Con una mano amputada y desollada encuentran cadáver de mujer en Cortés

136

CORTÉS, HONDURAS. Una llamada anónima alertó a la Policía Nacional del hallazgo del cadáver de una mujer yacía en unas cañeras en el sector de La Barca, Santa Cruz de Yojoa.

Hasta el momento se desconoce la identidad de la víctima, se estima que su edad ronda los 30 a 35 años de edad.

Vestía un pantalón azul, camiseta gris con un centro beige, mientras que sus zapatos estaban a los alrededores del sitio.

Al parecer, a la fémina la torturaron y posteriormente ejecutaron con arma blanca. Tenía una mano cercenada y otra partes del cuerpo habían sido desolladas.

Los policías que se apersonaron al lugar acordonaron la escena. Más tarde llegó Medicina Forense para el levantamiento del cuerpo en base a ley.

Dato: una mujer pierde la vida en condiciones de violencia cada 16 horas en Honduras.

Hasta el momento se desconoce el móvil del crimen, no obstante, la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) está haciendo las indagaciones correspondientes para dar con el paradero del o los responsables.

Le podría interesar: tras discusión con su novio, miembro de comunidad LGTB se suicida en SPS

ANTECEDENTE: fisicoculturista decapitada y con un seno cercenado

El pasado lunes 12 de noviembre se reportó el hallazgo del cuerpo de una fisicoculturista de nombre Leyla Sarahí Ebanks flotando en las aguas de un crique que conecta con San José del Boquerón, sector Ticamaya, una zona de difícil acceso.

El cadáver estaba putrefacto, pero los característicos tatuajes de Ebanks y la ropa que portaba ayudaron a confirmar a los parientes que sí se trataba de ella.

A Leyla la encontraron señales de tortura: decapitada, atada de manos, un trapo amarrado a su cabeza y además un seno cercenado.

Secuestro

Se dio a conocer que el jueves 8 de noviembre, a eso de las 10:00 de la noche, cuatro sujetos con pasamontañas raptaron a la deportista que residía en la colonia Planeta. Lo anterior, en presencia de su pequeña hija que desesperada les rogaba a los sicarios «no la maten», mientras miraba como se le llevaban.