Ex policía: «Les serví y ahora que estoy en muletas no me paran bola»

0
1405
Policía
El clase 3 de la Policía Nacional aseguró que la organización le ha dado la espalda.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Wilmer Sosa es un Clase 3 de la Policía Nacional que acudió a los medios de comunicación para buscar ayuda porque tiene casi tres años sin recibir un salario.

Por tanto, Sosa llegó a las instalaciones de las Fuerzas Especiales aprovechando la cantidad de medios que se encuentran en el lugar debido a la situación de brazos caídos de ese ente.

»Yo he hablado con todos los directores, con mi General Morán, le he enviado solicitudes al señor ministro y nada, ya no sé a dónde más ir», reveló el ex agente de seguridad.

A su vez, Sosa arremetió contra las autoridades de la Policía Nacional debido a los malos tratos que ha recibido por parte de los altos mandos. »Hay un inspector, apellido Del Cid, en la secretaría. No sé por qué dicen que son oficiales y no le dan solución a nadie», señaló.

Agregó que: »Me preguntó el por qué de mi presencia en la secretaría, me dijo que si no me iba me sacaría del edificio. A él lo tienen para que de soluciones no para que lo moleste a uno».

Ha trabajado toda su vida en la institución

»Soy Policía y le he servido toda la vida a la institución y ahora me están dando la espalda. Yo he dado la vida por esta institución. Una vez que lo ven con muletas a uno ya no le quieren ayudar, no me paran bola», enfatizó Sosa con tono molesto.

Por otra parte, contó que lleva casi tres años sin recibir un salario. »Desde 2017, 2018 y ahora en 2019, no me han pagado. Me dicen que solo el señor ministro me puede ayudar en este problema y cuando voy donde él, nunca me puede atender», aseguró.

Nota relacionada: Secretaría de Seguridad le responde a los exCOBRAS en rebelión

La situación del ex agente es crítica debido a que ha recibido amenazas a muerte ya que no ha podido cancelar sus deudas. Además, detalló que su esposa se encuentra muy enferma.

»Yo tengo deudas, mi esposa está enferma y tiene cáncer. Para mí es bien difícil conseguir ese dinero y cada 21 días tengo que estar pagando 3 mil lempiras, hasta me han amenazado por estafa y no les pago porque no tengo un sueldo», confesó.

En torno a lo anterior, Sosa decidió buscar ayuda externa. »Fui a la oficina de Derechos Humanos y me dijeron que ellos me habían puesto que yo no justifiqué dos días y públicamente les digo a ellos, que me muestren esas notas donde dicen que yo no justifiqué dos días y que no pasé un psicométrico», concluyó el ex agente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here