos contribuye a mala salud mental de hondureños”

¿Qué es la ciberadicción y cuál es su relación con el uso excesivo de las redes sociales?

De acuerdo con los expertos, la ciberadicción es un problema de adicción a Internet que se observa en menores y en adultos.

Su indicador más significativo es la “conexión compulsiva”. Lo anterior, se concreta en la necesidad de tener que conectarse con frecuencia muchas veces al día.

En ese sentido, la psicóloga y docente de la UNAH, Ethel Maldonado, indicó que la ciberadicción se acompaña con el deseo intenso o vivencia de una compulsión o a consumir una sustancia. En este caso, toda esa parte de las redes sociales y también todo lo que implica el uso de estas nuevas tecnologías.

Asimismo, Maldonado dijo que también disminuye la capacidad para controlar esa constante práctica de estar viendo su celular. O de realizar diferentes actividades dentro del ciberespacio.

“Si les quitamos el celular, el Internet o se va la luz, pueden tener síntomas de abstinencia. Igualmente, fomenta la ansiedad, incluso tener cambios en la conducta hacia una agresividad, aislamiento, enojo, tristeza”, expuso.

Lea también: Psicólogos consideran que agresividad de hondureños se debe a factores sociales

Estudio sobre las nuevas Tecnologías de la Comunicación

Cabe mencionar que en el 2018, la Cátedra para el Desarrollo Social de la Universidad Camilo José Cela, realizó un estudio en alumnos de cuarto curso de la ESO (15 y 16 años) de la ciudad de Madrid.

En dicho estudió se analizó el uso y abuso de las Nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) y su relación con indicadores de salud mental. Ahí se encontró una alta prevalencia de problemas relacionados con el uso inadecuado de estas.

Le puede interesar: Psicólogos de Honduras, en riesgo cuando trabajan en casos penales

De todos los datos descubiertos se destacan los siguientes:

  • Teléfono móvil: Más de la mitad de los jóvenes hacen un uso inadecuado del teléfono móvil. El 28,4% muestra un uso de riesgo, el 21% hace un uso abusivo y el 8% presenta dependencia de su smartphone.
  • Whatsapp: El 43,5% de los jóvenes presenta una conducta problemática en su uso. Mientras que el 21% muestra un uso de riesgo, el 14,5% de abuso y el 8% de dependencia.
  • Redes sociales: Cerca del 40% presentaban un uso problemático. El 19% mostró un uso de riesgo, el 13% abuso y el 7% dependencia.

Le puede interesar: Intentos de suicidios se aumentaron en los últimos dos meses, según psicólogos del HEU

Síntomas de dependencia o uso excesivo a las redes sociales

  • Nerviosismo cuando no se tiene acceso a Internet, la red social no funciona o va más lenta de lo normal.
  • Consultar las redes sociales al levantarse y antes de acostarse.
  • Sentirse inquieto si no se tiene el smartphone a mano.
  • Caminar utilizando las redes sociales.
  • Sentirse mal si no se reciben likes, retuits o visualizaciones.
  • Usar las redes sociales mientras se conduce.
  • Preferir la comunicación con amigos y familiares a través de redes sociales que cara a cara.
  • Sentir la necesidad de compartir cualquier cosa de la vida diaria.
  • Creer que la vida de los demás es mejor que la nuestra, en función de lo que vemos en las redes

Lea también: Por mal uso de redes sociales muchos jóvenes encuentran la muerte

¿Cómo evitar la dependencia o uso excesivo de las redes sociales?

Por otra parte, Rosa Martínez manifestó que a los jóvenes hay que incentivarlos a realizar diversas opciones.

A su juicio, eso evitará que no pasen mucho tiempo en las redes sociales. “Hay que ofrecerles otras alternativas como actividades deportivas, actividades de voluntariado, filantrópicas, cosas que les permitan a ellos estar en contacto con otra realidad y no exclusivamente con las redes sociales”, recomendó.

Nota relacionada: Crece acceso a internet en Latinoamérica debido a jóvenes y uso de redes sociales

Entre las alternativas más efectivas se pueden mencionar las siguientes:

  • Establecer un tiempo mínimo de 15 minutos entre conexión y conexión.
  • Prescindir del móvil en momentos clave del día (desayuno, comida o cena).
  • Deshabilitar las notificaciones automáticas.
  • Poner el móvil en silencio y no utilizarlo ni como reloj ni como despertador para evitar la tentación.
  • Marcarse un tiempo mínimo al día para hacer actividades completamente desconectadas, como practicar deporte, leer o escuchar música.