Esposa de policía asesinado: «Llamame, decime que todo que es mentira»

1071
Policía
Helen dio un último adiós a su esposo, quien falleció en la masacre en la sede de los juzgados en Yoro, a través de un vídeo en Facebook.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La liberación del líder de la Mara Salvatrucha (MS-13), alias «El Porkys«, el jueves 13 de febrero dejó cuatro policías muertos y con ello, luto en sus familias.

Entre ellos, está Wilmer Antonio Poso Rodríguez, quien fungía como sargento segundo de la Policía Militar del Orden Público (PMOP). Él tenía 29 años de edad al momento de su deceso.

Con lágrimas y una notable conmoción, amigos, familiares y militares realizaron homenajes fúnebres a Poso previo a su sepultura, que se realizó ayer sábado en El Progreso, Yoro.

Su esposa, Helen, con quien procreó dos hijos (uno tiene cinco años y otro de siete), publicó un emotivo vídeo acompañado de un mensaje en la red social Facebook, despidiéndose de él.

Lea también: «Todo va a estar bien»: policía a su novia antes de morir en rescate del Porkys

El mensaje

Es importante aclarar que el material audiovisual ya no está disponible en la red. En el mismo, se podían observar múltiples fotografías de su cónyuge en vida; se muestra cómo compartía con ella y sus hijos. Las imágenes estaban acompañadas de música lúgubre.

Además, los retratos evidencian que era un gran aficionado del fútbol y un fervoroso seguidor del Fútbol Club Motagua, el actual líder de la tabla de posiciones del balompié catracho.

Helen acompañó el vídeo de un desgarrador mensaje, donde clama que ella y sus hijos están sufriendo. Asimismo, se muestra aún incrédula de lo que aconteció y le «pide» al amor de su vida que se comunique con ella.

A su vez, ella le cuestiona que por qué «no se cuidó», cuando dijo que lo haría. Palabras muy sentimentales, más allá de la razón.

«No me enseñaste a vivir sin vos… dime qué hago. ¿Por qué no te cuidaste? Me dijiste que te cuidarías. Amor, llámame, dime que todo es una mentira. Tus hijos y yo no aguantamos esto, dime amor es mentira, ¿verdad?. Llámame por favor dime qué estás bien», escribió.

Por último, la señorita se despidió del caballero de su vida expresando: «Amor lo amo y amaré siempre mi gran amor, que Dios te bendiga mi bello y dulce amor».