Covid-19: Médicos evidencian que Gobierno tiene abandonada a La Mosquitia

461

LA MOSQUITIA, HONDURAS. Ante la precariedad que viven en el centro de salud de Brus Laguna, personal médico contratado bajo el programa de Código Verde hace un llamado de urgencia al Gobierno para que se les pueda dotar de medicamentos, insumos y equipo de protección personal que tanto necesitan para ofrecer una buena atención a los ciudadanos de La Mosquitia.

Iris Laínez, médico general, junto con la doctora Nilde Navarro, están contratadas bajo el programa Código Verde para trabajar en la prevención, tratamiento y manejo de los pacientes sospechosos y confirmados con la COVID-19.

Ellas llegaron al municipio de Brus Laguna, Gracias a Dios, hace tres meses, y debido a las precariedades que viven decidieron realizar un vídeo desde las afueras del centro de salud de la zona para mostrar a la realidad que viven los pacientes.

En la grabación se puede observar que no hay luz, mientras la doctora relata que los pacientes llegan por la mañana, tarde y noche de lunes a domingo.

Asimismo, la galena cuenta que solamente son dos médicos contratados y que al inicio solamente tenían una enfermera que los asistía. Pero ahora, ya cuentan con cuatro enfermeros disponibles y una enfermera ya está incapacitada por sospecha de coronavirus.

“Los pacientes llegan al centro de salud de Brus Laguna pasan por el lugar donde desinfectan sus pies, luego prosiguen y llegan al área que hemos improvisado para limpieza. Desinfectan las manos de los pacientes, colocamos a cada paciente la mascarilla correspondiente pero solo cuando tenemos. Luego los colocamos a cada uno en las sillas habilitadas”.

Lea también: Brus Laguna pide hospital móvil: pacientes mueren camino a Puerto Lempira

Diariamente atienen más de 45 consultas

“Quiero hacer hincapié en esto: tenemos tres tanques de oxígeno y están vacíos. El área que observan acá, es el lugar donde se mantienen en observación los pacientes. Diariamente tenemos 45 consultas en horarios de 8:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, y posterior de las 6:00 de la tarde tenemos las emergencias. Generalmente la emergencias se observan en el área de aislamiento, donde tenemos tres camillas funcionales. Nos ha tocado pasar por momentos donde tenemos hasta cuatro pacientes y un solo tanque de oxígeno para los cuatro pacientes y nos toca prestar a uno y a otro porque no tenemos suficiente oxígeno y cuesta mucho la compra y el llenado del tanque de oxígeno”, evidenció.

«Los pacientes se quejan mucho por la cantidad de mosquitos que entran a esta área, porque las ventanas están libres y hay pacientes que les toca pasar aquí hasta dos días, mañana, tarde y noche. Es insoportable en cuanto a la condición de los mosquitos para estos pacientes”, agregó.

“Luego continuamos en esta área, y quiero que observen aquí, porque para el personal de salud es fundamental el equipo de protección. Ayer nos entregaron los últimos seis equipos de protección que funcionan para siete personas contratadas. Acá tenemos el equipo de protección que ha sido lavado y reutilizado por un total de tres semanas. Nos quitamos el equipo de protección y lo colocamos en estos baldes de agua y cloro. Luego los guindamos y colocamos en esta área para que se seque y pueda estar disponible para el siguiente día”, señaló.

Le puede interesar: Sin médicos, medicina, insumos u hospital: «Estamos abandonados», dicen en Brus Laguna

Su condición en el centro de salud es sumamente crítica

Por lo anterior, la denunciante aseguró que su condición es sumamente crítica. «Tenemos tres tanques de oxígeno que están llenos, pero estos solo tienen un manómetro para 14 mil habitantes. Y entonces, solo estamos utilizando el que tenemos adentro. Estos tres tanques de oxígeno solamente son cambios, para cuando el oxígeno de adentro se termina. Pero solo estamos utilizando uno, y por eso nos toca prestar y prestar».

“Entre pacientes, estos son los lugares donde se recicla el agua, porque aquí no hay tubería. Este es lugar donde damos consultas. Tenemos habilitadas también para observación de pacientes, porque mantener a los pacientes en una sola área es inhumano. Hemos tenido casos donde en una camilla a muerto un paciente y en las otras dos camillas hemos tenido mujeres embarazadas y personas de la tercera edad que miran como mueren las personas en su cara, porque ni siquiera tenemos para dividir el espacio entre pacientes y ni otras habitaciones. Nos toca improvisar meter pacientes a otras áreas, aunque estén oscuras, para que el estrés y el daño psicológico que vivan disminuya un poco y todos los efectos que puedan presentar”, detalló.